viernes, julio 06, 2018

OJO AVIZOR.


Reñí muchas veces con mi marido a lo largo de la vida. Pero la vez que más me enfadé con él fue cuando se me murió hace unos meses. Un cabreo que tengo desde entonces que me reconcome por dentro y no se me quita. Ni dormir me deja.
-¡Ay, Genara, que ya está descansando el Eladio y esperándote "allí" !. -decía mi vecina aquel día, en el tanatorio.
-¡descansando! Este es un pillo y se ha ido detrás de alguna. Toa la vida engañándome... Y ahora me deja... ¿tú sabes de esa película que le gustaba a él que 'Yein Bonn' o no sé quién se muere pero luego estaba vivo preparando sus cosas? Por eso estaba tan cariñoso los últimos días, claro:estaba preparando sus traiciones...
-pero, mujer, cómo dices esas cosas? Claro, del dolor de la pérdida y de las drogas que te dan para que estés 'tranquila'... Pues no las tomes, que una de mi pueblo las tomó cuando se mató su hijo con el amoto, y como las pastillas no dejan salir las lágrimas se le quedó el dolor dentro y antes de un año de lo que no lloró se le formó un embolao pulmonar, cosa mala mala, como una pelota de lágrimas dentro del pecho...
Y como soy una persona muy sincera, que los sentimientos se me salen a flor de pies, cada persona que me venía a dar el 'pésame mucho, como si fuera esta noche la última vez' y decían eso de:
-te acompaño en el sentimiento, Genara.
Yo decía:
-no, en el sentimiento no podéis acompañarme, que el mío es un dolor y una rabia muy padentro, que a vosotros el muy pillo os engaña, pero a mí no.
A las dos semanas vino mi hijo, que estaba muy lejos muy lejos de vacaciones con su familia, en Palencia, y no pudo venir al entierro y a las cosas. Traía un panfleto en la mano:
-ea, mama, mira qué risidencia pa la tercera edá, con útiles de gimnasio y televisión central, agua caliente y de todo. Y el piso este lo vendemos pa pagar el ingreso, y con lo que sobre verás qué pañuelo seda te compro más bonito. Como una reina vas a estar...
-Hijo, tú siempre mirando por mí. Gracias por pensar en mi porvenir, pero yo me tengo que quedar en este piso, pues tengo una cosa pendiente con tu padre, y si vuelve le voy a estar esperando detrás de la puerta con el rodillo de amasar en una mano, y con el palo del mortero en la otra, como un faralón egipcio le vi a estar esperando.
Y así pasaron días, y yo con tanta preocupación y rabia duermo poquito y me despierto muchas veces, que hace mi sueño ahora desde que estoy sola como los Ojos del Guadiana, asoma cada noche un poquito nada más aquí y otro poco más lejos.
Y una noche viendo la televisión, uno de esos programas de cantantes, que la juventud de hoy toda está preparadísima, cantan y cocinan que da gusto. Porque esos otros programas que van golfos y periodistas a reñir y están tres horas dando voces y acordándose unos de la familia de los otros a mí no me gustan.
El caso es que me vino el sueño ese que me dura poquito y cuando me desperté ya no estaban los cantantes. Había una película de las de antes, en blanco y negro. Y el 'Cary Gran' , más guapo que las pesetas, en un restorán elegante, con orquesta y todo. Y ella era esa actriz tan guapa que es muy lista y a veces tiene mal genio. Y la película también la había visto hace mucho, que me acordaba que a ella se le rompe la falda y para que no se le vea lo que no tiene que verse hacen una cosa muy graciosa...
Y empezaba yo a reírme, que llevaba semanas sin acordarme de la risa para nada, y se me corta de repente el humor, y... ¡qué disgusto más grande, Dios mío!
Aquí delante , pa cerca de la televisión, el 'Cary Gran' haciendo las monerías, y atrás en las mesas del fondo, veo una pareja toda alterada, poniendo la libreta de la carta por delante pa taparse la cara.
-¡eh, allí! ¿quién se tapa? - grité a la televisión, a las dos de la mañana.- ¡ustedes, los del fondo, no se tapen tanto!
Y al oírme, cogieron y se marcharon muertos vergüenza por una puertecica que había al fondo, tapándose los dos con una bandeja redonda de esas con las que los camareros llevan el cava.
Pero no pudieron taparse tan bien que no viera yo quienes eran justo al abrir la puerta.
Él era mi Eladio, que se había vuelto joven y tenía ahora unos 35 años, y ya no tenía bulto en la cara y tenía todo el pelo como antes, moreno y guapo como él solo.
Y ella... ¡bruja, más que bruja! ¡Debí imaginarlo... ! ¡Era Mariflor , que ella y su marido tuvieron un bar con nosotros hace lo menos 30 años! Siempre pensè que mi Eladio tenía algo con ella y nunca pude demostrar nada. .¡Pues ya está demostrao! .Ella se murió dos semanas antes que mi marido, que fuimos los dos a darle el 'pésame mucho' a los hijos. Mi Eladio aquel día estuvo bien triste... Pero luego fue cuando empezó a alegrarse y a vivir las dos últimas semanas con una alegría inusual... Está clarísimo: ya lo tenían todo preparado. Ya tenían las maletas...
***
A la semana siguiente llegó el técnico. Le ofrecí unas galletas hechas por mí (que me salen muy ricas), y me senté en el sofá. Él enredaba con los cables y con aquel aparatito -una cajita negra con lucecitas-, allí agachao donde la tele, mostrándome la hucha. Deben de tener una asignatatura en la Universidad para enseñar debidamente el final de la espalda.
-eh, mozo - dije- ¿con eso que pone y esa cuota al mes , que barata no es, podré ver esas películas antiguas de antes, en blanco y negro, y que ya nunca ponen en la televisión porque ahora sólo hay cocineros, cantantes y periodistas y golfos que pegan voces?
-sí, señora - dijo él- en el paquete básico tiene usted 5 canales de cine, uno de ellos es de cine clásico exclusivamente, las 24 horas, y de los otros, dos ofrecen películas de todas las épocas.
-pues ya me dejas ese puesto, el clásico, si no es molestia, para que aparezca en la tele en cuanto se encienda, y luego me dices qué te debo, y alguna propina te daré por la molestia y por ser tan simpático.
-no tiene por qué , señora, es mi trabajo... - y al rato-¿qué? ¿le gustan las películas clásicas, eh? Lo dice mi padre siempre: no hay cine como el de antes.
-sí me gustan, sí. Pero las películas las voy a ver las más que pueda más que nada PARA QUE SE LE CAIGA LA CARA DE VERGÜENZA A ALGUNO Y A LA ARRASTRADA MUERTA DE HAMBRE QUE ESTÁ CON ÉL.

martes, junio 19, 2018

EL AMOR NO TIENE EDAD


Un relato de la revista Ponto.


