lunes, diciembre 29, 2008

dos héroes para recordar en el 2009








M.J.d.L.- ¡Hola! ¿Dónde estoy? ¿ Quién es usted?
Ch.D. -Eso mismo puedo preguntar yo…
M.J.d.L -Por su habla deduzco que es inglés… hablemos en su lengua, pues.
Ch.D -¿un caballero español, Vd.? Bien. Ya vamos sabiendo algo. Encantado. Me llamo Charles Darwin.
M.J.d.L -Mariano de Larra, para servirle a usted.
Ch.D -Bien, ¿y qué hacemos aquí? ¿qué lugar es este?
M.J.d.L -No sé… Supongo que estoy soñando… y usted es una de esas personas que sólo encontramos en los sueños.
Ch.D -También puedo estar soñando yo… y ser usted uno de esos seres creados por la imaginación.
M.J.d.L -No, no, eso no. Sé que eso no es cierto, dado que sé que no soy el sueño de nadie… de serlo, la vida no sería tan penosa…
Ch.D -Yo también sé que no soy un sueño suyo… la vida no sería tan compleja ni escondería tantos misterios de ser un simple sueño de otro humano.
M.J.d.L -Dado que no somos sueños, puesto que somos individuos reales, ¿dónde estamos? ¿qué hacemos aquí un inglés y un español? (iremos a participar en uno de esos antipatrióticos chistes…)
Ch.D -mire el cartelito: 1809. Año de mi nacimiento. El 12 de febrero concretamente.
M.J.d.L -¿Qué dice, míster Darwin? No puede ser, no puede ser… puesto que 1809 es el año en que yo nací, el 24 de marzo para ser exactos…. Usted, puesto que es viejo, tuvo que haber nacido mucho antes…
Ch.D -No… nací en esa fecha que pone el cartel. Y usted es tan joven… no creo que llegue a los treinta… tuvo que haber nacido mucho después.

(El sabio y el periodista se quedan en silencio un rato, meditando).

Ch.D -Bien… se me ha ocurrido algo que…
M.J.d.L -Perdone que me sonría solo… se me ocurría algo también… pero chusco, para poner en uno de mis artículos… Le escucho.
Ch.D -Ambos afirmamos haber nacido el mismo año, no obstante ser uno viejo, y el otro joven, ¿no es eso?
M.J.d.L -Ciertamente.
Ch.D -Dado que ambos somos caballeros, le creo a usted con la misma fuerza que me creo a mí mismo: quiero decir que ninguno de los dos miente.
M.J.d.L -Continúe, por favor.
Ch.D -pero, puesto que no mentimos, y que se sepa el tiempo no puede expandirse o encogerse porque uno viva en Inglaterra o en España… tenemos que concluir que nuestras imágenes son las que mienten. Nuestro aspecto exterior. Por tanto no somos reales… en este momento. No somos sueños, pero no somos reales. Somos representaciones que alguien se hace de nosotros. Por algún motivo, ese alguien a mí me imagina viejo y a usted joven, y con ese mismo peinado que lleva.
M.J.d.L -Creo que le sigo… (a los poetas no nos cuesta seguir las teorías imaginativas); como prueba, déjeme seguir razonando con usted, Mr. Darwin… Puesto que alguien nos imagina así, y nos imagina de edades tan dispares, ha de estar imaginándonos en una época distinta a la nuestra… al menos desde un futuro no menos cercano que la diferencia de nuestras edades aparentes (¿50 años?).
Ch.D -Estoy de acuerdo. Continúe.
M.J.d.L -Bien… Si nos ven desde un futuro, por tanto nos recuerdan. Y si nos recuerdan, es porque algo significativo hicimos los dos, de consuno o por separado.
Ch.D -Claro. Tiene lógica.
M.J.d.L -… Y ha tenido que ser por separado… porque yo no le conozco a usted , ni he oído hablar de usted en toda mi vida…, ¿a qué se dedica, Mr. Darwin?
Ch.D -Soy filósofo naturalista. Estudio la Historia Natural.
M.J.d.L - Ah, Linneo, Lamarck, Buffon, Cuvier… Algo he leído de estos, no tanto como quisiera. Un placer conocer a un estudioso de tan egregia ciencia…
Ch.D -El placer es mío. ¿A qué se dedica usted?
M.J.d.L -Pues yo no soy más que un humilde redactor que, como escritor de costumbres, se interesa por la sociedad de su país, también por la política. He publicado o colaborado en varios periódicos con diversos pseudónimos… Alguna traducción del francés, autor de una novela y alguna obra de teatro…
Ch.D - Con todo eso no veo el nexo, eso que tuvimos que hacer para ser recordados.
M.J.d.L -Ah, pues yo empiezo a ver claro… Dado que usted es inglés, y yo soy un español que conoce a su país un poco, sé que nunca nos podrían estar recordando a ambos desde Inglaterra. ¿Por qué? Porque ya le digo que por un lado no soy más que un modesto periodista; y por otro soy español. Nadie de afuera de mi país recuerda a ningún español, humilde o ilustre; esto es así simplemente porque tampoco se les recuerda en España…
Ch.D -Luego, según usted, alguien nos recuerda hoy a los dos, y ése es nuestro “nexo”, ése individuo que nos recuerda. Ése alguien, concediendo que el amargo razonamiento de usted sea cierto, es compatriota suyo. Y nos une en la fecha de nuestro nacimiento para recordarnos por aquello de celebrar un aniversario.
M.J.d.L -Así es. Acaso el 100º , acaso el 150º, acaso el 200º. Eso ya no nos importa, puesto que estamos muertos.
Ch.D -Me he divertido mucho con usted, inventando estos disparates, en este sueño o lo que sea. Cuídese usted mucho, señor Larra.
M.J.d.L -Cuídese usted también, Mr. Darwin.

Y las imágenes de la viñeta que hay más arriba se evaporaron lentamente. Pero mientras se desvanecían como el aro hecho con el humo de un cigarro, la imagen de Larra no pudo dejar de seguir razonando de tan extraño modo, y dio con una pregunta y una lúgubre respuesta… “...Representaciones de alguien en el futuro… Soy joven y Mr. Darwin es viejo aunque nacimos el mismo año… ¿por qué?... Creo que mi imagen es joven… porque morí / moriré/ muero joven…”

lunes, diciembre 22, 2008

domingo, diciembre 21, 2008

Bernadette - Paul Simon

Hace diez años del estreno en Broadway del musical El Hombre de la Capa, escrito por Paul Simon. Fue un fracaso. Simon grabó un álbum (Songs From The Capeman) en el que incluía varios temas de dicho musical, para tratar de publicitar la obra. Pero no tuvo éxito en el intento, y a las pocas semanas del estreno el musical desapareció del cartel. Aunque no se vendió bien, es un disco precioso, uno de los mejores de Simon. Sonidos doo-wap, armonías vocales, ritmos latinos, ecos del rock primigenio, letras cuidadas y melodías preciosas...

Ponemos hoy en español la letra de la canción Bernadette, perteneciente a dicho álbum.





