miércoles, noviembre 26, 2008

la muerte en la nevera




*Toc, toc*. (Llaman. Luego suena una puerta al abrirse).

-¡Aiss, Cupido llama a mi puerta!
-No soy Cupido. Soy La Muerte
-¿eh? ¿La Muerte? ¿Pero ése no es tu carcaj?
-Este instrumento no se llama carcaj, sino guadaña.
-Ah… Pues el anciano de noventa años con problemas cardiacos vive en el piso de abajo. ¡Adiós!
*Blam* (portazo)
(La puerta se abre de nuevo. Sola.)
-¡No te atrevas a cerrarme la puerta!
-¿Cómo? ¿Vienes a este piso?
-Así es.
-Debe de haber algún tipo de error…: si yo vivo solo… y soy muy joven y vano como para morir… ¡aún me queda mucho por disfrutar! Además los felices nos morimos muy viejos, ¿no?
-No sé nada de eso… Las ridículas explicaciones sobre mi cometido son vuestras, de los humanos. Sólo sé que hoy te mueres atragantado.
-¡Pues no, no, y no! ¡Chínchate: sé que nada podrás hacerme si no te invito a entrar!
-Eso sería efectivo si fuera un vampiro…: soy la Muerte.
-Ah…… … ¡Tengo al cuello un crucifijo de plata; chínchate: nada puedes hacerme, ser del averno!
-…Eso también sería eficaz contra los imaginarios vampiros… A mí los crucifijos me dan igual. Y las estrellas de David, y los arabescos… todos esos símbolos nacieron porque yo soy. Así que los veo como un pequeño y cándido homenaje… Incluso la ciencia nació porque yo soy.
-Ah… pues que sepas que no estoy de acuerdo y me parece muy injusto, ¿no puedo reclamar o algo?
-Ahora me confundes con un dependiente de El Corte Inglés… No, nada puede hacerse cuando yo llamo a la puerta… De hecho mírate allí , en la cocina, mira tu cuerpo retorciéndose en terrible agonía, el rostro amoratado, falto de aire. La falta de oxígeno y otras circunstancias de la agonía hacen que tu cerebro libere sustancias que te hacen tener fantasías como ésta.
-¡Aiss, ya está!: ¡me dormí leyendo el suplemento dominical del periódico! ¡eres un sueño!
-Ahí tienes algo de razón…: En parte soy un sueño… una pesadilla más bien. Y sí, estabas leyendo el dominical del periódico cuando ocurrió...
-¿Cuando ocurrió qué? ¿Con qué me he atragantado? Un amigo mío muy enrollado dice que simula el ahogamiento para producir placer. Si me estuviera muriendo ahogado, en vez de un feo sueño con la Muerte tendría una intensa fantasía erótica y un orgasmo bestial.

La Muerte hizo una pausa antes de hablar y dijo, con la solemnidad con que hablaba:

-Te has atragantado con un bocadillo de jamón.
-¡Ja! En mi casa nunca hay jamón. No sé cortarlo, y no me gusta el que ya viene cortado. Sabe a plástico.
-Ve a la nevera; comprobarás que sí tienes jamón y que en efecto te estás muriendo atragantado. Entonces haré caer mi guadaña sobre ti.

Asustado, el alegre joven fue a la cocina; esquivó con gran horror su propio cuerpo, que yacía en el suelo moviéndose cada vez más lentamente, y abrió la puerta del frigorífico.

-¡Ajajá, sabía que no tenía jamón en la nevera porque soy semivegetaria…! ¡Oisss! ¡¡Hola!!

De la nevera salieron dos jayanes desnudos, y sin prolegómenos de ningún tipo comenzaron a abrazar apasionadamente y a dar infinidad de eróticas caricias al despreocupado veinteañero. Ya no estaba en su cocina, sino en un sugerente dormitorio adornado muy a su gusto.

Pronto comenzó a sentir el joven un intenso placer seguido de un orgasmo bestial.

7 comentarios:

Carlota dijo...

Bueno, a-hogado pero a-gusto, mejor que mejor :)... nunca había oído lo de jayanes, disculpe mi ignorancia, nunca te acostarás... me ha gustado mucho esta historia, muy divertida ;). Besucos

Ñoco Le Bolo dijo...

De momento, he repasado la nevera.
Nada de jamón.
Y si llega, por favor, que no venga con unos jayanes. Con la guadaña basta, eso sí, bien afilada, que me gustan los cortes limpios.
POr otra parte, tú ya sabes que tengo un pacto con ella, así que no estoy preocupado.

Uy, pues que me está apeteciendo unbocadillo de jamón y no tengo. Probaré con chorizo de Salamanca.

A brazos partidos
_________________
_________________

Romana Lopez dijo...

oiga pues si es de jagubo a mi no me inportaria.las cabezas caducan a los tres dias de nebera, vijile ustez no se le pase.abrazos

Coco Becerra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Coco Becerra dijo...

IMBELECIO, CUANDO TE RECOMENDARON GUARDAR EL COCO EN LA NEVERA SE REFERÍAN A OTRA COSA.

M. Imbelecio Delatorre dijo...

hola!

Carlota:
opino como tú, que le quiten lo bailao al musaso. y total, real o sueño, tanto da. gracias. ¿gañán te suena mejor que jayán? sonar suenan parecidos.

Ñoco: yo también preferiría para mí un guadañazo proveniente de un filo afilado. Me consta lo de tu pacto... pero porque en otro comentario dijiste lo mismo "ya sabes que tengo un pacto con la muerte". supongo que es un pacto hermético, del que nadie salvo tú y ella podéis saber nada. (espero que el jamón también venga hermético si viene en lonchas).Aun así, que venga lo más tarde posible.

Romana: Gracias por pasarte opr aquí. creo que te conozco porque tenemos amiguetes comunes. siempre me han parecido interesantes las mujeres que ponen faltas de ortografía "hadrede". ¿por qué lo hacen? ¿qué misterio hay en tus haches esfumadas, en sus palabras confusas, en sus jotas por ges, en sus emes antes de uves?

Respuesta suprimida: el autor del blog ha eliminado la respuesta al cocomentario suprimido.

coco: vamos, no te eches flores. he visto tu foto en la revista Campeones de Mus del mes pasado; que lo sepan todos: eres así esmirriadillo... a lo woody allen, pero con gafas más gordas... eso sí, ¡qué envidos, qué quieros, qué habilidad para barajar, qué cara de póker (aunque se juegue a la brisca, lo mismo da), qué señas del tres de bastos, qué gorgoritos cuando cantas las cuarenta!

José Manuel Torres dijo...

Muy bueno, gracias :)