Hace años que leo los relatos que aparecen en esta sección de congelados de su revista. ¿quièn iba a dicirme a mí que con el paso del tiempo y las metamorfosis de la vida, yo acabaría escribiendo a su revistas para contar también mi vida, y que ésta pudiera servir de ejemplo e instrucción para sus lectoras?
En un lugar de las montañas de León tuvo principio mi linaje. Era la menor de tres hermanas, y recuerdo la infancia como una etapa de mi vida llena de ternúrida y regocijo.
Más tarde mis hermanas se fueron causando (encontrando un motivo para su existencia), y yo , que no pude ir a la universidad porque nuestros padres eran muy pobres y mis hermanastras me tenían siempre fregando, empecé a trabajar en una empresa de telefonía, de atención y televenta. Nuestro jefe nos pagaba muy poco y teníamos que fingir que teníamos acento mejicano, porque así podía él mantener la contrata y competir con los call-center de Veracruz y el D.F. .
largas jornadas de trabajo, soportando a muchos clientes maleducados, me dejaron una huella sonora en mi acento y me agriaron el humor.
<>
Una tarde, tomando un café con una amiga del barrio me dijo:
-Maite, hija, parece que tengas 25 años y sólo tienes 24.
y era verdad. me miré en el espejo de mano y tenía orejas amoratadas y ojeras soplilleras. así de agriada estaba yo y de cansada de todo.
Hasta que conocí a Eduardo.
fue un encuentro como de cine. a las que digan que el amor no existe porque es todo machismo , les diría yo que es que no se fijan en las cosas. El marqués de Sade escribió sus románticas amorosas, y eso hace más de quinientos años. ¿no había amor entonces ya? .
¡Fue todo tan romántico!. Eduardo llegó, fumando su cigarrillo electrónico. Emití mis feromonas para que se acercara o acercase. Él las captó con un órgano poco estudiado que hay a un lado de la pituitaria antenasal, y en su receptor enlazó perfectamente el grupo carboxilo ión nitrogenado de mi hormona, esto le hizo liberar agentes dopaminérgicos en sus sinapsis, y quedarse prendado de mi persona.
recuerdo que Eduardo estaba tan nervioso cuando se acercó a mí , que encendió su cigarrillo electrónico como si fuera tabaco normal, y sorbió sus chips , relés y leds de dos caladas. nos reímos mucho con el error. eso ayudó a romper el hielo.
<>
Nos casamos por el juzgado en la Iglesia del Buen Suceso No Condicionado , de Sevilla (Eduardo era sevillano). Y aquí debo decir que esta tierra andaluza me acogió como si yo no fuese mexicana ni extranjera , pues así me estaban llamando muchos ya en León por mi acento, acento que se me quedó de los muchos años de trabajo en el call-center, y que no conseguí que reconociera un tribunal médico como incapacitante.
Me fui a sevilla con él, donde él dirigía una exitosa franquicia de gastrobares, fenómeno que hace unos años tuvo gran éxito, y que consistían en que los pinchos eran pequeños bocaditos muy elaborados que uno se los tragaba enteros, sin masticar , y era en el estómago donde se activaban los centros de placer y el sabor acababa emergiendo a la boca.
<>
pero el éxito le duró poco, porque dos clientes (uno de ellos un importante abogado) murieron atragantados en poco tiempo, sin que nadie pudiera hacer nada por evitarlo. Ni siquiera el señor Enrique Heimlich, que se encontraba en uno de los bares en ese momento...
Eduardo se metió en largos litigios que le arruinaron. y mi nueva vida social de lujos y bandejas de ferrero rocher en disposición piramidal a lo Isabel Preysler se terminó para siempre. tuve que volver al chopped, la mortadela, los morenitos Martínez y el bonito de marca blanca.
Esto llevábamos ya 15 años de feliz matrimonio, y a Eduardo le vino la depresión de los 60. yo aún mantenía mis 35 bastante bien, pues la felicidad había actuado como coadyuvante de mis caros tratamientos de belleza. pero todo eso había terminado.
<>
Entonces, Eduardo pidió un préstamo a unos narcotraficantes y decidió abrir un pequeño bar, pero nada de innovaciones culinarias ahora. un bar normal y corriente. con su máquina de tabaco con mando a distancia y la televisión a la que se cambia de canal con el palo de la escoba.
la depresión había hundido a Eduardo, y cambiado su humor. Siempre había sido alegre y hecho chistes de los Morancos (el propio Bigote Arrocet le llamaba para que le asesorase en sus gracioso monólogos. así de gracioso era mi marido). ya no sonreía. ya no teníamos sexo. ni los sábados ni ningún día.
un día me planté y le dije: "Eduardo, ya no hay amor ni caricias en esta casa. no funciona lo nuestro". recuerdo que él me dijo: "mujer, sal de ese tiesto, quita toda esa tierra de tus pies. es una mala racha, verás como todo cambia"
<>
Por aquel entonces , el Bar de Eduardo se había hecho con una clientela habitual, la del barrio, que le permitía mantenerse y hasta permitirse pequeños lujos, como renovar cada día los panes de los pinchos que no se habían consumido el día anterior, manteniendo el relleno.
Entonces me fijé en Antonio. Antonio era el proveedor del serrín aromatizado que se usaba en el bar para esparcirlo por el suelo. ver aquel cuerpo fornido, aquel pecho hercúleo cargando los sacos de serrín me hacía despertar como mujer... (y me daba ganas de tomarme una cocacola light también).
Pero nuestro romance fue platónico nada más. así que no quebranté los votos matrimoniales de obra...
Antonio me dio un hijo . pero como nuestro romance era platónico , fue un hijo imaginario. Mi pequeño Christian, la luz de mi vida. sé que mi hijo no existía en la realidad, sólo en mi mente. pero no me importaba. y como su existencia era tan real para mí, le podía mandar que interactuara con pequeñas cosas del mundo real , y las moviera o moviese.
<< LOS BIOMARCADORES SON FUNDAMENTALES A LA HORA DE BUSCAR VIDA EN LOS EXOPLANETAS, PERO TAMBIÉN SE PUEDE ATENDER, SIN APENAS COSTE, A HUELLAS QUE PODRÍA DEJAR UNA CIVILIZACIÓN INTELIGENTE>>
El carácter de mi marido era cada vez más agrio conmigo. Y no sólo conmigo. el bar perdió clientes. los empleados no duraban nada. ya era la tercera camarera que despedía en lo que iba de mes. Me dijo:
-Ea, maite. te quedas tú de camarera. te pagaré la mitad que a otras, y trabajarás el doble. es la única manera de tirar por el bar. lo tomas o lo dejas. si no ya sabes dónde está la puerta y aquí se acaba nuestra relación. klaatu barada nikto.
Me dio ese ultimátum a la tierra. y no tuve más remedio que aceptar si quería esforzarme en mantener lo que había construído a lo largo de una vida de entrega y dedicación. además mi pequeño Christian podía estar conmigo en el bar sin que nadie lo supiera (no lo pude escolarizar, me lo rechazaron de los principales colegios, así que yo le enseñaba las cosas de la vida. tampoco lo pude vacunar , pero no importaba porque los virus y bacterias poco podían con él al ser entidades demasiado reales).
<<'¿DE QUÉ TE SIRVEN TANTAS JOYAS? CUANDO TE REENCARNES EN UNA MORENA O UN BUEY DE MAR NO PODRÁS LLEVARLAS CONTIGO' , ME DIJO EL VENERABLE CURA CATÓLICO DE MI PUEBLO. NO LE FALTABA RAZÓN. >>
Entonces al empezar a servir cafeles y sángüiches vegetales en jornadas de 7 AM a 23 PM , noté un cambio de mi marido hacia mí. empezaba a darme palmadas en mis engrandecidas posaderas y a decirme pirópidos que me hacían rejuvenecer y latir mi corazón con fuerza.
y supe por una parroquiana entonces lo que todos ya sabían: Eduardo me engañaba con las empleadas. por eso duraban tan poco: las acosaba no sólo laboralmente.
se me vino el mundo encima: había dedicado mi vida a un amor y este me había traicionado. no podía perdónarselo. no. no debía.
con gran trabajo, enseñé a mi hijo imaginario a aplastar pequeñas frutas suaves, como mandarinas. mi plan era que Christian aplastase el corazón a Eduardo, y todo pareciese un episodio cardíaco...
Pero tampoco pude hacer eso. no me lo perdonaría. mi hijo nonato (se llama Christian Nonato) no me lo perdonaría, y sobre todo, las lectoras de au revista tampoco me lo perdonarían...
Fui a la iglesia civil y laica en la que nos habíamos casado. Le pregunté al retablo qué debía hacer. estuve horas allí, meditando qué hacer con mi complicada vida. ¿adónde se había ido mi juventud? ¿por qué no podía ser feliz? ¿es apropiado no dar regalo si el que te invita a la boda no es allegado a ti, y de todas formas no piensas ir ? y de cuestión en cuestión fui enredándome y dudando cada vez más y más...
<>
por eso vine a casa, me puse delante del móvil y decidí contar la historia de mi vida y enviarla, aún palpitante, a su revista (¡¡pues es mentira que estas historias las inventemos las redactoras de la revista, como dicen muchos!!). Para ver si lo veía, al escribirlo, mi destino un poco más claro.
pero también vi que era injusto enviarle la historia de mi vida sin darle un final, así que tras acabar de escribirla dejé transcurrir unos días antes de escribir el último párrafo.
y este es el último. decidí perdonar y seguir con mi marido, y llevar el bar juntos. al fin y al calvo ahora era yo su empleada y sólo podía engañar a su mujer conmigo. y me estoy acostumbrando a esta doble vida: es frío conmigo como marido, y hasta arisco y gritón, y en cambio es apasionado, cariñoso y romántico cuando soy su empleada (que es la mayor parte del tiempo). creo que podré llevarlo así. toda vez que yo tampoco le fui fiel al engañarle con Antonio, aunque fuese sólo platónicamente...
Pd.- he enviado a mi hijo Christian a que mire la reacción de cada una de sus lectoras (él puede desdoblarse y hacerlo así), y en el momento de que terminan de leer esta historia de mi vida, lo tienen cada una de ustedes justo al lado de su hombro, su cabecita junto a la suya , observándolas a cada una de ustedes, para venir y contármelo luego. Así que cuidado.
.<< AL FINAL FUI FELIZ, PERO A UN ALTO COSTE: EL DE HABERME PROSTITUIDO ANTE EL LIBIDINOSO REY DE FRANCIA. CON TODO, ¿QUIÉN SE ATREVE A JUZGARME SIN CONOCER ANTES LOS PELIGROSOS CAMINOS DE SU PROPIO CORAZÓN? >>

lunes, junio 11, 2018

RISARRABIA

RISARRABIA.