Bernadette – Paul Simon

Tengo el tiempo en mis manos esta noche:
Eres la chica de mis sueños, cuando estoy cerca de ti mi futuro parece brillar.
Quiero que seas mi chica, quiero que seas mi película;
Soy Sal Mineo, y te necesito tanto, dulce Bernadette.

Tienes estilo de la cabeza a los pies;
Aunque mis palabras se embrollen al decir cómo me siento,
Te amo.
Y a la brisa que te rodea.

Noches de verano de seda,
Una chica que no puedo olvidar…
Eres la sonrisa de la luna, Bernadette.

¡Ven conmigo, hay un lugar que quiero que veas!.
Cuando las hojas se ensombrecen,
Tengo un escondite en Central Park.

Y el cielo es una capa de diamantes
Hay una cruz de madera encima de mi cama,
La ciudad está alumbrada con faroles
Y están brillando por ti, Bernadette.
Bernadette.

***
Paul Simon - Bernadette.

I got time on my hands tonight
You're the girl of my dreams
When I'm near you my future seems bright

I want you to be my girl
I want you to be my movie
I am Sal Mineo and I need you so
Sweet Bernadette

You got style from your hair to your heels
Though my words may be jumbled
Still I'm telling you just how it feels

I love you
And the breeze that wraps around you

Satin summer nights
A girl I can't forget
You're the smile of the moon Bernadette

Come with me
There's a place I want you to see

When the leaves are dark
I've got a hiding place in Central Park
And the sky is a coat of diamonds

There's a wooden cross over my bed
The city is lit with candles
They're shining for you Bernadette.
Bernadette

viernes, diciembre 19, 2008

los audiolibros de Manu.

Nos gustan mucho los audiolibros (¡qué pena que no existieran los emepetreses antes, en nuestra época de estudiantes! La de horas de autobús que nos pegamos entonces y que hubieran resultado mucho menos tediosas).
Aunque aún no son muchos, cada vez va habiendo en la red más audiolibros disponibles, leídos por voz humana y en nuestro idioma.
En este punto es imprescindible destacar la labor que desde hace muchos meses hace en su blog mi amigo Manu. No sé cuál es su secreto (¿una pizquita de orégano?): tal vez el haber sido siempre aficionado a las tablas, y haber estado en un grupo de teatro hace que sepa modular muy bien la voz. O será por lo que se curra la edición, eligiendo música -con muy buen gusto por cierto-, e integrándola perfectamente en la locución. O acaso por las historias y autores que elige (Poe, Cortázar, Juan Ramón Jiménez, Millás…).

El caso es que las audiohistorias de Manu molan. La Asociación Nacional de Heladeros/Turroneros las recomiendan mucho. “No tienen nada que ver con postres congelados o navideños, pero somos una asociación seria y sabemos reconocer lo bueno”, nos dice Miko Delaviuda, presidente de dicha asociación. Y diez de cada nueve dentistas también dicen que es recomendable llevar un Manulibro en el MP3. Tome nota, señora.

Los Audiolibros de Manu (Enlace)

miércoles, diciembre 17, 2008

de baja

-Oí un rumor sobre que había un alma en pena que se aparecía en tu oficina por las noches.
-sí, sí, sí que se aparece..., madre mía qué miedo, bueno, se aparecía...: está de baja.
-vaya, ¿y cuándo se incorpórea?

lunes, diciembre 15, 2008

El Secreto

Alejandro A. y Laura F. eran la pareja perfecta. Quince años conviviendo sin altibajos. Todo felicidad, ni una riña, ni un morro. Todo marchaba siempre como las primeras semanas. Muchos de sus amigos y conocidos, muertos de envidia, se preguntaban cuál era el secreto de su dicha conyugal ("¿completa confianza? ¿complicidad total en la cama?¿reparto simétrico de tareas domésticas?"...) ¡qué lejos estaban de adivinarlo con tan burdas especulaciones!

Alejandro A. y Laura F., tras quince años juntos, aún se ocultaban los pedos.







lunes, diciembre 08, 2008

Adenina Hall

Uracilo Weismann vivía un apacible matrimonio con su esposa, Adenina Hall, en un piso de Manhattan. Se conocían desde hace muchos años, tenían inquietudes parecidas, similares aficiones. Era una pareja feliz, parecida por tanto a los demás matrimonios felices, como dice Tolstoi.





Un día se mudaron al piso de al lado de los Weismann dos vecinas, jóvenes y hermosas; cultas e inteligentes, no ocultaban su moderna concepción de la vida. Citosina era rubia, voluptuosa, de sublimes labios carnosos ; muy parecida, en fin, a la Johansson (si se me permite el paralelismo entre seres humanos y bases nitrogenadas). Guanina era una pelirroja tímida y discreta, de esas bellezas que no llaman demasiado la atención pero que poco a poco van hiriendo el alma del que acierta a descubrirlas hasta hacerla caer rendida de devoción.

Estas dos jóvenes amantes deslumbraron a los Weissman en una cena en la que el maduro matrimonio hizo de anfitrión. Recién salidas de la universidad, bullendo en sus hermosas cabecitas sueños, proyectos e ideas, trajeron con su animada charla a casa de Adenina y Uracilo cierta ilusión perdida por la novedad y el futuro, una efervescencia ya desaparecida en el viejo matrimonio, y que acaso sólo se encuentra en el joven pagado de sí mismo que radiante de felicidad busca la Verdad o la Belleza.

Las ideas nuevas (o antiguas pero reformuladas con gracia), la belleza deslumbrante, casi cegadora, de aquellas dos moléculas, acabaron por perturbar la vida de los Weismann; especialmente afectaron a Uracilo.

Así fue que quiso imitarlas en todo: en las lecturas, en el estilo de vida, en el tipo de cine que veían, en sus puentes de hidrógeno...

No extrañará pues que cuando ellas dijeron que se mudaban a un lugar mejor, que abandonaban aquella caduca bacteria Manhattan para irse a una ciudad del continente Eucarionte, a Uracilo le entrase la comezón de seguirlas allí donde fuesen. ¡Cerca de aquellas dos diosas se sentía tan bien, tan joven! ¿Y su mujer? Adenina no quería el cambio, parecía más anticuada, era completamente aversa a la novedad; a regañadientes concedía pequeños avances.

-Vamos, mujer, deja atrás esos miedos, hay que evolucionar. De lo contrario acabaremos siendo un matrimonio completamente anclado en el pasado... Y como nunca hemos tenido aminoácidos (hijos), podemos hacer ese viaje. No tenemos ataduras. Hagamos cosas nuevas. Eucarionte nos espera con todas sus maravillas, con su moderna concepción de la sociedad, con...

Y así fue que Adenina , también esta vez a regañadientes, acabó suspirando y diciendo: “está bien, hagámoslo entonces, hagamos lo que quieras, vayámonos, pero yo creo que sería mejor que…”

Llegaron a Eucarionte y se establecieron en una populosa ciudad de cierto núcleo celular. ¡Qué arquitectura novedosa, qué orden, qué población más amable, inteligente y educada! Uracilo se maravillaba,:

-¿Cómo pudimos estar tanto tiempo en aquella arcaica Bacteria de Manhattan? ¡Esto es la novedad… aquello era bonito, qué duda cabe, pero… tan… tan aburrido…!.

