domingo, marzo 30, 2008

La Pata de Palo - José de Espronceda - audiocuento

-(…) En otra ocasión, creyendo que daba una linda broma, [el capitán Goffe] disparó por debajo de la mesa su pistola, mientras estábamos en consejo, y le rompió una pierna al pobre diablo de Jack Jenkins.
-Poco ha perdido Jenkins – advirtió el carpintero – pues yo le amputé la pierna con mi sierra como podía haberlo hecho un buen cirujano; se la cautericé con mi hacha candente, y le hice después una pierna de madera tan buena, si no mejor, que la que le había abandonado, y que le hace el mismo servicio.
WALTER SCOTT, El Pirata (1821).




Celebramos el 200º aniversario del nacimiento de José de Espronceda (¿24-25? de marzo de 1808) con la lectura de La Pata de Palo, incursión del famoso poeta extremeño en el cuento humorístico. Publicamos el chusco texto en un comentario. Saludos.








****
-¿Cómo? ¿España tuvo más poetas además de Lorca para celebrar aniversarios? ¡Para mí que este Imbelecio nos miente! Que lo celebre él si quiere, que es un raro; yo mientras no salga en los medios el aniversario no recordaré a ningún poeta y/o escritor... (...) buff... no hay nada que recordar a la vista, ¿cuánto faltará para el aniversario de Lorca?

7 comentarios:

M. Imbelecio Delatorre dijo...

Voy a contar el caso mas espantable y prodigioso que buenamente imaginarse puede, caso que hará erizar el cabello, horripilarse las carnes, pasmar el ánimo y acobardar el corazón más intrépido, mientras dure su memoria entre los hombres y pase de generación en generación su fama con la eterna desgracia del infeliz a quien cupo tan mala y tan desventurada suerte. ¡Oh cojos!, escarmentad en pierna ajena y leed con atención esta historia, que tiene tanto de cierta como de lastimosa; con vosotros hablo, y mejor diré con todos, puesto que no hay en el mundo nadie, a no carecer de piernas, que no se halle expuesto a perderlas.
Érase que en Londres vivían, no ha medio siglo, un comerciante y un artífice de piernas de palo, famosos ambos: el primero, por sus riquezas, y el segundo, por su rara habilidad en su oficio. Y basta decir que ésta era tal, que aun los de piernas más ágiles y ligeras envidiaban las que solía hacer de madera, hasta el punto de haberse hecho de moda las piernas de palo, con grave perjuicio de las naturales. Acertó en este tiempo nuestro comerciante a romperse una de las suyas, con tal perfección, que los cirujanos no hallaron otro remedio más que cortársela, y aunque el dolor de la operación le tuvo a pique de expirar, luego que se encontró sin pierna, no dejó de alegrarse pensando en el artífice, que con una de palo le habría de librar para siempre de semejantes percances. Mandó llamar a Mr Wood al momento (que éste era el nombre del estupendo maestro pernero), y como suele decirse, no se le cocía el pan, imaginándose ya con su bien arreglada y prodigiosa pierna que, aunque hombre grave, gordo y de más de cuarenta años, el deseo de experimentar en sí mismo la habilidad del artífice le tenía fuera de sus casillas.
No se hizo esperar mucho tiempo, que era el comerciante rico y gozaba renombre de generoso.
–Mister Wood – le dijo, felizmente necesito de su habilidad de usted.
–Mis piernas repuso Wood están a disposición de quien quiera servirse de ellas.
–Mil gracias; pero no son las piernas de usted, sino una de palo lo que necesito.
–Las de ese género ofrezco yo replicó el artífice que las mías, aunque son de carne y hueso, no dejan de hacerme falta.
–Por cierto que es raro que un hombre como usted que sabe hacer piernas que no hay más que pedir, use todavía las mismas con que nació.
–En eso hay mucho que hablar; pero al grano: usted necesita una pierna de palo, ¿no es eso?
–Cabalmente – replicó el acaudalado comerciante; pero no vaya usted a creer que se trata de una cosa cualquiera, sino que es menester que sea una obra maestra, un milagro del arte.
–Un milagro del arte, ¡eh! repitió mister Wood.
–Sí, señor, una pierna maravillosa y cueste lo que costare.
–Estoy en ello; una pierna que supla en un todo la que usted ha perdido.
–No, señor; es preciso que sea mejor todavía.
–Muy bien.
–Que encaje bien, que no pese nada, ni tenga yo que llevarla a ella, sino que ella me lleve a mí.
–Será usted servido.
–En una palabra, quiero una pierna..., vamos, ya que estoy en el caso de elegirla, una pierna que ande sola.
–Como usted guste.
–Conque ya está usted enterado.
–De aquí a dos días –respondió el pernero tendrá usted la pierna en casa, y prometo a usted que quedará complacido.
Dicho esto se despidieron, y el comerciante quedó entregado a mil sabrosas y lisonjeras esperanzas, pensando que de allí a tres días se vería provisto de la mejor pierna de palo que hubiera en todo el reino unido de la Gran Bretaña. Entretanto, nuestro ingenioso artífice se ocupaba ya en la construcción de su máquina con tanto empeño y acierto, que de allí a tres días, como había ofrecido, estaba acabada su obra, satisfecho sobremanera de su adelantado ingenio.
Era una mañana de mayo y empezaba a rayar el día feliz en que habían de cumplirse las mágicas ilusiones del despernado comerciante, que yacía en su cama muy ajeno de la desventura que le aguardaba. Faltábale tiempo ya para calzarse la prestada pierna, y cada golpe que sonaba a la puerta de la casa retumbaba en su corazón. «Ese será», se decía a sí mismo; pero en vano, porque antes que su pierna llegaron la lechera, el cartero, el carnicero, un amigo suyo y otros mil personajes insignificantes, creciendo por instantes la impaciencia y ansiedad de nuestro héroe, bien así como el que espera un frac nuevo para ir a una cita amorosa y tiene al sastre por embustero. Pero nuestro artífice cumplía mejor sus palabras, y ¡ojalá que no la hubiese cumplido entonces! Llamaron, en fin, a la puerta, y a poco rato entró en la alcoba del comerciante un oficial de su tienda con una pierna de palo en la mano, que no parecía sino que se le iba a escapar.
–Gracias a Dios exclamó el banquero, veamos esa maravilla del mundo.
–Aquí la tiene usted –replicó el oficial,– y crea usted que mejor pierna no la ha hecho mi amo en su vida.
–Ahora veremos– y enderezándose en la cama, pidió de vestir, y luego que se mudó la ropa interior, mandó al oficial de piernas que le acercase la suya de palo para probársela. No tardó mucho tiempo en calzársela. Pero aquí entra la parte más lastimosa. No bien se la colocó y se puso en pie, cuando sin que fuerzas humanas fuesen bastantes a detenerla, echó a andar
la pierna de por sí sola con tal seguridad y rapidez tan prodigiosa, que, a su despecho, hubo de seguirla el obeso cuerpo del comerciante. En vano fueron las voces que éste daba llamando a sus criados para que le detuvieran.
Desgraciadamente, la puerta estaba abierta, y cuando ellos llegaron, ya estaba el pobre hombre en la calle. Luego que se vio en ella, ya fue imposible contener su ímpetu. No andaba, volaba; parecía que iba arrebatado por un torbellino, que iba impelido de un huracán. En vano era echar atrás el cuerpo cuanto podía, tratar de asirse a una reja, dar voces que le socorriesen y detuvieran, que ya temía estrellarse contra alguna tapia, el cuerpo seguía a remolque el impulso de la alborotada pierna; si se esforzaba a cogerse de alguna parte,
corría peligro de dejarse allí el brazo, y cuando las gentes acudían a sus gritos, ya el malhadado banquero había desaparecido. Tal era la violencia y rebeldía del postizo miembro. Y era lo mejor, que se encontraba algunos amigos que le llamaban y aconsejaban que se parara, lo que era para él lo mismo que tocar con la mano al cielo.
–Un hombre tan formal como usted _le gritaba uno_ en calzoncillos y a escape por esas calles, ¡eh!, ¡eh!
Y el hombre, maldiciendo y jurando y haciendo señas con la mano de que no podía absolutamente pararse.
Cuál le tomaba por loco, otro intentaba detenerle poniéndose delante y caía atropellado por la furiosa pierna, lo que valía al desdichado andarín mil injurias y picardías. El pobre lloraba; en fin, desesperado y aburrido se le ocurrió la idea de ir a casa del maldito fabricante de piernas que tal le había puesto.
Llegó, llamó a la puerta al pasar; pero ya había transpuesto la calle cuando el maestro se asomó a ver quién era. Sólo pudo divisar a lo lejos un hombre arrebatado en alas del huracán
que con la mano se las juraba. En resolución, al caer la tarde, el apresurado varón notó que la pierna, lejos de aflojar, aumentaba en velocidad por instantes. Salió al campo y, casi exánime y jadeando, acertó a tomar un camino que llevaba a una quinta de una tía suya que allí vivía. Estaba aquella respetable señora, con más de setenta años encima, tomando un té junto a la ventana del parlour y como vio a su sobrino venir tan chusco y regocijado corriendo hacia ella,
empezó a sospechar si habría llegado a perder el seso, y mucho más al verle tan deshonestamente vestido. Al pasar el desventurado cerca de sus ventanas le llamó y, muy seria, empezó a echarle una exhortación muy grave acerca de lo ajeno que era en un hombre de su carácter andar de aquella manera.
–¡Tía!, ¡tía! ¡También usted! respondió con lamentos su sobrino perniligero.
No se le volvió a ver más desde entonces, y muchos creyeron que se había ahogado en el canal de la Mancha al salir de la isla. Hace, no obstante, algunos años que unos viajeros recién
llegados de América afirmaron haberle visto atravesar los bosques del Canadá con la rapidez de un relámpago. Y poco hace se vio un esqueleto desarmado vagando por las cumbres del
Pirineo, con notable espanto de los vecinos de la comarca, sostenido por una pierna de palo. Y así continúa dando la vuelta al mundo con increíble presteza la prodigiosa pierna, sin haber perdido aún nada de su primer arranque, furibunda velocidad y movimiento perpetuo.

