martes, mayo 22, 2007

Cuento exacto

A las Julias que (sin saberlo) en el mundo han sido... :/

*****
Eran las 15 horas 03 minutos 52 segundos cuando Julia salió de la facultad. Una brisa suave (de 4,8 kilómetros por hora) y húmeda (96% humedad relativa), aunque no fría (21 ºCelsius) le acarició el rostro. En la trayectoria que describió hasta llegar a la parada de autobús (342,74 metros), pasó sin percatarse al lado de 5 personas, 235 himenópteros (de ellos, 233 hormigas y dos avispas), dos lagartijas (Podarcis hispanica), y un gorrión (Passer domesticus) hembra.

Uno de los últimos seres vivos con los que se encontró en el paseo, ya en la parada de autobús (cuyo techo-marquesina cubre 6,53 metros cuadrados de superficie), era un humano (Homo sapiens) macho, de 20 años, 6 meses, 7 días y 5 horas de edad; 1.74 metros de altura y 61 kg de peso.

-Pulso de Julia un minuto antes de este último encuentro: 75 puls./minuto
-Pulso de Julia un minuto después de este último encuentro: 75 puls. /minuto

-Pulso del muchacho un minuto antes de este último encuentro: 68 puls./minuto
-Pulso del muchacho un minuto después de este último encuentro: 127 pul. /minuto.

-Tiempo que Julia recordará ese casual encuentro: 0 segundos (ni siquiera se ha fijado)
-Tiempo que el muchacho recordará ese casual encuentro: 7 años, 5 meses, 24 días, 05 horas, 05 segundos; 7 años, 5 meses, 24 días, 05 horas, 06 segundos; 7 años, 5 meses, 24 días, 05 horas, 07 segundos; 7 años, 5 meses, 24 días, 05 horas, 08 segundos…
****

... y serán; manteniéndose siempre infinitamente hermosas, puras y buenas (pues han sido transformadas y ahora son idea) hasta el fin. ¿Qué importa que no fueran en realidad ni puras ni buenas... ni quizá ni tan siquiera hermosas? Nada. Ahora lo son. Y en cierta forma puede decirse que viven separadamente de sus cuerpos. Y vivirán siempre.

13 comentarios:

Manuel Machuca dijo...

Ese idealismo tuyo no te lleva a nada bueno... (sé lo que me digo) y menos hoy día donde todo es carne y nada es idea...

Buff, ¿ves como siempre te digo que serías un buen representante de nuestro partido en Asturias?

Te mando unos folletos si quieres.

Un saludo.

Al dijo...

Realmente a mi me gusta que me cuenten las cosas con detalle... aunque quizás no tan minuciosamente. Ja, ja, ja...

¿Qué tal te va? Espero que bien. Por lo demás sin novedades.

Ya tengo preparada para ver "Zelig" y de paso también "Sueños de un seductor". Ya te contaré... cuando se me pase (o eso espero) la risa.

Que te vaya bonito.

M. Imbelecio Delatorre dijo...

Hola:

-Manuel: cita Larra en uno de sus artículos a la escritora Ninón de Lenclós: "la constancia es el recurso de los feos", dice la escritora francesa; siguiendo esa misma línea, pero llevándola un paso más allá, bien podría decir que "el platonismo es el remedio de los horribles". Quizá por eso soy tan platónico.

Me pensaré lo de representar el P.O. aquí en las Asturias (causa a la que sabes que me adhiero). Pero tengo poquísima facilidad de palabra para ser político...

-Al: gracias por tu comentario :) me ha hecho mucha ilu. Sí, me va bien. es un empleo de PM, el mejor que tuve nunca, lástima que no dure...

Me alegra que te haya gustado el cuento :) además como eres de ciencias. Siempre mantengo que las personas más cultas son las de ciencias a secas, o bien las de ciencias que también se interesan por las letras; sin embargo los más vanidosos suelen ser los de letras a secas que no tienen ni idea de ciencias y se vanaglorian de ello. esto no viene al caso, pero era algo que quería decir :)

Zelig te va a gustar mucho. Sueños de un seductor es de las mejores suyas (esa no la dirige él, pero está basada en una obra de teatro suya); jaja, mi escena favorita es la de "no puedo, no puedo... hay demasiada gente en la mesa".

"Que te vaya bonito". suena muy latinoamericano eso. Pues que te vaya genial a ti :)

coco dijo...

Dijo una escritora famosa: no sé si comprarme un perro o tener un hijo. Es que no tengo claro si quiero arruinar mi alfombra o mi vida. Lo que se ha ahorrado el muchacho del pulso no tiene precio. Para todo lo demás, mastercard (noviazgo: 23,345€; kleenex para pajas 348€; boda: 43,845€. El divorcio, no tiene precio. Para todo lo demás...)

Antígona dijo...

Te ha quedado un cuento precioso, pese a lo trágico.

Tu protagonista debería pensar que a lo mejor no se perdió nada con la tal Julia, y que puede haber otras esperándole a la vuelta de cada esquina. E incluso, quién sabe, a lo mejor también él ha sido un Julio para algún alma en pena que sigue suspirando por sus huesitos. Así de injusto es Cupido, que con demasiada frecuencia le da por lanzar flechas en solitario, y no a pares.

Un beso!

M. Imbelecio Delatorre dijo...

hola!

-coco: jaja, no sé si anuncias Mastercard o el Partido Onanista del amigo Manuel Machuca.

M. Imbelecio Delatorre dijo...

Antígona :). Me gusta tu forma de pensar... pero conozco al musaso del cuento un poco (jugamos al mus juntos), y no creo que sea así como dices...

pero acias por tus siempre optimistas e inteligentes comentarios.

IMAGINA dijo...

Me encantan las estadísticas.

M. Imbelecio Delatorre dijo...

Hola, Imagina!

¡a mí también me gustan las estadísticas!: sobre todo inventarlas ( como al 79,60% de la gente)

Un saludo y gracias por traernos alegría desde el otro lado del charco :)

Peca dijo...

Estoy con Antígona, como dice la hermosa frase; Para el mundo tal vez tú seas una sola persona,
pero para una persona tal vez tú seas el mundo.
Besuco

M. Imbelecio Delatorre dijo...

qué bonito dicho. no lo conocía. acias, pecosina :)

carlota dijo...

grrr...aquí una vanidosa...de letras...puras, para ser más exactos...bien, a lo que iba: me encantó su homenaje a todas las que han podido ser Julia, que supongo seamos (quiero incluírme) unas cuantas...hay amores que aún siendo efímeros se convierten en eternos, gracias, como es en este caso, a las hermosas palabras de uno de sus protagonistas. Y tal hecho me fascina: que puedas recordar para siempre una mirada de unos segundos, un gesto de un anónimo, una sonrisa solidaria de una vida que nunca se ha cruzado con la tuya, más que por un instante...de verdad...un tema encantador, platónico sr. Imbelecio.

M. Imbelecio Delatorre dijo...

hola, Carlota :)

a los bichos raros sólo nos queda el platonismo :). siempre he sido así de tonto y soñador. no sé cambiar. sólo que lo que antes eran sueños, ahora son melancolías (y lo que falta, morena).

beso y gracias por tus palabras.