Mi mamá no me cree. No. Ni aunque se lo ponga por escrito y se lo cuente en el papel despacito y con calma. Suele ocurrir que se lo doy a leer, me sonríe, y luego dice: "¡ay, qué imaginación, cuánta fantasía hay en esa cabecita!". Y a mí me da entre risa y rabia. 'Risarrabia'. Rabia porque no me cree y se toma a broma algo que yo digo muy pero que muy en serio. Risa porque supongo que soy un poco bromista y no puedo evitar reírme de la situación de que no me crea.
Anteayer estábamos Julito -mi hermano- y yo haciendo el tonto con una pelota en la pausa de los dibujos. Mamá vino y dejó sobre la mesa del salón una bandeja con emparedados de nocilla y dos vasos de leche.
-mamá, ¿les has quitado los bordes? -dije, en una especie de pregunta que ya me contestaba yo mismo al hacerla al ver que no los había recortado.
-mamá, ¿le isado bod-deeeee ? - Julito me apoyaba, como me apoya en todo.
Mamá , que ya había vuelto a la cocina, dijo desde allí: "¿qué bordes ni qué bordas? ¡a merendar y a callar! Y no arméis jaleo, que me está empezando a doler la cabeza".
Asunto zanjado pues. El de los bordes, digo.
En la tele la pausa terminaba. Volvían Phineas y Ferb a lo suyo. Julito, no sé si porque es pequeño o porque es un poco pícaro o por una mezcla de las dos cosas, olvidó nuestra norma de que al terminarse los anuncios se acaban los juegos de pasarnos la pelota. Y me la lanzó fuerte mientras estaba subido en el sofá. Yo estaba medio de espaldas a él y no me la esperaba, así que no pude evitar el desastre: la pelota dio en una esquina de la bandeja, y los vasos de leche cayeron los dos al suelo con estrépito y manchando todo el suelo de blanco.
¡plonc, cataploc! . así sonaron. Y más fuerte. Y no se quejen si el ruido , aunque aproximado, no fue exactamente así, que Julito sólo sabe hacer el ruido de 'pum', y de 'pumba'.
¡¡Un estropicio!! Phineas y Ferb habían inventado una montaña rusa en el jardín de casa. Mamá - que le dolía la cabeza- nos castigaría sin tele y nos quedaríamos sin ver el final del episodio. Julito empezaba a llorar (seguro que más por quedarse sin la rica merienda que por el susto del ruido ni el sentimiento de culpa...)
-¿Qué ha sido eeee?
Había empezado a decir mamá.
"Eso" supongo que iba a decir. Pero ya nunca lo sabré de fijo. Porque lo hice otra vez. Sí, lo que nunca me cree mi madre , por bien que se lo explique con palabras. Ni aunque se lo cuente en un papel pensando mucho antes de escribir cada palabra y cada frase, los puntos y las comas.
Y volvió todo a como estaba antes. Antes del pelotazo. Me sentí mareado. Y cansado, como siempre me siento entonces. Es como subir a casa la semana que se estropeó el ascensor... No, no es como eso... Es como jugar al fútbol durante una hora... Pero sin sudar. No. Es un poco más que eso . Te cansas , te agotas, hasta te mareas un poco y te cuesta sonreír luego durante un rato, y hasta atender a algunas cosas. Es un cansancio mental y no del cuerpo.
El caso es que mamá vino otra vez... O sea, no otra vez, entiéndanme: vino LA VEZ PRIMERA, dejó la bandeja en la mesa del salón, y se fue a la cocina.
Esta vez no dije nada de los bordes. Y cuando vi que terminaba la pausa, me volví a Julito. Le pillé con una sonrisa pícara, la mano estirada hacia atrás, a punto de lanzarme la pelota como había hecho antes... .
-¡Julio! - así le llamo para regañarle, para cosas serias, sin el "-ito" - sabes que nada de pelotas cuando vuelven los bibus!!
Por toda respuesta, Julito soltó una risa nerviosa y divertida, dejó caer la pelota en el sofá con suavidad, se bajó del mismo como mejor pudo y "atacó" la bandeja de pan bimbo con nocilla mordiendo con gana un emparedado -y al hacer esto se le quedaron dos graciosas rayitas rectas de nocilla que iban de la boca a las mejillas- , para a continuación beber ruidosamente de su vaso de leche.
Cuando terminaron los dibujos, y Phineas y Ferb habían dejado todo como estaba antes de su megainvento , sin que sus padres se enterasen (y eso a pesar de la chivata de su hermana), y yo ya me encontraba un poco menos cansado, me fui hacia mi madre y traté de explicarle lo que había pasado. El desastre de la merienda tras el pelotazo involuntario. Y le expliqué mi habilidad de poder volver unos segundos- poquitos- atrás las cosas que estén cerca -a unos metros- de mí .
Mi madre se había echado porque tenía una de sus migrañas. Me dijo, en la penumbra del cuarto con la voz adormecida por el dolor y el calmante que se había tomado: "hay que ver, hijo, qué imaginación. Cuando seas mayor vas a ser escritor o algo así. Y ahora vete a hacer los deberes y cuida de tu hermano un rato, que tengo que estar echada media hora hasta que se me pasa 'lo gordo' del dolor "
Y me ocurrió lo de siempre cuando le cuento esto a mi madre, que me dio rabia porque no me creyese. Y un poco de risa también. ¡Risarrabia!.

sábado, septiembre 23, 2017

EL TRIENIO LIBERAL (relato hoygan)