Eso mismo iba pensando mientras regresaba a casa tras ver una vieja película en un antiguo cine de aquella nueva ciudad que tanto le gustaba. Llegó a casa un rato antes porque finalmente proyectaron Perdición en vez de Lo Que el Viento Se Llevó.

Encontró a su esposa Adenina fundida en apasionado abrazo con Timina, una joven nativa de la nueva ciudad.

Uracilo se encontró de golpe desplazado, solo y triste.

****


domingo, diciembre 07, 2008

rancios refritos (III)

En diciembre publicamos una entrada de refritos gilichorreicos en la que resumimos el año corriente, fritos en la misma maloliente aceite barata en que ya fueran cocinados. Así que, amigos del blog con rayas negras debajo de las uñas, os podéis saltar estas líneas, que nada encontraréis en ellas digna de nada.

-¡Aquí no hay nada que ver, señores, circulen, no se apelotonen: no hay ningún hombre muerto apaleado!
-Hombre, y claro que no lo hay, señor policía: está la calle despejada, y sin ningún elemento que…
-¡Tome, tome y tome! (*Piff, paff, pum*) ... ¡Aquí no hay nada que ver, señores, circulen, no se apelotonen: no hay dos hombres muertos apaleados!

Pues eso, amigos, circulad, no os vaya a ocurrir como al transeúnte del chiste.

** **
En 2008 hemos sido perezosos a la hora de publicar (parece que cada vez lo somos más). Destacamos lo siguiente:

-En Enero hablábamos de Julián Álvarez , emprendedor nacido en una aldea muy cercana y del que nunca habíamos oído/leído nada en ninguna parte. Nos hizo ilusión que algunos de sus descendientes, desde distintos países del mundo, se pusieran en contacto con nosotros para agradecernos el artículo. Eso nos alegró, aunque nuestra intención era darlo a conocer aquí en su tierra donde es totalmente desconocido.

También en Enero, con las Elecciones Generales cerquita, mezclábamos el humor político con el televisivo, tratando de imaginar a qué partido político español votarían algunos personajes de nuestra serie favorita.

-En Febrero, navegando sin rumbo por la red nos encontramos con un hermoso poema de un tal Wilfred Owen . Nos impresionó mucho el leerlo , así que decidimos ponerlo en español porque no encontrábamos traducción por la red. Desde entonces es ésta una entrada muy visitada, que ha contado con referencias en varios blogs, incluso un enlace desde la Wikipedia.

La Bollisea fue la tercera entrega de Encuentros Literarios Imposibles. Estábamos leyendo el libro de Homero entonces, nos estaba gustando mucho, y como alabar es más difícil (a mí me basta con alavarme los sábados primeros de cada mes) pues parodiamos aquello que nos gusta.

-En Marzo desafiábamos al virus de la gripe. Desafío que repetimos ahora otra vez si hace falta… pero con menos probabilidades de éxito porque ya hace como unos 5 años que no la pasamos… y ya va tocando.

El Audiocuento de La Pata de Palo , de José de Espronceda, es nuestra entrada más visitada de 2008. Quizá porque fuimos unos de los pocos no-extremeños que se acordaron del aniversario del autor de El Estudiante de Salamanca. (digo esto porque parece que a los grandes autores se les celebra exclusivamente en su provincia... pasó aquí en Asturias hace unos años con Clarín... en medios nacionales, ná de ná.)

-En mayo publicábamos La Incomparable Historia de Gabrielano y Palomba , una entrada paradigmática del tipo de humor que nos gusta: el tontinteligente. Con referencias literarias, absurdos, y Monty Python y Los Simpson colándose por algún lado.

En el audiocuento de humor La Maldición de Monforte, descubrimos por qué los centauros (o los hombres que se les parecen) tienen tanto éxito en el ligoteo.

-En junio escribíamos y leíamos La Insurrección de los Dioses , un plúmbeo cuento en el que la esposa de Zeus y los demás dioses se revelaban contra el dios padre, capturándole y reduciéndole para terminar con su dictadura. No saquéis consecuencias políticas ni morales de ahí. Como casi todos mis relatos, no tiene más pretensión que la de distraer(me).

-En Julio subíamos unas cuantas canciones que nos parecen bonitas, bajo el título de Las Baladas de Gilichorradas; así, por el morro, sin que Alejandro Sanz, Ramoncín ni Santiago Segura se llevaran ni una peseta por ello.

-En Agosto volvíamos con el relato plomizo que nos gusta escribir: imaginábamos un imposible Robinsón Crusoe olvidándose de su sentido práctico y enamorándose del ideal. ( ¿de alguna otra cosa cabe enamorarse en este triste mundo?)

-En Septiembre aparecía en Gilichorradas ¿Duerme Usted Valdemar?, un cuento en el que quisimos unir en el sueño a un personaje de un cutre-relato de ciencia ficción con el mismísimo Ernesto Valdemar, de Edgar Poe. Simplemente es un guiño a los lectores de la literatura que nos gusta.

-También descubríamos a nuestros lectores un olvidado clásico de la literatura francesa, Historia de un Pedo.

-Finalmente, en Noviembre, el más eminente filósofo pesimista desde Schopenhauer llevaba a la práctica sus teorías en una clase magistral.

miércoles, noviembre 26, 2008

la muerte en la nevera




*Toc, toc*. (Llaman. Luego suena una puerta al abrirse).

-¡Aiss, Cupido llama a mi puerta!
-No soy Cupido. Soy La Muerte
-¿eh? ¿La Muerte? ¿Pero ése no es tu carcaj?
-Este instrumento no se llama carcaj, sino guadaña.
-Ah… Pues el anciano de noventa años con problemas cardiacos vive en el piso de abajo. ¡Adiós!
*Blam* (portazo)
(La puerta se abre de nuevo. Sola.)
-¡No te atrevas a cerrarme la puerta!
-¿Cómo? ¿Vienes a este piso?
-Así es.
-Debe de haber algún tipo de error…: si yo vivo solo… y soy muy joven y vano como para morir… ¡aún me queda mucho por disfrutar! Además los felices nos morimos muy viejos, ¿no?
-No sé nada de eso… Las ridículas explicaciones sobre mi cometido son vuestras, de los humanos. Sólo sé que hoy te mueres atragantado.
-¡Pues no, no, y no! ¡Chínchate: sé que nada podrás hacerme si no te invito a entrar!
-Eso sería efectivo si fuera un vampiro…: soy la Muerte.
-Ah…… … ¡Tengo al cuello un crucifijo de plata; chínchate: nada puedes hacerme, ser del averno!
-…Eso también sería eficaz contra los imaginarios vampiros… A mí los crucifijos me dan igual. Y las estrellas de David, y los arabescos… todos esos símbolos nacieron porque yo soy. Así que los veo como un pequeño y cándido homenaje… Incluso la ciencia nació porque yo soy.
-Ah… pues que sepas que no estoy de acuerdo y me parece muy injusto, ¿no puedo reclamar o algo?
-Ahora me confundes con un dependiente de El Corte Inglés… No, nada puede hacerse cuando yo llamo a la puerta… De hecho mírate allí , en la cocina, mira tu cuerpo retorciéndose en terrible agonía, el rostro amoratado, falto de aire. La falta de oxígeno y otras circunstancias de la agonía hacen que tu cerebro libere sustancias que te hacen tener fantasías como ésta.
-¡Aiss, ya está!: ¡me dormí leyendo el suplemento dominical del periódico! ¡eres un sueño!
-Ahí tienes algo de razón…: En parte soy un sueño… una pesadilla más bien. Y sí, estabas leyendo el dominical del periódico cuando ocurrió...
-¿Cuando ocurrió qué? ¿Con qué me he atragantado? Un amigo mío muy enrollado dice que simula el ahogamiento para producir placer. Si me estuviera muriendo ahogado, en vez de un feo sueño con la Muerte tendría una intensa fantasía erótica y un orgasmo bestial.

