lunes, diciembre 15, 2008

El Secreto

Alejandro A. y Laura F. eran la pareja perfecta. Quince años conviviendo sin altibajos. Todo felicidad, ni una riña, ni un morro. Todo marchaba siempre como las primeras semanas. Muchos de sus amigos y conocidos, muertos de envidia, se preguntaban cuál era el secreto de su dicha conyugal ("¿completa confianza? ¿complicidad total en la cama?¿reparto simétrico de tareas domésticas?"...) ¡qué lejos estaban de adivinarlo con tan burdas especulaciones!

Alejandro A. y Laura F., tras quince años juntos, aún se ocultaban los pedos.







5 comentarios:

Ñoco Le Bolo dijo...

Si no tenían confianza para eso ¿eran una pareja perfecta?

¿No estarían compartiendo sus pedos con terceros?

Es sospechosa esa conducta. Lo es.

Por otra parte... si los retenían, debemos agradecerles su esfuerzos por preservar la capa de ozono. (No como las vacas...)

Saludos o tres
______________
______________

hector dijo...

no sé de otra vía para contactarle, pero me pareció genial lo del deshollinador que quería comprar un niño, qu publicó Ud. en el País ( comentario a lo de las 65 horas )y se lo quería decir. Ja,ja,ja. Muy bueno. ¿ habrá quien pille la ironía? Igual le denuncian los de Save the children y todo. Un cordial saludo. Héctor.

M. Imbelecio Delatorre dijo...

pero qué suspicaz y analizador de todo es Ñoco...: ellos lograron mantener la frescura de la relación así... eso no quiere decir que no hubiera temporadas en las que hubiera "alto el fuego", se relajaran por tanto en esa no escrita norma de conducta, y se pedorrearan de lo lindo.. volviendo siempre al statu quo original.
Un abrazo cántabro (que es apretándose los juanetes, ¿no?)

ah, no, "un abrazo, cántabro". eso, que faltaba la coma.

***
Héctor. Muchas gracias por reírte conmigo... de algo que como lo lleven adelante, apaga y vámonos. tendremos que irnos a vivir a Marruecos entonces...
(héctor se refiere a la noticia http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Europa/deja/solo/trabajador/elpepisoc/20081216elpepisoc_1/Tes ), y al comentario 136.

Muchas gracias otra vez y un abrazo asturiano (ese consiste en apretar al abrazado hasta dejarlo sin resuello, y luego soltar para darle la alegría de respirar -que es una analogía de la amistad- ). Es como el abrazo del oso, pero sin garras ni pies planos.

:)

Eme dijo...

¿pero amor no es compartirlo todo? lo bueno y lo malo, no? aunque como para fiarse de quien lo dice :P. Besucos, don Imbe :)

Romana Lopez dijo...

¿ein? pobres acabarian rebentaos, felices pero rebentaos.abrazos