EL TRIENIO LIBERAL (otro inquietante RELATO HOYGAN que les dejará en suspenso,... sobre todo en ortografía).
* * *
La relación entre Guerardo y Grabiela no pasaba por sus mejores momentos. Cinco años de matrimonio, pero ella se declaró hastiada. Por fin dijo, tras una relación desabrida y sin vemensia:
-Miguel Gerardo, yo llegada a este punto quiero probar un trienio liberal.
Él C sintió soprendido, y en un principio recibió la notisia con cautela, pero luego analisó el abanico de posibilidades:
- ¿qué le parese la Lupe, esa que va con usted a Pilatos, que apenas es una teen de trensas, y se le forman unos hoyuelos al zonreír bien ricos y la pendejita he visto que me pone ojitos de corderita degollada, así con la pupila cuadrada?
-No. No quiero ese tipo de trienio. ¿hacaso me,considera una per vertida? Por supuesto, hablo de dos hombres a mi dispocisión...
A Miguel Gerardo se le cayeron los huevos al suelo.
-oh, que estropisio, se me ha caído la compra de la impreción, no ha quedado un huevo sano.... ¡Bandida! ¿Sabe que ese tipo de trienios los prohíbe la Iglesia, y la virgen María puede resultar vejada por dos afroamericanos brutos si lo llevásemos a calvo?
-Déjece de cuentos: nuestra relasión llega a un punto muerto, hemos probado todo sin resultado. Intento salvar nuestro martimonio al suherir eso. Así que busque a nuestro partener: alto, huapo, y sin evidenciar enfermedades, ¡o llamaré a mi primer novio, bien sabe que lo haré!.
-no, Grabiela, no sea cruel! ¡Me pondré manos a la obra, por el amor de Dios, no llame a Walterio!.
Walterio había sido la primera pareja de Gab: alto, argentino, irrecistible, provocó el despertar sexual de la muchacha. Amante fogozo, insuperable, algunos de los orgasmos de la joven fueron tan intenzos que provocaron alteraciones en el campo geomagnético, según registraron por entonses científicos brasileños. No en vano Walterio era ingeniero psicoanalista y medallista olímpico , oro en sexo hetereo en Disney y Atenas. Aquella relación se había rroto porque ella no podía seguir al bolcán bonaerence. No existían por aquel entonces cremas íntimas lo sufisientemente lubricantes. La ciencia de los polímeros es de lento desarrollo desde los años 70 para acá. Cea como fuere, Miguel Gerardo no podía competir con aquel campeón del amor. Sería como si hubiece peliado un simple mortal contra el mismísimo dios Apolo XIII.
Gerardo se puso a buscar. No quería perder a su espoza. La amaba sinceramente. Por eso era muy doloroso tener que buscar a un antagonista, una hipotenusa más del triangulo amoroso. Pensó en un compañero de oficina suyo, Arnoldo Sánchez, pero algo le hiso sospechar que en la partida multijugador que se avesinaba, aquel tipo no querría formar parte del equipo asul, y haría de la arena un campo de batalla sin aliados. Descartó a Arnoldo, con un escalofrío.
También penzó en lupita, la adolecente de las trenzas, que convenientemente disfrazada de hombre... No. Estaba sin ideas.
Por aquel entonces se pasó a visitar a un amigo fízico nucliar con el que mantenía una partida de ajedrez por correspondensia desde hacía años , un tipo que se paresía a jeff goldblun y que vivía en un lovet del centro.
Como tenía cierta confianza con él, le expuso el problema.
-ya deje de llorar nomás - dijo el sabio- pues tengo la solución para usted. ¿ha pensado en hacer el trienio siendo usted dos incógnitas de la ecuación? , su amada esposa podría ser un sánwich con dos panes iguales, por lo que técnicamente no habría pecado ni nada que le incomodase a usted.
-creo que no le cigo.
-hablo de la duplicación cuántica, por cupuesto. ¿ha oído usted hablar de la paradoja de Téslar?
-ya sabe que soy conductor de Yúber y...
- una partícula cargada positivamente se va a la Luna. Su hermana pequeña se queda en la Tierra. Se produse un ataque alienígena y ambas mueren, pero una de ellas continuará pulsando durante cierto tiempo y ninguno de los gemelos ciegos de la caja podrá saber cuál de las dos partículas era, ¿comprende ahora?
-no... Yo...
-¡en realidad son las dos!
-¡ah...!
-no ponga esa cara. Introdúzcase en esta cabina ciega, escaniaré su estructura molezular en unos 5 minutos mediante destellos protónicos, luego una copia exacta a usted saldrá por aquella otra cabina de allí, y podrán los dos felices ir a darle a su esposa todo lo que se merece, y un poco más. ¿Cómo lo ve?
-oh, eso sí lo he entendido, suena bien!! Hágalo!! Serà mi clon. No creo que la Iglesia tenga nada contra el sexo de ese tipo, y mi mujer estará doblemente contenta!!
-para que usted no reciba impresión sipcológica desagradable al ver su copia exacta, le pondré un pazamontañas a su copia, ¿qué le parece?
-oh, piensa usted en todo, profesor...
-y luego de hacer sexo con ella, regresen ambos aquí... Pero usted regrese un poco más tarde , porque al primero que venga ¡lo acecinaré!
-oh !! Por qué así?
-es una copia, un sobrante , por motivos de leyes fundamentales, no pueden mantenerse en la misma época ambas durante mucho tiempo ... Lo ahogaré en aquel tanque transparente de allí, lo ve?
-está bien... Zupongo. Llegaré un poco más tarde que mi primo para no rezultar asesinado por un sabio cabrón... Perdón.
-no pasa nada. Ahora, a la cabina.
Todo se hizo conforme al profesor Haussen dijo. Cinco minutos de espera en la primera cabina sufriendo segadores parpadeos. El clon cuántico de Miguel Gerardo saliendo de la segunda cabina convenientemente embozado. Una carta del profesor:
"He tenido que irme por una emergencia sientífica. He comprobado que su clon no tiene capacidad de habla, aunque puede escuchar y en lo demás es igualico a usted. Ahora vayan con su esposa. Por razones teóricas, le sugiero que deje al clon el ánodo de su esposa mientras usted puede estimular el cátodo"
Y fueron ambos a la casa de Gerardo Miguel. Este fue contando al clon que utilizarían profilaccis en las relaciones , para que su esposa nos e quedase embarazada y dieran lugar a una paradoja, pues de suceder eso ¡ambos serían los padres de sí mismos!.
Gab se puso bien contenta con aquello. Cuando los tres estuvieron desnudos y con juegos preliminares, Miguel Gerardo no pudo menos que admirarse de los misterios de la psique : la baja autoestima es un espejo sucio que refleja mal a uno mismo. Su clon , fiel reflejo suyo libre de filtros perceptivos negativos, poseía un cuerpo musculozo y sano. Incluso su pene se veía más grande y con dos eróticas venas en forma de F que Guerardo era incapás de apreciar en el suyo, tan apocado y violàceo. En la nalga derecha del clon se veía un tatto: "¡Hasta la victoria siempre!", que Gerardo no recordaba haberse hecho... Pero quién sabe...
¡Lo importante es lo que disfrutaba Gab!. No recordaba haberla oído gritar así desde que se diera aquel tremendo golpe en la espinilla haciendo patinaje .
Miguel Gerardo en cambio no disfrutaba nada y se sentía violentado... Recordó el testimonio de su padre sobre el sismo del D.F. en el 86: "la viga maestra bajo la que me refugié se meneaba tanto, que me golpeaba sin compación, me dejó el cuerpo todo magullado y lleno de cardenales". Así se sentía Miguel Gerardo, todo magullado y golpeado por la impetuiosidad de su otro yo...
Tras un par de horas de desigual placer, el paralelepípedo amorozo se deshizo... Miguel Gerardo llevó a su clown- quien no se había quitado el pasamontañas en ningún momento- al laboratorio del doctor, pero buscò una disculpa -dijo que tenía que buscar parqueamiento- para llegar más tarde.
Mientras aparcaba su carro, no pudo evitar sentirse culpable: arriba estaban asesinando a su otro yo. Creyó percibir el sentimiento de alarma y dolor que disen que sienten los gemelos cuando uno de los dos prueba un kebab.
Cuando subió al loft de su amigo, encontró a este tirado en un sofá, terriblemente cansado: su emergencia médica había sido de aúpa, no había parado de recomponer moléculas hasta ahora en uno de los laboratorios de la UNAM.
Miguel Gerardo se acercó al tanque de agua donde se podía ver un cuerpo flotando dentro. Sus tripas se contrajeron al mirar: el infeliz que estaba dentro mantenía puesto el mismo pasamontañas, pero su cuerpo había cambiado y perdido entidad. Ahora era simplemente una cosa inerte. Lo que hace nada estaba vivo y disfrutando de plaseres, paresía ahora un muñeco sin alma, un delgado y pálido maniquí.