La Muerte hizo una pausa antes de hablar y dijo, con la solemnidad con que hablaba:

-Te has atragantado con un bocadillo de jamón.
-¡Ja! En mi casa nunca hay jamón. No sé cortarlo, y no me gusta el que ya viene cortado. Sabe a plástico.
-Ve a la nevera; comprobarás que sí tienes jamón y que en efecto te estás muriendo atragantado. Entonces haré caer mi guadaña sobre ti.

Asustado, el alegre joven fue a la cocina; esquivó con gran horror su propio cuerpo, que yacía en el suelo moviéndose cada vez más lentamente, y abrió la puerta del frigorífico.

-¡Ajajá, sabía que no tenía jamón en la nevera porque soy semivegetaria…! ¡Oisss! ¡¡Hola!!

De la nevera salieron dos jayanes desnudos, y sin prolegómenos de ningún tipo comenzaron a abrazar apasionadamente y a dar infinidad de eróticas caricias al despreocupado veinteañero. Ya no estaba en su cocina, sino en un sugerente dormitorio adornado muy a su gusto.

Pronto comenzó a sentir el joven un intenso placer seguido de un orgasmo bestial.

martes, noviembre 18, 2008

La Foca Blanca - Rudyard Kipling (audiolibro)


Nuestros audiocuentos, aunque cutrillos, son muy descargados (¡gracias!). Hacía bastante tiempo que no nos poníamos detrás del micro. Lo hacemos hoy para leer la traducción al español que Gabriela Bustelo hace de The White Seal, de Rudyard Kipling, relato incluido en su famoso LIBRO DE LAS TIERRAS VÍRGENES (1894).


http://www.divshare.com/download/5850982-3a6


(Descargároslo, ya que el reproductor flash de divshare -no sé por qué- "ensucia" el audio. Por eso no lo pongo para escucharlo en el blog.)


notas para el audio:

-00:59 Isla de San Pablo. es una isla muy pequeña que forma parte de los Territorios Australes Franceses en el Océano Índico. Está a 85 km (53 millas) al norte de la isla Amsterdam. Es una isla rocosa y deshabitada de 8 km² y es totalmente desprovista de árboles. Una estación científica de investigación en la isla se utiliza para las campañas cortas científicas o ecológicas, pero no hay población permanente. (Wikipedia).

-02:06. oso marino. Especie de foca de dos metros aproximadamente de largo, cabeza parecida a la del oso, ojos prominentes, orejas puntiagudas y pelaje pardo rojizo muy suave. (RAE).

-04:16. holluschickie : término con el que Kipling se refiere a las focas jóvenes que ya no son cachorros pero que aun no han alcanzado la edad de aparearse. (¿invención del autor?, ¿pertenece al slang de los cazadores de focas?)

-11:18. rey del castillo: (o "rey de la colina", o "rey de la montaña", cierto juego infantil inglés que consiste en permanecer en lo alto de un pequeño montículo o colina; los demás chicos tratarán de empujar al "rey", para destronarle y convertirse ellos en reyes. (Wikipedia)

-12:57. marsopa (o puerco marino). (Wikipedia)

-13:53 halibut: desde los noventa lo conocemos más en España como fletán. (Wikipedia).

-15:06 Isla de Juan Fernández. (Wikipedia)
KOTICK ANTE LA VIEJA MORSA VITCH DE MAR.


-27:23 ¡Stareek!: el autor se inventa onomatopeyas para poner en boca de los animales. Hay más en el relato.

-37:37 Vaca Marina . Es el manatí. (Wikipedia)
KOTICK Y LAS VACAS DE MAR.

****
notas:
-las imágenes están tomadas de una antigua edición inglesa de EL LIBRO DE LA SELVA (creo que son los grabados de la edición original)

-Chuck Jones, uno de los grandes de la animación, padre de algunos de los mejores cortos de los Looney Tunes, escribió el guión y dirigió la adaptación de La Foca Blanca a mediados de los setenta. En youtube podemos ver el cortometraje completo: parte1, parte2, parte3

-incluimos el relato en español en el primer comentario (al no encontrar un enlace en la web en el que para leerlo no haya que registrarse. Éste lo sacamos de librodot.com)

miércoles, noviembre 05, 2008

Copying Imbelecio, o El Pirata Pirata




Con muchas webs, bitácoras y demás espacios personales de la red, sucede a veces lo que ocurre con los malos comicastros, esos que sin rubor se copietean unos a otros y todos nos cuentan –mal- el mismo chiste.

Y es que mantener un diario en la red es muy fácil: cualquier tonto puede hacerlo (mirad si no este mío). Ahora bien, mantener un blog y a la vez tratar de ser original, o provocar en el visitante una sonrisa, o hacerle pensar o compartir algo especial con él cuando te lee… Eso ya es otro cantar. Por eso hago desde el principio esa distinción (que podéis leer un poco más arriba, en el encabezado) entre el 99% de blogs completamente vulgares, que nada dicen – como Gilichorradas, v.gr.-, y ese 1% que sí merecen la pena. (NOTA: naturalmente todos los giliamiguetes de este blog pertenecen al exquisito 1%. ¡En nuestros enlaces sólo se admite lo mejor de lo mejor, señora!).

A poco que hayas navegado por los blogs encuentras a más de uno que ha cometido el pecadillo del comicastro del que hablaba antes. Y suele suceder en estos casos como cuando en la escuela un alumno estira un poco la cabeza y mira el examen del compañero de al lado: lo que copia, lo copia rápido y mal; y, claro, luego el profe al corregir ve que el préstamo de palabras canta mucho.

El otro día por casualidad nos enteramos que una señora mayor copió literalmente una entrada nuestra sobre Larra (nuestro suicida favorito), y con todo el morro la hizo pasar por suya en su página. Le pusimos un comentario en el que le indicábamos que copiar sin mencionar el origen no estaba bien (sobre todo cuando le copian a uno); y la señora nos contestaba, enfadada, que los resultados que ofrece Google no tienen dueño ni autor, ni al parecer los ha escrito nadie. “yo lo cogí de Internet”. Para colmo van y nos insultan ella y los amiguetes que le frecuentan el blog: encima de cornudo... Me sentí como cuando en la cola del autobús alguna vez reproché a alguien la mala acción que suponía colarse: quedas tú ante toda la cola como un cascarrabias; y el/la que se colaba, claramente es víctima inocente del arbitrario enfado de un energúmeno.