carlota dijo...

:) muy divertido. Bien por usted que celebra ese 200 aniversario de Espronceda. Mientras lo escuchaba una idea malévola me vino a la cabeza,si en vez de una pierna hubiera sido... pero me abstendré de exponerla aquí donde tantos caballeros hay... ;) me gustó este cuento. El banquero al fin y al cabo tuvo lo que le pidió al sr. Wood... bueno, quizás se pasó. Un abrazo!!!

Ñoco Le Bolo dijo...

Se me ocurren varias ideas al respecto. POr ejemplo
¿que tal estrenar una nueva sección llamada tal y cual. En ella cabrían comentarios más extensos que posts, incluso comentarios por entregas. Esto podría ser un éxito total. Venga!, el próximo post que sea "Hola" y se acabó. Luego vendrían los comentarios, nunca de menor extensión que una biblia reducida.
Hala, no de pollo, ya seguiré, no quiero hacerle la competencia.

Por cierto, y e comentario me ha encantado... lo otro... pues ya lo oiré.

Manuman dijo...

¡Mira la Carlota, qué espabilá!

factoria7gritos dijo...

Te invito a apoyar con tu firma online la campaña de apoyo a las bibliotecas y bibliotecarios/as de Oviedo.

Saludos :-)

M. Imbelecio Delatorre dijo...

hola!:

Carlota: pues si hubiera sido el bazo, no hubiera pasado eso, porque sin el bazo puede vivirse sin falta de acudir a las ortopedias. ¿era a eso a lo que te referías?.

Ñoco: el único motivo porque pongo comentarios largos es porque dicen que desgravan (¿o era que eran diuréticos?... no sé, una de las dos)

-manu: las mujeres cántabras son muy suyas. En concreto me consta que Carlota es 100% propiedad de la misma Carlota (bueno, puede que su marido e hijos tengan algún tipo de derecho usufructuario. no sé ahora mismo cómo se ordenan las Carlotas majas)

-factoría7gritos: gracias una vez más por enriquecer este blog con tus siempre comprometidas e interesantes propuestas.

-FelipeGB: no has publicado nada, pero por si lo publicas, quiero que sepas una cosa: ¡eres inventado!

carlota dijo...

Perdone, señor Imbelecio, el atrevimiento, pero por alusiones:

- sr. Manuman: hijo, es que aquí, quien no corre, vuela!

- sr. Imbelecio: ¿al bazo? no me tire de la lengua... en cuanto a su comentario al señor Manuman... muy mía, si señor. Pero también tengo muchos trocitos por ahí repartidos, se hace lo que se puede ;).

Un beso!