miércoles, agosto 02, 2017

ocho alcaldes en busca de monitor

Tó empezó porque en Argandilla pusieron una escuela de música, y a los dos meses en Hinojosa de Los Caños, van y abren una cineteca pa la mocedad, que es como un cine pero del Ayuntamiento. Y dije yo: "hay que hacer algo u nos quedamos atrás"
Y a mi mujer le gusta eso del teatro, de cuando lo echaban en televisión hace la tira de años: lina morgan, quique camoiras, juanito navarro... Y me dice: "ea! Qué te aparece una escuela de teatro pa la juventú de Badalona de este pueblo? Qué bonico que aprendan papeles y hagan tres o cuatro obras al año. Una, pa Nochebuena, otra pal Corpus, otra pa las fiestas del pueblo..."
Me convenció, y en el pleno monicipal aprobamos arrecondicionar un local que hizo de granero mancomunitario allá cuando Prim tocaba la corneta, y adecentamos un escenario y unos asientos que no hubo más que hablar. 8000 erios de broma, que paece que no, pero pa un municipio pequeño como este...
Inauguramos en una cena, vino la televisión autonómica. Vino esa presentadora tan maja que paece salida del jóliwu... O de más allá. La llamé guapa y reguapa varias veces, que estaba pa comerla a besos sin empujar con pan ni nada, la dije . Mi mujer salió más hermosa con un vestido que le compré, que quitaba el sentido. Hasta lentejuelas le puso. Y eso que tenía sus dudas cuando lo estàbamos comprando:
-Ambrosio,,si me compro el de lantejuélidas, ¿no reflejarán los focos en ellas y daré mala imagen en la televisión? Acuérdate aue van a grabar por la noche, y esas cámaras traen unas focos que ríete tú del farolo gordo de la Plaza la Fuente...
-pon lentejuelas, mujer, que hoy tienen filtros y càmaras muy modernas para que no haya brillos. Y si tienes que brillar , brilla y deslumbra a toda la provincia y a España entera!! ¿qué vale el de lentejuelas, 200 euros màs? Pues con más razón, llevas ése y no se hable màs. Me da la gana a mí que luzcas como la señora que eres. Punto pelota.
Un éxito pal pueblo la nauguración. Pero luego, qué? Metimos allí a los chavales en el local a que lo pasaran bien y aprendieran ... Pero no hacían nà más que jugar a las cartas y a los pokemon, y beber cocacolas y comer pipas. Yo les dije el discurso de: "queréis conseguir la fama, pero la fama cuesta" , pero ni puto caso me hicieron.
Otra vez mi mujer, que si no fuera por ella yo no sería nada:
-convoca una plaza de profesor de teatro, y que les dé clase 2 horas al día, a los pequeños y a los grandes. Dile que haga obras de teatro que estén a bien con tu partido, que él sabrà cuáles son, y hala.
Y eso se hizo. Vino un muchacho joven, que estaba muy preparao. Tenía una carrera de no me acuerdo qué, y luego la de una Escuela de Arte Dramàtico. Y poco le pagamos, que estaba sólo un par de horas al día, y estuvo conforme.
Pero ya empezó a calentarme los cascos casi desde el primer día.
Pa empezar dándoselas de listo: que si Lope, que si Calderón, que si Valle, que si Chéspir, que si Molier... Y luego que fue mi mujer a hablar con él pa que pusiera a nuestra nieta de princesa, que para eso se le colocó donde se le colocó y se le dieron facilidades. Y a mi nieta ya llevaba ella el disfraz de princesa comprada, que el muerto hambre ese no tiene que comprarle nada.
Pues que no, con sus dos cojones dice el señorito universitario que no, que era una obra fácil, el Enfermo de Presión, de Molier creo que dijo, una comedia, y que no había princesas... Y vino mi mujer llorando. Y tuve que ir yo allá y ya le di unas voces y lo llamé muerto de hambre, y si no había princesa, ponía él una princesa en la obra por mis cojones, para que mi nieta -que es un àngel- pudiera lucir el disfraz de 350 euros de princesa japonesa de un videojuego que le gusta a ella mucho, con la varita que hubo que comprarla aparte...
Me ve bastante sulfurao, se acojona el señorito wue ni media hostia tiene, y me dice que mirará de ponerla de asistenta del doctor y promete que el traje de princesa se verá bien en la obra. Como esto es lo que quiere mi nieta, me callo y me siento a verle un poco entrenar a los chicos.
No hacen flexiones ni los lleva a correr ni nada, ni gimnasia en el sitio. Sòlo es repetir frases pegando voces. Le digo que mi nieta no la obligue a pegar esos chillidos , que no la quiero que coja faringitis. Me dice que muy bien. Es un blando. Lo tengo en un puño, como suele decirse.
Pero entonces están entrenando , y le dice al que hace de enfermo, que estaba allí echado en una cama de decorao: "ahora es cuando te incorporas , rompes la cuarta pared, y dices el chiste que ensayamos antes".
Entonces me levanto del asiento, llamo al chico del Manolo y la Prudencia, que es el que hace de enfermo, y le digo en voz muy alta pa que me oiga el "figura", que allí de romper paredes nada, que aquel local había costao 8000 euros el rehabilitarlo más casi 300 que se pagan de seguro, y que está todo como unos chorros de limpio y de nuevo. Le digo pa acabar, en voz muy alta como hacen ellos, que el que rompa allí algo le rompo yo la cabeza. Y punto pelota.
Y me fui y no quise volver a los entrenamientos ni nada hasta el estreno, porque a ese bachiller de hablares finos no lo trago y me lo tengo aquí atravesao en el pescuezo como una espina de pescao. Por eso, cuando está el teatro hasta los topes, con el pueblo entero allí, y yo en primera fila con mi esposa pa ver a nuestra nieta lucir loca de contenta su disfraz comprao en el japón por internez; por eso cuando me viene el míster con esa sonrisa de bobo asustao, tó nervioso, y me va a estrechar la mano y me dice:
-hoy...hoy es el gran día, ¡mucha mierda, señor alcalde!
La puñá que le di en toa la cara y la patá que le di donde no tenía que dársela fueron pa verlas y contarlas a los nietos. ¡Pa mierda la que habrá en casa del señoritingo muerto hambre ese!

Flípter Monagut

Flípter Monagut. --> llegó al mundo de forma aparatosa. En el Hospital estrenaban un aparato nuevo, unos fórceps automatizados, y el obstetra no estaba muy ducho ( deprimido, no se bañaba desde que lo había dejado su mujer). El caso es que los fórceps provocaron en Flípter una lesión en las zonas "parientales" de su cráneo. Y eso hizo que no pudiera reconocer nunca a sus parientes. Y como creció siendo un muchacho bondadoso, cada vez que un gitanillo le decía: "ay, payo, dame un leuro", Flípter se lo daba, porque pensaba que podía ser primo suyo o hermano, o cuñado segundo por parte de madre.
Así que siempre tuvo poco o ningún dinero en el bolsillo por este motivo, y siempre intentó colarse en bodas y parrilladas ajenas porque pensaba que podían ser de familiares suyos. Su generosidad y cercanía con todos no se vio recompensada, más bien al contrario: sinsabores, palos, estafas, bancarrotas. Murió a la edad de 67 años , en 1989, de una paliza de los guardaespaldas-amantes de Madonna, al confundirla con una sobrina suya y acercarse a saludarla y darle dos besos.
Hay una estatua en su honor en las Ramblas de Barcelona. "Al pariente desconocido", reza en el pie. El escultor, mal artista, le puso un paquete desproporcionado . se cuenta que los turistas extranjeros le frotan el paquete a la estatua antes de irse de prostitutas locales, por la superstición de que así la fuerza les acompañará. El hecho es que está toda la estatua oxidada en verde y llena de cagadas del palomo, menos el paquete que reluce como el pomo del cuarto de la tele.

¿cu-heces o enriqu-heces?

-doctor, mis heces salen suculentas, y en forma de plato de la alta cuisine, bien presentado y demás. Qué me pasa?
-eso es bien raro... ¿padece algún tipo de enfermedad mental?
-no, se lo aseguro. Sólo estoy preocupado por esta rareza de mis tripas.
-está bien. Deponga (su actitud) en este pequeño recipiente de plástico mañana en ayunas y tràigalo a la consulta, para examinarlo en el laboratorio.
DOS DÍAS DESPUÉS.
- Y bien, doctor, ¿tiene ya los resultados? ¿tengo cáncer de hígado o algo peor, verdad?
-no, mire, el análisis de los "boletus con langostinos à la caramel" que usted afirma que son sus heces, ha sido poco concluyente. Ahí le van cinco tuppers más voluminosos para que evacúe (la población) en ellos.
-pero oiga, que cada tupper trae escrito un día de la semana: desde el "lunes", hasta el "viernes".
-sí, es que sábado y domingo suelo comer fuera. Usted hágalo, y congele cada tupper y me los trae todos cuando los tenga, no vaya a ser grave eso que tiene, eh!
"Se apareció la Virgen en medio de la ciudad, en lo alto del cielo. Su silueta, recortada por los edificios más altos, era inmensa y formada por una deleitosa luz muy blanca, de la palidez de los rayos que rasgan las nubes tras una larga lluvia otoñal.
Una señora a mi lado hincó las rodillas en el suelo (con tanta violencia que pude oír un 'croc' saliendo de una de ellas). Mientras lloraba, mirando embobada el cielo , se puso a recitar una Salve.
Entonces los ojos del ser que se alzaba sobre la ciudad se volvieron rojos; y su gesto, furibundo. Llamas gigantescas comenzaron a brotar de puntos distantes de la ciudad como por ensalmo. Parecían gigantescas explosiones de napalm. El fuego devoraba barrios enteros.
Desde entonces todo fue caos, destrucción, y muerte."