Eso es una simple anécdota. Pero nos sirvió para preguntarnos si alguien más que una señora faltona y con pocas luces nos copiaba. Un par de días después, hemos descubierto algo curioso.

Una de las entradas más celebradas de este pobre blog, de las más buscadas y leídas desde su publicación, es El Pirata de Walter Scott, una modesta reseña de la relativamente desconocida novela del mismo nombre.

Entre otras cosas, hacemos este pequeño resumen, no del argumento de la novela –argumentos no nos gusta destripar ninguno: odiamos a los imbéciles que te cuentan el final de las películas y novelas – sino del sustrato real en el que se basa Walter Scott (luego la trama del libro no tiene nada que ver). Quede esto claro: ése no es el argumento del libro ni parecido. Con nuestras propias palabras, como nos decían en el cole que hiciéramos las redacciones, decíamos:

Un barco pirata en 1724 se acercó a las septentrionales Islas Shetland. El capitán del velero (un desvergonzado inglés, un tal Goffe) cometió algunas tropelías por tierra, llegando incluso a enamorar a una dama noble con quien promete casarse. Como la justicia inglesa captura al líder de los piratas, le traslada a Londres y es finalmente ejecutado por sus múltiples crímenes, la noble shetlandesa se ve obligada a viajar hasta la capital británica para deshacer juramento ante el cadáver de su prometido, o de lo contrario, según las creencias de aquellas islas, se le aparecerá el espíritu del muerto para cumplir lo prometido.


Buscando por la red, encontramos varios sitios:
-1
-2
-3
-4
-5...

en los que copian –unos literalmente con la función copiar y pegar, otros cambiando con arte alguna palabreja- muchas de nuestras frases.

Pero el caso más insolente es el de la propia editorial Espasa (mi editorial favorita, por cierto), en su web, en la reedición del libro en marzo de 2008. Insolente, digo, porque yo hacía con mucho cariño la reseña de una vieja edición de la propia Espasa...

Escriben ellos (copio y pego a día de hoy, 05/11/2008):

“El capitán de un barco pirata llega a las islas Shetland (Escocia) y seduce a una noble, prometiéndole que se casará con ella. Es capturado y ajusticiado en Londres por sus múltiples crímenes. Ella, movida por la superstición isleña, viaja a Londres para deshacer el juramento, pues de lo contrario se le aparecerá el espíritu del muerto.”

Si no palabra-por-palabra, sí está claramente copiado de nuestro resumen cambiando un par de expresiones. Encima el argumento del libro, como digo, no se parece en nada a eso. Esa es la supuesta historia real que Scott cuenta (de otra forma) en el prólogo.

El redactor ( y/o becario) que edita los contenidos web de la tienda en línea de Espasa, para salir al paso sólo tenía que haberse molestado en copiar el resumen argumental de la solapa del ejemplar de esa misma editorial, en la edición de 2008...

Somos completamente contrarios a poner anuncios en el blog. Y aunque a veces compartimos en él canciones, programas de radio, audiolibros, etcétera, que seguramente tendrán sus derechos de autor, jamás perseguiremos un afán económico en ello. No somos, por tanto, piratas. Por eso mismo, porque no perseguimos ganar dinero con el trabajo de otros, nos fastidia que los sinvergüenzas de una poderosa editorial que sí gana mucho dinero, con el objeto de vender y sacar beneficio no tengan rubor en copiar –sin citar el origen, y haciéndolos por tanto pasar como obra suya- los escritos de este pobre tonto con una tiza que no tuvo más remedio que fundar su propio blog porque cuando se acercaba a las demás webs los niños escondían el balón, las canicas, y los gusanitos.


***
nota: -imagen1: portada original del videojuego El Secreto de La Isla de los Monos. En ella aparece Guybrush Threepwood, el mejor de los piratas.
-imagen2: edición de El Pirata, marzo de 2008.

domingo, octubre 26, 2008

La "Bula Venusterial" de 1526

Cierta mañana, entró el emperador Carlos V en palacio con gran priesa y con un papel manuscrito en la mano…




ISABEL: ¿Qué es esto, qué?
CARLOS: ¡Ay, cuán emocionado estoy! ¡Ah, y qué trabajo me ha costado…! Vengo de Roma, de ver al Papa… Me ha dispensado esta bula que agora os muestro… Me ha costado un galeón cargado de oro, pero creo que merece la pena… ¡Leed!






CARLOS: ¡Es una “Bula Venusterial” ! ¡La he negociado yo mismo con Clemente VII!.Somos libres de todo pecado, y por el espacio de media hora, aunque hagamos cualesquiera o todas de las guarraditas ahí señaladas! ¡Je, je, nunca una reina habrá sido tratada de forma tan zorrita con el permiso de la Iglesia! Me ha dicho que aprovechemos bien la bula porque ningún Papa podrá conceder otra así a un rey o heredero católico hasta dentro de casi cinco siglos… y entonces sólo la concederán si la consorte es una plebeya…
ISABEL: ¡Ay, madre, io non posso, io non posso!
CARLOS: ¡Oh, no: habla en italiano! En ella, que es portuguesa, suele significar que está a punto de desmayarse…! ¡Es mucha emoción, claro! ¡Camarlengo, traed sales cordiales, la reina se desmaya!
(a ella, en voz baja) : … y más que te vas a desvanecer en un ratico, hechicera, ji, ji, ji…
ISABEL : ¡ji, ji, ji!






Al rato comenzaba el momento convenido de entrada en efecto de la Bula Venusterial…

***


Isabel, ya recuperada, se hallaba en su lecho, perfumada con agua de las más raras y exquisitas flores de los nosecuantos mundos que gobernaba; don Carlos se abalanzó sobre ella muy impaciente…

Pero ocurrió que la naturaleza no obedece a bulas ni demás dictados humanos... Es más bien al revés, y es el hombre el que sigue casi siempre las leyes de aquélla...



sábado, octubre 11, 2008

EL HOMBRE DE LA ARENA de Paul Berry


Dominado por la curiosidad, y deseoso de saber alguna cosa más precisa sobre el hombre de la arena y sus relaciones con los míos, pregunté finalmente a la anciana que cuidaba de mi hermanita quién era aquel ser misterioso: «¡Ah, Thanelchen! -me contestó- ¿No le conoces? Es un hombre muy malo, que viene en busca de los niños cuando se niegan a acostarse y les arroja puñados de arena a los ojos, los encierra en un saco y se los lleva a la luna para que sirvan de alimento a sus hijitos; éstos tienen, al igual que los mochuelos, picos ganchudos, y con ellos devoran los ojos de los niños que no son obedientes»
ERNEST THEODOR AMADEUS HOFFMANN (1776-1822), El Hombre de la Arena.

****

El Hombre de la Arena (Der Sandmann) es un personaje tradicional alemán que al igual que nuestro coco,

Duerme, niño, duerme,
duerme, que viene el coco,
y se lleva a los niños
que duermen poco.

sirve para asustar a los niños que no quieren dormirse. ( No confundir con el halagüeño Mr. Sandman de las Chordettes, que ése traía sueños bonitos... o al menos se los pedíamos hace tiempo.)


