domingo, octubre 26, 2008

La "Bula Venusterial" de 1526

Cierta mañana, entró el emperador Carlos V en palacio con gran priesa y con un papel manuscrito en la mano…




ISABEL: ¿Qué es esto, qué?
CARLOS: ¡Ay, cuán emocionado estoy! ¡Ah, y qué trabajo me ha costado…! Vengo de Roma, de ver al Papa… Me ha dispensado esta bula que agora os muestro… Me ha costado un galeón cargado de oro, pero creo que merece la pena… ¡Leed!






CARLOS: ¡Es una “Bula Venusterial” ! ¡La he negociado yo mismo con Clemente VII!.Somos libres de todo pecado, y por el espacio de media hora, aunque hagamos cualesquiera o todas de las guarraditas ahí señaladas! ¡Je, je, nunca una reina habrá sido tratada de forma tan zorrita con el permiso de la Iglesia! Me ha dicho que aprovechemos bien la bula porque ningún Papa podrá conceder otra así a un rey o heredero católico hasta dentro de casi cinco siglos… y entonces sólo la concederán si la consorte es una plebeya…
ISABEL: ¡Ay, madre, io non posso, io non posso!
CARLOS: ¡Oh, no: habla en italiano! En ella, que es portuguesa, suele significar que está a punto de desmayarse…! ¡Es mucha emoción, claro! ¡Camarlengo, traed sales cordiales, la reina se desmaya!
(a ella, en voz baja) : … y más que te vas a desvanecer en un ratico, hechicera, ji, ji, ji…
ISABEL : ¡ji, ji, ji!






Al rato comenzaba el momento convenido de entrada en efecto de la Bula Venusterial…

***


Isabel, ya recuperada, se hallaba en su lecho, perfumada con agua de las más raras y exquisitas flores de los nosecuantos mundos que gobernaba; don Carlos se abalanzó sobre ella muy impaciente…

Pero ocurrió que la naturaleza no obedece a bulas ni demás dictados humanos... Es más bien al revés, y es el hombre el que sigue casi siempre las leyes de aquélla...



6 comentarios:

Manuman dijo...

Ahora lo entiendo todo. Si es que no hay derecho ;)

Ñoco Le Bolo dijo...

Y es que hay cosas que ni un rey puede controlar.
Por ejemplo, cuatro hay en la baraja y jamás se han puesto de acuerdo para desbancar a los ases.
Tienen a los caballos defecando por el palacio y las sotas asoman cada vez más la pluma.

No hay derecho a que nada esté derecho.

Carlota dijo...

jeje, su gozo en un pozo. Lo siento por ambos, una oportunidad así... y los gay-serafines y los mariposuelos arcángeles? también se desanimaron? o no llegaron ni a animarse? un besuco.

M. Imbelecio Delatorre dijo...

hola!

manu: ya ves, el tipo más poderoso del mundo es incapaz de controlar la insurrección, la huelga de un único soldadito... ¿qué tal estos días? ¿la lluvia en Sevilla es una pura maravilla?

ñoco: sí... yo cuando era pequeño pensaba que las sotas eran mujeres... hasta que me fijé bien en los dibujos y me di cuenta de que eran en realidad pajes mariposones. ¡ni una mujer en toda la baraja! (bueno, salvo en una que tenía un coleguilla de la infancia, que era de chicas desnudas... jugábamos a la brisca y hasta los doses me parecían buena baza). Por cierto, viendo las opiniones de la reina sobre las sotas y otras cosas... mejor que en nuestra baraja no haya reinas.... supongo que acabaremos adoptando la baraja francesa.

carlota: yo no me creo eso de los ángeles. Eso son neuras de Dios, que siempre está obsesionado con que los demás no practiquen sexo como él manda.

:) un abrazo para ellos, una abraza para ella.

Oscar Alonso dijo...

Lo reconozco: me gusta tu estilo. Me he reído y eso es mucho hoy en día.
Si no te importa te enlazo para tenerte cerca.
Uno que pasaba por aquí.

M. Imbelecio Delatorre dijo...

¡muchas gracias, don Oscar!

Su buen humor es de admirar, sólo basta con echar un vistazo a su web y

un par de carcajedas
están garanticedas.

gracias otra vez y un abrazo.