Ese testimonio corresponde a Madrid, pero la Virgen o el Niño Jesús han asolado también la ciudad de México, Buenos Aires, París, Roma. Shiva ha destruido Nueva Delhi. un gigantesco Mahoma ha "coventrizado" Abu Dhabi . el Yahvé más justiciero ha destrozado las principales ciudades de EEUU. ¿Cómo responder, cómo defenderse de estos ataques? La Comunidad Internacional dice que es imposible defenderse del Castigo Divino. El Secretario General de la O.N.U. ha pedido hacer plegarias a toda la población mundial, según la religión de cada cual. "Tenemos que volver a ponernos en comunión con lo sagrado. Hemos olvidado los valores del respeto a la pureza de las creencias", afirmó.
A última hora de la tarde de ayer, un astrónomo del IAC , se puso en contacto con nuestro periódico para referirnos que en su opinión el Castigo Divino ha sido una gran idea, que ningún país de la Tierra respondería así al ataque. Dicho astrónomo acompañó de archivos su correo electrónico. Uno de los cometas que en su largo curso por el Sistema Solar están pasando cerca de la Tierra tiene una masa ligeramente mayor de la esperada , dados su volumen y composición. "El modesto cometa ha sido el caballo de Troya, se acompañan datos que refuerzan mi tesis; detrás de él , ocultándose a nuestra vista, encontrarán los monstruos que se disfrazan de dioses" , escribió.
" Nos sentaron cerca de un acuario en el que cinco o seis langostas y algún buey de mar esperaban, adormecidas por la escasez de oxígeno de la viciada agua, el momento en que algún comensal demandase se hiciera efectiva la pena de muerte a la que habían sido condenados, sin más delito que el de resultar suculentos para nuestra especie primate.
>> los ojos de mi acompañante tornáronse un poco más tristes cuando me señaló la situación de aquellos no pequeños crustáceos. Formaron sus labios un tierno puchero, y con voz casi de niña dijo:
-¿ no te dan pena?
-Ciertamente -dije-, y si esos feos bichos acarician la fibra de nuestros nervios es por analogía, por cercanía con nuestra situación. No, no pongas esa cara de extrañeza. ¿no vivimos nosotros dentro de los límites de un paralelepípedo como ése, dentro de un espacio y un tiempo que nos limita y no podemos traspasar y de la que no salimos sino para morir? Más aun: ¿no hay también una pecera similar que limita igualmente el esfuerzo intelectual del individuo y nuestra imaginación, siempre finita?
>> Ella arguyó el manido tópico verniano de la humana imaginación, sin límites ni fronteras. Pero pronto callamos ambos. El camarero llegó y nos sirvió el primer plato.
Se trataba de una excelente sopa de marisco."
Trifón Cármenes (1851- 1928) , Cuentos de la Estrella Errante (1923)

EL AMULETO

-Papá, tengo recital de piano, y creo que no voy a ser capaz de salir delante de toda esa gente. Simplemente no puedo.
-¿cómo no vas a poder, niña? ¡Si tocas como los ángeles!
-sí, pero estarà tooodo el instituto, papá. Fracasaré. Meteré la pata. Lo sé. No hay remedio. ¡Las manos se me volverán de mármol y martillaré las teclas como una foca que aplaude y todo el mundo se pensará que soy tonta! Se me caerá la partitura, o me olvidaré de todo lo que sé, o me tropezarán los tacones al ir a sentarme, de los nervios... Haré el "ridi" como una estrella de cine mudo que mete la pata en todo y tropieza con todo, ¡sabes que me pasa cuando me pongo muy nerviosa!...
-¡vaya, vaya!. Un caso grave de inseguridad adolescente... Ante situaciones desesperadas, medidas desesperadas. Te diré lo que vas a hacer. -el padre fue a la estantería, apartó dos o tres libros y de un oculto hueco sacó un ovalado paquetito envuelto en papel color cartón, como el que usan en las ferreterías, y atado con dos cuerdecitas cruzadas-. Vas a llevar contigo este paquete. Te dará confianza en ti misma. A mí me ha funcionado siempre. Pero no se te ocurra desenvolverlo, ¿ok? Si lo haces, perderá su poder...
-gracias, papá! -dijo la adolescente entrando en el juego, abrazando a su progenitor y dándole un beso- ¡qué bueno eres! Con tu regalo me irá mejor.
* * *
El recital fue un éxito. la joven se atrevió incluso con la pieza más difícil de su repertorio, y su ejecución fue admirable en todo momento. Encandiló a alumnos y a profesores.
Cuando volvió a casa, dijo a su padre:
-todo ha ido fenomenal. Fui la más aplaudida. Más que el grupo de rock de último curso, ¿puedes creerlo? Una pena que mamá y tú no hayáis podido ir... Y , ¿sabes? Tengo la sensación de que he podido hacerlo gracias a ese paquetito que me prestaste... Pero no soy ninguna tonta. Supongo que ahora lo abriré y me encontraré dentro una fruslería, algo sin importancia, y eso significará que todo lo he hecho yo con mi autoconfianza...
-eso es ... Ahora devuélveme el paquete, y mejor no lo abras...
-me pica la curiosidad, ¿en serio no puedo abrirlo?
-no, devuélvemelo...
-¿qué es? ¿me dirás lo que es al menos?
-es un... Bueno, un regalo de un jeque jordano... Antes de conocer a tu madre, ya sabes que estuve en aquel país unos meses ayudándoles con una autovía. La historia ya te la sabes... uno de los niños del jeque se golpeó la cabeza y yo le di los primeros auxilios... El poderoso señor quedó agradecido y me dió eso. Es una figurita de arcilla, sin más.
-jo, quiero verlo.
-no. es bastante feo, déjalo así.
-¿y qué representa la figura?
- Se trata de un dios menor mesopotámico, muy antiguo. Su influencia no es muy poderosa, pero ayuda en los pequeños asuntos humanos. Pero, qué más da..., ¿Has conseguido lo que querías, no?.
-sí, ojalá mamá y tú hubierais estado allí, y no os hubiera surgido ese compromiso de última hora.
-qué se le va a hacer, pequeña. En Navidad sí que te veremos. Prometido.
* * *
Pocas cosas pueden acicatear tanto la conducta humana, curiosa por naturaleza, como el afán de resolver un enigma, por pequeño que sea. ¿ qué había en el misterioso paquete? Lucía daba vueltas y vueltas en la cama. Eran casi las 3 A.M. y aquella noche aún no había podido dormir un sueño, ni aunque fuera uno nervioso y ligero.
Bajó en pijama a la cocina. Al pasar por el espejo del pasillo una joven despeinada la miró con malhumorada y ojerosa cara. Una vez en la cocina se sirvió un vaso de leche y 4 galletas de chocolate. Con gran método, las fue mojando en la leche y comiendo despacito. El gentil príncipe de la caja de galletas le hizo pensar en el príncipe que tal vez se escondía en el paquete envuelto en papel y cuerda.
-Al diablo con todo- dijo.
Se levantó y fue al salón. Apartó los libros que antes había apartado su padre ( "qué casualidad -pensó- son los dos libros más aburridos de la casa, los que no se me ocurriría ojear ni sonámbula: uno es el Discurso sobre la Ley agraria, de Jovellanos; y el otro es un voluminoso estudio comparativo sobre las Constituciones hispanas del siglo XIX, publicado por la Universidad de Oviedo.")
Se puso de puntillas y alcanzó un envoltorio... Pero no era el paquete... Era simplemente un papel envuelto, doblado un par de veces sobre sí mismo. Era una carta manuscrita por su padre. Decía así:
"Mi preciosa Lucía:
Sabía que volverías a por el paquete y querrías desenvolverlo. Lo he cambiado de sitio y puesto a buen recaudo. No podrás por tanto, encontrarlo. Deja de buscarlo, pues te disgustaría el encontrarlo. Es una figura muy, muy fea, créeme. Y no es de arcilla como te dije, sino de otro material más inquietante. Creo que es algo más que un amuleto, y es (quiero decir, fue) verdaderamente un pequeño dios doméstico que acaso favoreció a algún rey babilónico. Tú has visto que funciona... El insomnio que con toda seguridad hoy padeces no es sino fascinación por el prodigio que sospechas real. Pero déjalo ahí. Funciona, pero no lo comprendemos. Es un dios pequeño y que atiende a plegarias humanas..., pero es un dios. Sus motivaciones no son las nuestras. He sido ayudado por él en tres ocasiones, pero supongo que lo que llamamos azar no puede domeñarse con facilidad... Y creo que para el dios tú ganas lo que otros pierden... Te vi desesperada , y te ayudé. Y si nos vemos perjudicados en el futuro por una desgracia o una enfermedad, quizá podamos acudir a él de nuevo.... Pero no hay que molestarlo más. Olvida este asunto y duérmete. Llévate el libro de Jovellanos que acabas de apartar y verás qué pronto te duermes."
Lucía estaba asombrada -asustada más bien- de lo que había leído. Su padre la embromaba. Le gastaba la broma más ingeniosa y elaborada que alguien podría gastarle nunca. Eso era . Eso tenía que ser.
Volvió a la cama. Y aunque las galletas Príncipe con el vaso de leche suelen ser en ella un remedio sedante infalible (incluso si una ha consumido varias tazas de café para estudiar media noche para un examen), tardó mucho en dormirse. No lo hizo hasta que faltaba muy poco para que sonase el despertador.
En aquella madrugada de insomnio que sucedió al recital, pensó en cosas extrañas. Cosas que durante el día no tendrían solidez ni sentido, o que olvidaría sin más.
Pensó que sus padres no habían ido a verla al recital no por ningún pésame ineludible de última hora, sino por otro motivo que con su imaginación intentaba aprehender.
Pensó en una conversación de whatsapp con una amiga suya: el padre de Pelayo, el chico que le gustaba a esa amiga y que era el guitarrista de la banda de rock que había actuado después de ella, se había sentido bastante indispuesto durante el recital... Una arritmia o una taquicardia o algo así. Había tenido que ir por urgencias, y estaba pasando la noche en el hospital. A la mañana le darían el alta.
Y pensó también en las preguntas indiscretas -medio en broma- de los amigos de la familia, sobre cómo un tipo tan bajito y poca cosa como era su padre había conseguido enamorar al "bellezón" que era su madre.
Por último, y justo antes de caer el velo del sueño, pensó cómo sería la forma de la figura. E imaginó un pequeño ser de cara maligna y lujuriosa, negro como el carbón, arrugado. "-¿De piel de cocodrilo envejecida por el paso de los años? -no, es algo más terrible... -¡Madre mía! ¿ estaba hecho entonces aquel ser de piel humana? -¡ojalá fuera eso, Lucía, pero es mucho más terrible! No sigas suponiendo... -Oh, ya sé qué piel es... He dado con el secreto: en realidad ÉL mismo me lo está susurrando... No, no quiere hacernos daño, será bueno con nuestra familia, pues le caemos bien, aunque no lo sea con los extraños... El ser me susurra... Que es su propia piel, pues es un dios -un pequeño dios- y que ESTÁ VIVO, aunque tarde decenas de años en moverse y semanas en latir su corazón, está vivo. Dice que me duerma tranquilamente pues vela por mí, y lo hará siempre."