El músico, poeta, magistrado y pintor E.T.A. Hoffmann escribió un genial cuento - uno de los mejores de toda la literatura fantástica... y de la literatura en general - basándose en la famosa tradición infantil. Un relato que habla de miedos larvados, de la imposibilidad de muchas personas para alcanzar la felicidad, de cómo germinan los problemas emocionales a partir de una semillita, de cómo algunas personas están marcadas desde el principio, de cómo un hado fatal se cierne sobre alguna gente como negros nubarrones impenetrables a la luz del sol..., y de muchas otras cosas que sabrá quien lo leyere (...si lo lee con atención, que diría Cervantes).

A continuación insertamos un corto inspirado en la tradición alemana (no en el relato de Hoffmann), que nos parece muy bueno y que vimos hace diez o doce años y hoy hemos tenido la suerte de encontrar de nuevo. Su autor, el inglés Paul Berry, ha colaborado con Tim Burton en la excelente Pesadilla Antes de Navidad, así como en James y el Melocotón Gigante. Así que el tipo de animación y el diseño de las marionetas os sonarán mucho. Que lo disfrutéis.


nota: Vídeo ofrecido por gentileza de Coco (no podía ser menos en esta entrada sobre monstruos que asustan a los niños). Oye, Coco, si quieres ser colaborador habitual de Gilichorradas, la paga es un bollo de pan duro cada dos días, una cebolla los miércoles. Si trabajas sin descanso, uno de cada siete domingos tendrás media tarde libre. ¿Te interesa?
****
imagen: retrato de Hoffmann.

Olientes, el Matacíclopes.


Pd.- muñeca chochona al que le encuentre la gracia.

sábado, septiembre 27, 2008

Historia de un pedo.

Gilichorradas se enorgullece en hacer esta pequeña reseña a la traducción española de un desconocido clásico de la literatura francesa: Historia de un pedo.


Una novela histórica relatada en primera persona que nos lleva a las postrimerías del reinado de Luis XVI; en este libro se verán los atroces contrastes entre las clases más bajas de la Francia de la época y la alta nobleza. Pierre Tuffón, el pedo protagonista, nace en los arrabales, pero consigue saltar el abismo que separa al paria del noble y acaba codeándose con una familia de marqueses.

Pero os dejamos con la selección de algunos trocitos del texto que se publicó anónimamente en 1783 en París, y que hoy ve la luz en la lengua de Cervantes. No tiene desperdicio. Saludos.

****


(…)Y allí, entre la mugre y el desconsuelo de la pobreza, entre dolor, pilluelos y harapos, en un rápido impulso salí al frío mundo exterior por vez primera(…)


(…)Creemos que guiamos nuestra propia vida, sin embargo una fuerza desconocida y completamente loca y ciega nos lleva, cual a mí me arrastró sin que yo nada pudiera hacer por impedirlo la brisa de la tarde hacia dentro del carromato de los marqueses de L´Ampuloise (…)


(…)Y yo, de origen casi desconocido, tan humilde que acaso fueron mi embrión unas mollejas fritas en aceite rancia, vime de golpe en un mundo de belleza y color, un mundo en el que la ostentación y la gala eran la norma: elevados perfumes jugaban a penetrarme y abrazarse conmigo en aquel carromato de trajes coloridos y cuerpos lozanos; y yo, contagiado del bullicio de la vida fastuosa, juguetón, ebrio de belleza, me dejé respirar por aquellas delicadas naricillas acostumbradas al aroma del narciso, en aquellos cuerpos hechos a la trufas y las delicias. ¿Qué quedaba entonces de mi infancia, de mi origen, de mi
esencia? ¡Qué me importaba! (…)



nota: imagen1, portada de la primera edición de la anónima novela (¿autobiográfica?); imagen2: grabado de Jean Tontolette para la edición de 1823.

sábado, septiembre 13, 2008

¿Duerme usted, Valdemar? (o El Poeta del Sueño).

Con cariño, a todos los que alguna vez han perdido su tiempo leyendo algo escrito por mí.








La mayor revolución del pensamiento humano –quizá sólo comparable a la aparición de la escritura hace miles de años, o, en menor medida, a la de la informática hace algunos cientos- la constituyeron todos aquellos minúsculos avances que, acumulándose como pequeños ladrillos, hicieron posible la construcción del descomunal edificio que a la postre alumbró una explicación admisible del cerebro humano.

Y aunque si bien es cierto que como dicen los poetas un halo de misterio envolverá para siempre al hombre, digamos que se ha visto reducido al mínimo – y aun estuvo a punto de apagarse- ese misterioso resplandor.

Podrán aducir que no todo lo que atañe al “alma” humana es predecible. Bien: pero se sabe por qué no puede serlo. La conciencia del hombre, la esencia misma de la voz que habla en todos los cerebros humanos, sean de la raza o sexo que sean, hayan nacido hoy o hace 40.000 años, ha sido formulada y objetivada. Ninguna de las risibles fantasías de los viejos mitógrafos como Freud resultó cierta.

¡Creíamos que habíamos atrapado al misterioso fantasma!. Pero hoy sabemos que la caja en la que lo encerramos estaba construida de frágil porcelana. Terminados los primeros instantes de falaz entusiasmo, somos hoy conscientes de casi todas las limitaciones. Salir del error ha vuelto a traernos la niebla de la incertidumbre. Con todo, mejor contemplar borrosamente la verdad, que observar con toda nitidez una mentira.

Mi nombre…no necesito repetirlo. Ha sido convertido en epónimo. Las principales universidades se honran con llamarse así.

Qué menos para el hombre que salvó a la humanidad

¡Salvar a la humanidad! En el siglo en el que el los ecos del cientificismo han llegado a todos los rincones del sistema solar, estremeciendo con su estruendo esta vieja Tierra hasta los mismos polos, usaron un concepto palmariamente religioso: “salvación”…

Salvación. ¡Ah, por Nuestra Conciencia, qué triste amargura, qué dolor lacerante, qué latir tan despiadado cuando hoy la venda cae de nuestros ojos para volver a ver, cara a cara, el horrendo espectro del infinito!

Al menos, me miento, les dimos esperanza… Pero no, ¡oh, Santo Dios, en el que creían nuestros antepasados, perdóname! ¿Qué es lo que he hecho? ¡He traído la condenación! ¡He condenado a la humanidad toda… y nada puedo hacer por advertirles!

En una población del Sector 3 del continente europeo nací y pasé mi infancia. Realicé mis estudios estándar en mi localidad natal. Más tarde me doctoré en Neurología de la Conciencia en cierta universidad europea que ahora ha tomado mi nefando nombre. Mi tesis (mis planes criminales puestos en papel diré mejor), se tituló Un Ensayo Sobre la Referencia en los Estados del Sueño.