Octavia Alacrán

La primera vez que descubrí que las rosas tienen espinas fue en mi adolescencia, cuando fui a besar a aquella chica , Octavia, y me clavó su aguijón de escorpión.
¡Por eso llevaba siempre faldas tan amplias y que llegaban al suelo, para cubrir sus 8 patitas y su aguijón! Por eso en el pueblo llamaban a su familia "los Alacranes", y no por maldades que hubieran hecho cuando la Guerra Civil. Por eso se asustaba tanto Octavia cuando la profesora decía en clase "¿qué hacéis, mirar las musarañas?" ¡las musarañas, depredadores de los alacranes, le daban miedo!.
Estuve malo durante días, con fiebre alta, sin poder moverme de la cama, como si me hubiese dado una gripe terrible... El médico decía a mi madre: "¿ha comido el niño algo en mal estado? ¿se habrá tomado accidentalmente algún medicamento? ¿le habrá picado una víbora o mordido cualquier otro animal?"
Yo a todo decía pesaroso y triste desde la cama, que no. Ni por un mundo hubiera desvelado el secreto de Octavia, que bastante tenía la pobre con ser mitad niña, mitad escorpiona. además, yo había tenido la culpa.
Al cuarto día ya me encontraba mejor; como tenía poca fiebre, mi madre me dejó levantarme de la cama y estar en el salón, entre mantas, viendo la tele. Por la tarde dijo, tras contestar al timbre de abajo:
-está ahí la niña de los Alacranes, que viene a traerte los deberes.
Y al minuto llegó Octavia, con aquel caminar raro suyo (movía los brazos simulando el paso humano, y para imitar el sonido del zapato , me imaginé que golpeaba con dos de las patas de cada lado, con la última articulación doblada para que se acoplase con el suelo, como el calzado. De ahí el ruido de taconeo... Parecían tacones, pero ahora que sabía el secreto, me daba cuenta de que eran taconazos de un tenue eco quitinoso y desagradable).
-¿vienes a...? ¿Vienes a...? - "a matarme", no acertaba a decir.
-vengo a traerte los deberes. Dimos estas lecciones, te las he pasado a limpio... Los de mates, aquí los enunciados, y en las hojas amarillas las soluciones.
-Gra.. Gracias.
Tan azorado como estaba yo por la debilidad de mi "gripe" y por mi miedo que no había reparado en el azoramiento de ella: la pobre estaba colorada de pura vergüenza, como si su madre la hubiera pillado fumando o haciendo cualquier otra picardía.
-¿te encuentras mejor? -acertó a decirme.
-sí, sí... No es nada... Una gripe fuera de temporada.. El médico dice que son entonces peores...
-y el...? ¿La punzada del brazo?
-oh, ni se ve ya... Un alfileretazo apenas... Se confunde con una espinilla, como tantas que tengo.
-yo... Yo... Lo siento... Yo...
Comprobé que mi madre estaba lejos, en la cocina, e interrumpiendo a la niña, le dije en voz baja:
-¿por qué eres medio escorpiona, Octavia?
- por... cosas de familia. Mi abuela también lo era. Y la suya. Entonces era más fácil ocultarlo, porque las mujeres vestían siempre más ropa... Yo quiero aprender mucho, e ir a la universidad, aprender el método científico y averiguar por qué soy lo que soy. Eso haré. ¿Has dicho a alguien que te piqué?
-no... Bien merecido que lo tenía, ¿no?
-eres bueno. Si mañana no vas a clase, vendré a traerte más deberes, ¿te parece bien?
-sí, sí... Perdona, octavia, me caigo de sueño. Y es que me da la modorra tan rara de esta gripe... Necesito dormir un par de horas , y tendré pesadillas, sueños rarísimos. Es así.
-jooo, lo siento - creo que dijo ella: porque antes de tres segundos yo ya estaba más que dormido.