La Referencia ( todos los niños de una escuela estándar lo saben) es el equivalente conciencial de la relatividad einsteiniana. Aunque, claro, no es lo mismo. No hay espacio en la conciencia. En la mente no hablamos de espacio-tiempo sino de un reflejo de aquél: el pulso-tiempo. Los pulsos concienciales son desde hace casi cien años las unidades mínimas de pensamiento. (¿por qué me repito esto como un papagayo? ¿con quién hablo?). Es un hecho conocido de antiguo que podemos tener sueños que al despertar nos han parecido muy largos, y que se han generado en nuestro cerebro en apenas unos segundos antes de despertarnos. Esto es patente en todas aquellas ensoñaciones en las que relacionamos el estímulo que nos despierta (por ejemplo la alarma de un reloj, o alguien que repite nuestro nombre), y nuestro cerebro acomoda ese estímulo a la coherencia del sueño, convirtiéndolo en un elemento del mismo. Además, antiguos experimentos demostraron que también podía darse el caso contrario: nuestro cerebro podía pasarse muchas horas en activas fases de sueño para imaginar en realidad una corta escena que apenas ocupaba tiempo conciencial.

Basándome en mis teorías (que algunos críticos desdeñaron, colgándome ese despectivo mote, “Poeta del Sueño”) y en el conocimiento que del cerebro se había alcanzado, diseñé mi famoso microchip. Un pequeño chip biónico externo, apenas visible, que la Organización de Sectores adoptó de forma entusiástica: todos los seres humanos habían de ser implantados en el instante mismo del nacimiento.

¡Cuántos parabienes! ¡Cuánta gloria! ¡Cuántos titulares grandiosos en las crónicas de la red! “El doctor P… ha salvado a la humanidad”. “El doctor P… ha vencido a la muerte”.

¡Salvar a la humanidad, vencer a la muerte…! Permitan que me ría de ellos, de ustedes. Permitan que escupa en sus estúpidas caras. Y en la mía también… Permitan que me arranque los ojos (ojalá pudiera hacerlo) y me ría también de mí…

Sí, el pulso-tiempo podía ser alterado. La última onda cerebral, la postrera, activaba el chip cerebral. Comenzaba la ensoñación eterna. Una diezmilésima de segundo de inducción convertía el último sueño en potencialmente infinito. Eterno. Millones de vidas para ser vividas en una sola. La eternidad verdadera, no la religiosa o poética. Es cierto que la gente se seguía muriendo… pero sus conciencias no. Los cuerpos eran desintegrados y se descomponían, pero las almas seguían vivas y existiendo en su último instante –ya pasado para nosotros-, para ellas tan real, eterno y tan halagüeño como podían ser los mejores sueños. el "hoy es siempre todavía" sustituido por el "hoy es siempre".

Ésa, claro, era la teoría… Porque las monedas, como las almas humanas, no tienen una sola cara. Sabíamos por los experimentos de pulso que el chip funcionaba, y que convertía en eternas las conciencias… Pero nunca pudimos imaginar que la inducción destruía las áreas espaciales y ciertas zonas implicadas en los recuerdos cognitivo/sensoriales.

Yo sí lo sé. Pero tarde. Muy tarde. ¡Cuando he creado un horrible mundo sin muerte en el que estoy atrapado, cuando he condenado a millones de almas inocentes a la más oscura negrura, a un sueño sin objetos, escenario, luz, ni otros seres con los que interactuar!. A un terrible Hades en el que ni cabe la distracción de la memoria, pues ni tus mismos recuerdos pueden ser formulados en imágenes. No hay dios en este mundo. No hay muerte que traiga alivio. Cada uno es su dios… y su infierno.

Soledad y negrura infinitas. Únicamente tú, completamente ciego, con tu dolor, la voz de tu conciencia repitiendo palabras, inventando fantasías que no pueden ser expresadas en imágenes pues has perdido esa capacidad…

Y en este pavoroso mundo que mi vanidad ha creado, mi imaginación repite desde hace mucho, como un estúpido sonsonete, una frase que acaso leí en algún cuento en mi infancia, y acaso digo una y otra vez como queriendo, creyendo escucharla:

-¿Duerme usted, Valdemar?. Valdemar, ¿duerme usted?

****
imágenes:
1. Cabeza de Perro, de Goya.
2. "Soledad", tomada de (pinchad sobre ella para saberlo)
3. tomada de aquí.

enlace: La Verdad sobre el Caso del Señor Valdemar, de Edgar Allan Poe

viernes, septiembre 12, 2008

¡Epididimitis!


(de la serie "Historia Ilustrada de los Achaques Humanos". Episodio 384: ¡Epididimitis!)

viernes, agosto 29, 2008

el replicante

-No me invente, ¡noooo!
-demasiado tarde, ¡je, je!: con esa misma frase que has dicho, ya te he creado.
-Bueno, pero sin entidad…
-Ningún personaje ficticio la tiene…
-No, no hablo de algo físico…Me refiero a que no estoy definido: no soy más que un par de frases en el papel…
-Tres frases, sí, pero tu identidad se va definiendo poco a poco; eres lo que yo quiera que seas: cínico, pesimista, melancólico.
- ¿Habla de mí o habla de Vd?
-He ahí tu cinismo… Claro: algo de mí tendrás…Si Yahvé tomaba la costilla de Adán para crear, ¿no tomaré yo algo mío, aunque un lobanillo sea?
-Pero eso no es crear: es mirarse al espejo, o al ombligo… y así no entretendrá a nadie, sólo conseguirá aburrir a las piedras: eso sí, su propia vanidad a sus ojos queda tan pomposa y repeinada como una vieja hortera recién salida de la peluquería… pero tanto yo como usted seremos ridículos a los ojos de los demás.
-Je, je, creo que te he hecho demasiado cínico… y un poco sinvergüenza.
-Hombre, será el lobanillo ése, que quizá sea ulceroso…
-Je, je… ¿sabes? Uno de los poderes de los dioses es crear… pero también es prerrogativa suya destruir.
-Está bien, me callo… (aunque, total, me da igual todo…)… …...Ejem... Esto, dígame una cosa, una curiosidad que tengo, las creaciones literarias (aun las de dioses tan paupérrimos), ¿tenemos la capacidad, a nuestra vez, de crear, o de autorreplicarnos, como los autómatas de Von Neumann?
-¿Qué dices? ¿De qué hablas? ¡Von Neumann…!: En mi vida he oído ese nombre…
-¡Ajá!, literato de pacotilla, dios polichinela hecho de oropel; al carajo con tu vanidad. No quería nacer, pero ahora…:¡Crearé mis propios personajes, mi propio universo, y no tendrán nada de tu soporífera, fastidiosa y empalagosa personalidad; y vivirán mil aventuras, desde viajar a otros planetas hasta vivir combates en el mar; desde gozar de amores tan intensos como la pasión primigenia hasta disfrutar de incomparables paisajes naturales y urbanos en distintas épocas y lugares; emocionarse con tramas intensas, sobrecogedoras, que magneticen el cuerpo de quien las lea; vivir, en definitiv…!

Por extraño que parezca, el fatuo escritor se sintió insultado por su propia creación; así que airado arrugó el papel y lo lanzó a la papelera con un gruñido. Puso otra blanca cuartilla en la mesa, dejó a un lado los experimentos que (a él le parecía) a nada llevaban; y, al par que con su mano derecha deslizaba el bolígrafo por el papel escribiendo vacías letras, pomposos párrafos completamente huecos, con la otra mano comenzó suave, meticulosamente, como siempre solía hacer, a acariciarse el ombligo.

martes, agosto 26, 2008

Caníbales - Mark Knopfler

Hoy ponemos en español Cannibals de Mark Knopfler, extraída del álbum Golden Heart (1996). Nos gusta mucho por su optimismo, y por la visión de la primera infancia que ofrece (protegido por tus padres y por tu inocencia, no puede pasar nada malo). Y también porque nos recuerda mucho al Camino de la Vida que escuchábamos en nuestra propia infancia ;). Por favor, si copiáis parte de la entrada, citad su origen. Gracias. Saludos.




CANÍBALES (KNOPFLER - traducción Gilichorradas)

El hijito juega con sus juguetes,
Se coge a la mano de papá.
Su padre le dice: “Hijito, eres un niño grande y fuerte
Y vas a ser un hombre grande y fuerte.”
Jugaron a pasarse la pelota
Y fueron a dar un paseo por la playa
El papá grande y fuerte y el niñito grande y fuerte
Que viven en un país grande y fuerte.

“Papá, ¿ ése es bueno o es malo?
Papi, ¿puedo tener un dinosaurio?
Hace mucho había caníbales,
Pero ahora ya no los habrá nunca más.”

En el Sur, en Louisiana, un huracán viene,
El niño sube las escaleras,
Y a lo largo del dique toda la gente viene corriendo.
Los niños rezan sus oraciones.
Una soñolienta niñita sonríe a su papá.
El niño pregunta por su G.I. Joe.
Y papá le arropa dándole un beso en la barbilla
y dice: “Mi pequeño, te quiero mucho.”

“Papá, ¿ése es bueno o es malo?
Deja encendida la luz del pasillo.
Hace mucho tiempo había caníbales,
Pero ya no los habrá nunca más.”

“Acuéstate, no salgas de la cama,
Y no dejes que las chinches te piquen.
Es hora de dormir, cierra los ojitos,
Y te veré con la luz de la mañana."
Y luego en la radio el hombre del tiempo decía
que el huracán ya había pasado
y el hijito de papá saltaba de alegría,
cantando al comienzo del día:

“Papá, ¿ése es bueno o es malo?
Papi, ¿puedo ser un guerrero?
Hace mucho tiempo había caníbales,
Pero ya no los habrá nunca más.

Papá, ¿ése es bueno o es malo?
Papi, ¿por qué la gente va a la guerra?
Hace mucho tiempo había caníbales,
Pero ya no los habrá nunca más."
*****


CANNIBALS - MARK KNOPFLER

Well hes daddys little boy he plays with his toys
He holds on to his daddys hand
His daddy says sonny youre a big strong boy
Youre gonna be a big strong man
And they go play catch they go play ball
They go take a walk along the sand
Big strong daddy and a big strong boy
Living in a big strong land

Daddy is he a goodie or a baddie
Daddy can I have a dinosaur
Once upon a time there were cannibals
Now there are no cannibals any more

Down in louisiana theres a hurricane coming
The little boy climbs the stairs
And all along the levee all the people come running
And the little boys saying his prayers
And a sleepy little laddie smiles up at his daddy
And hes asking for his g.i. joe
And daddy tucks him in with a kiss upon the chin
And says my little one I love you so

Daddy is he a goodie or a baddie
Leave a light outside the door
Once upon a time there were cannibals
Now there are no cannibals any more

Lay down your head now dont get out of bed
Dont you let the bedbugs bite
Its time to go to sleep now not another peep
And Ill see you in the morning light
And then the radio was playing and the weatherman was saying
The hurricane had blown away
And daddys little boy was jumping up for joy
And he was singing at the break of day

Daddy is he a goodie or a baddie
Daddy can I be a warrior
Once upon a time there were cannibals
Now there are no cannibals any more

Yeah daddy is he a goodie or a baddie
Daddy why do people go to war
Once upon a time there were cannibals
Now there are no cannibals any more

viernes, agosto 22, 2008

Simpsonized



Yayo Groening nos ha "simpsonizado"... Hombre, no está mal... pero se le han olvidado las rayas del hedor y un par de moscas... No es nada detallista este Groening de garrafón.

Pd.- ¡Viva Moe!

martes, agosto 19, 2008

...

Llegaste a la oficina hace ahora nueve meses. Desde el principio me chocó tu forma de ser, que no sabría describir aquí. Muy asertiva - “gracias y perdona” decías para todo… como si todo lo que dijeras necesitase de disculpa-, sencilla, tierna, dulce… y también que tenía mucho de niño. Sí, eso era. Un niño en un cuerpo de adulto de edad parecida a la mía. También había reflejos de esto que digo en tu tímida voz, con acento de otra provincia. Te busqué el precio más bajo que pude (en eso consiste mi actual trabajo), y te fuiste.

Un cliente como tantos otros, supongo.

Pero no podía evitar reconocer algunos rasgos de mi forma de ser en ti. Quizá por eso te recordaba cada vez que llamabas para hacer alguna consulta o cualquier otra gestión (cosa que no me sucede con la mayoría de clientes).

Hace un par de semanas te pusiste en contacto con la oficina otra vez. Habías tenido un golpe. Unos hijos de puta que volvían de juerga te amedrentaron con peligrosas maniobras y te hicieron chocar contra un quitamiedos frontalmente. Luego se dieron a la fuga. No pudiste pillarles la matrícula. Te lesionaste (aunque no de forma grave) en el cuello y la cabeza.

Hace hoy una semana que te pasaste por la oficina. Estabas muy triste. Tu aspecto era muy descuidado. Y era evidente que te habías automedicado, o que habías tomado algo para tratar de soportar esa tristeza que te ahogaba. Como te dolía el cuello, pensabas que el golpe te había dejado secuelas crónicas, aunque traté de animarte y te dije que esos dolores eran temporales. También me contaste que habíais roto tu novia y tú (por ella habías venido a vivir a esta tierra). Y me sugeriste que estabas solo, tu familia estaba lejos…

Pero yo no supe ver...

Intenté animarte, eso sí. Estabas pasando un mal bache que ibas a superar. No supe ver que probablemente solo, sin amigos, lejos de tu familia por motivos laborales, en realidad emitías tu señal de socorro, y ponías todo tu corazón en manos de un extraño.

Sé que soy injusto conmigo mismo comiéndome la cabeza de este modo (al fin y al cabo yo no era tu amigo ni nada parecido, no soy más que el tío de los seguros), y quizá no hubiera habido solución de todos modos aunque alguien hubiera alertado a tu familia. Seguramente nada habría cambiado. Pero no puedo evitar sentirme culpable porque fui uno de los últimos con los que hablaste y no supe ver, no, no supe escuchar tu señal de socorro.

Perdóname, J.

:(

viernes, agosto 15, 2008

Batmanía



****
así es, amigos: Gilichorradas se apunta a la batmanía... al fin y al cabo Batman es nuestro superhéroe favorito. Y el gran Christopher Nolan ha creado una experiencia cinematográfica absolutamente única.