jueves, junio 22, 2017

10 prospecciones de futuro

"10 prospecciones de futuro" (artículo extraído de la revista de divulgación científica El Inqueridor Mexicano, y en el que se predice en base al conocimiento actual cómo será la vida en la Tierra en 2117 ).
1 - la población se mantendrá joven gracias a la baba de caracol. --> la tecnología de las babas de caracol, el descubrimiento más importante de América Latina y que sigue asombrando al mundo, traerá un futuro en el que los seres humanos no aparentarán tener más de 25 años. Cuando se alcance dicha edad, subirán flotando hasta un láser en el que morirán exterminados.
2.- los senos de las mujeres serán perfectamente movibles y retráctiles. --> Celio Buendía, profezor del Instituto Mexicano de Estudios Sénicos e Incestuales, nos explica que en el mañana las mujeres jóvenes podrán mover sus cenos a voluntad , botarlos en el sentido que quieran, e incluso ayudarse con ellos para resolver las tareas domésticas. Se logrará gracias a la electroestimulación del músculo senoidal y a un pequeño implante con un chip decisorio autónomo. Es una de las razones por las que se prevee que las mujeres llegarán a ser superiores al varón." Los pechos -explica Buendía- podrán incluso intercambiar información uno con el otro, estableciendo una comunicación a través de los pezones por radiotelegafría. Las mujeres los moverán al pasearse por la calle en pequeños botes sincrónicos, para captar la atención de varones y de mujeres feministas"
3. El cambio de ropa interior será menos frecuente. --> si el lector considera como nosotros un engorro el tener que cambiarse los boxers una vez a la semana, olvídese. Norman Gregunt, del Instituto de Técnicas Indolentes de la universidad de Ayogua, adelanta que el metabolismo del ser humano será más lento, así que nuestras secrecciones también lo serán, eso significa menos malos olores y manchas orgánicas en el algodón. La metafísica y el psicoanálisis parecen conducir al mismo punto en la prospección. El peoblema de los espárragos estará aún lejos de solucionarse.
4. Se descubrirán nuevas vías sexuales. ---> esto nos parece difícil de imahinar. Pero, ¿se imaginaba hace sólo unas décadas, en los años 70, que se podría practicar sexo de forma tan variada y pecaminoza como ahora? No, el sexo era rudimentario y estaba por inventar. Físicos y Fisiólogos del sexo inventarán nuevos placeres para beneficio de la especie humana. Las modernas visiones y mentes abiertas de los doctores psicoanalíticos consultados coinciden en ello.
5. El pollo sabrá a jamón, y el jamón a pollo. --> no se admire tanto: ya ha ocurrido con anterioridad. Los valores cognitivos del cerebro rotan cada 10.000 años, debido al cambio de orientación de ciertos circuitos cerebrales . se calcula que la próxima rotación está a punto de producirse. Su tararanieto disfrutará tanto como usted de la comida, pero él llamará pollo al jamón y viceverza. No se asombre. Al fin y al calvo, como ya dijera Stephen King "todo es del color del cristal conque semira".
6. No será delito la relación homosexual. --> en algunos Estados de méxico habrá cambiado tanto la moral respecto a la actual, que el hecho de que dos o más hombres mantengan una relación amoroza, ya no implicará la muerte en la hoguera y el desmembramiento del cadáver para advertir al turista. Simplemente será socialmente repudiado pero sin (apenas) violencia. Las relaciones feministas (sexo entre dos mujeres) aún tardarán 200 años más en ser admitidas.
7. La gente que se muera con antelación, podrá volver a la vida. --> imagine la situación: quiere asistir a la boda de su hija o a la graduación de su hijo, pero un atracador le asesina en plena calle para robarle el paquete de kleenex y ya no puede ir. Nada más habitual. En el futuro las técnicas vudúicas estarán tan avanzadas qur el chamán del pueblo podrá levantarle de entre los muertos y usted acudir al evento. Eso sí, llévece varios paquetes de kleenex para no babear demasiado durante la ceremonia: se ha demostrado que la inteligencia tras volver de la muerte equivale a la de un lobotomizado, o a la de un profesor de Enseñanza Obligatoria en nuestro país.
8. Los aliens paracitarán algunos cuerpos. --> la relación será cordial y mutualista, pero algunos varones serán parasitados por aliens. Escogerán aquella parte de nuestro cuerpo llena de tejido cerebral y bien irrigada por enormes arterias: el pene. El aspecto de dicho órgano parasitado será el de un glande con vivos colores ondulantes y pulsantes , un arcoiris de irregulares ondas no-lineales que entusiasmará a las hembras humanas, que decearán poseerlo para degustar su sabor a gominola. La relación es mutualista porque el varón humano se ve beneficiado al seducir a un mayor número de hembras, y estas propagarán al parácito, así que éste también resulta profiterado.
9. Los seres humanos contaremos mejor. --> quizá el exceso de azúcar y alcohol, quizá un sistema educativo poco provechoso, el caso es que parece bastante cierto que los seres humanos no contamos bien. Michael Syndrome, del Rincón para Estudios Ufológicos y Chákricos de la Universidad de Aconcagua, nos explica que "dentro de justamente cien años , es decir en el aproximadsmente 2300, sabremos contar tan bien que no tendremos falta de utilizar las manos. Los implantes cerebrales nos permitirán hacer esas maravillas y otras, como representarnos senos en la imaginación a alta definición y con gran calidad. 4K o superior."

martes, junio 20, 2017

(cuento que no se me ocurrió título)

El glorioso Mitrídates, rey fuerte y magnánimo, tuvo una conversación báquica con cortesanos de su confianza sobre la forma de comer las croquetas. Gustaba el monarca de comerlas con pan, pero argüían los nobles que este era gran error, pues al estar rebozado el suculento manjar de pan rallado, ya llevaban pan, por tanto añadir más era caer en el pleonasmo, minorar el sabor e incluso ofender a las deidades.
Quedó disgustado de este diálogo el poderoso Mitrídates, ventrudo y noble, tenido por puro y justo por nuestro pueblo; y decidió llevar la consulta al oráculo. En la sagrada penumbra, preguntó bajo la llama que quemaba el pingüe aceite del sacrificio:
-Dios de los Diez Ojos y de los Colgantes Campanillos, ¿han de comerse las cloquetas con pan o sin pan?
La respuesta, solemne y profunda, del sacerdote en trance no dejó lugar a la duda:
"Si un rey Seléucida come croquetas con pan, morirá de muerte".
Esto dejó muy apenado y contrito al glorioso rey, de digestiones sólidas e inexorables, pues comer croquetas con pan era uno de sus mayores placeres. Y ya que los dioses no le habían hecho partícipe del espíritu bélico, ni de la afición por el arte o los saberes, ni aun del interés por mejorar la vida de sus súbditos... Privarse de tal manjar hizo que se le cayesen los campanillos al suelo.
Acordose entonces de Holofrestes, sabio a su servicio, que había estudiado en la mismísima Academia de Atenas. "Con que una ínfima parte de los saberes que en aladas palabras profiriera Aristóteles haya resbalado en la calva de Holofrestes y quedado allí en su cabeza cual el capullo mañanero retiene la gota de rocío, ya tenemos un gran sabio"
Esto pensaba el rey, quien hizo llamar al sabio y le expuso el problema con gran severidad.
-comprendo - dijo Holofrestes, de perspicacia afilada cual broncínea espada- quieres, gran rey, que piense en una forma de burlar tan cruel oráculo... Difícil lo veo... Te has acordado de la filosofía después de hablar con los dioses, y no antes... Poco podrá hacerse ahora... Pero déjame pensar el problema...
-gracias, sabio -dijo el rey- te he mandado preparar una docena de las mejores croquetas y un baño, que allí tienes listo.
-¿para qué?
-para que te bañes y se te ocurra la solución, ¿no hacéis eso los sabios?
Pero Holofrestes , como buen siervo de aquella corona, no era dado a baños, cosa que consideraba bárbara y perjudicial para la salud. Prometió ocuparse del tema y se despidió del monarca.
Una semana después volvió, alegráronsele los ojos al rey al ver la calva del sabio. Del cerco de los dientes de Holofrestes, escapáronse estas aladas palabras:
-considera, ¡oh rey de imponentes nalgas y tamañas deposiciones!, estas mis averiguaciones: comete simonía el sacerdote del templo [su nombre no ha trascendido ni llegado a nosotros, aunque Juvenal sí se refiere a él utilizando varios nombres que aplica a su madre, y que no reproduciremos aquí] , pues además de su oficio en pro de los dioses, tiene una empresa con la que provee de bechamel a esta casa real... Entiende, mi rey, entonces que si tú comes las croquetas con pan, consumirás menos bechamel de la que producen los artesanos del sacerdote. Si las comes sin pan, le harás por el contrario más gasto ..
Esto bastó al rey para mandar prender al sacerdote. Éste , lleno de terror, reconoció en el interrogatorio que existía la empresa, pero juró que el oráculo había sido la expresión del deseo del dios, al hacerse bajo el trance de hierbas habitual y con la sagrada aceite del sacrificio.
Nada le salvó de la muerte. Y su fábrica de bechamel pasó al patrimonio real.
Es aquí donde comenzaron las desgracias de nuestro reino, el acoso de los pueblos vecinos, las sequías, el nacimiento de niños deformes... Y la aciaga muerte del gran Mitrídates, rey de carnes blancas y rotundas.
Murió atragantado al comerse un enorme bocadillo de croquetas.
Holofrestes, el más sabio en muchos miles de estadios a la redonda, dijo, tras examinar seriamente el garguero real, que las croquetas eran de pollo.
El nuevo sacerdote no creyó , pues, conveniente sacrificar un gallo a las deidades y degolló un cordero en su lugar.