martes, mayo 08, 2007

La misteriosa muerte de H.



H. era más de chaquetas. Y es que desde niño tenía un pavor horroroso a los jerseys. Al tratar de ponérselos le entraba una ansiedad terrible: le parecía que no podía encontrar la salida del cuello. Muchas veces equivocaba el cuello con la entrada a una de las mangas y allí se quedaba su cabeza atascada. Entonces se ponía a dar voces y tenía que ayudarle su madre a quitarse el aterrador trozo tela (50% lana, 20% algodón). Desde que tenía 10 años no había vuelto a ponerse otro jersey. Su novia, quien desconocía su jerseyfobia, con motivo del pasado día de la madre le regaló uno. Él quiso intentar vencer el irracional e infantil miedo y aparecer con él puesto en la cena nocturna...

La policía filosófica investiga lo sucedido.

********
pruebe a escucharlo leído por Mariano, el programa de lectura automática desarrollado por nosotros:

5 comentarios:

Sintagma in Blue dijo...

Esos jerseys, los carga el diablo...

Yayo dijo...

Mariano "el Nervioso" parez una máquina, que lo echen!

M. Imbelecio Delatorre dijo...

sintagma: no lo sabes bien. "jersey" en hebreo es el nombre de un dentífrico (bastante malo, por cierto); y si lees los ingredientes de esa pasta de dientes al revés, encontrarás un gracioso trabalenguas.
****
yayo: ¿tas en contra de la igualdá de oportunidades? Mariano se esfuerza, que es lo importante. De momento no lo echaremos... pero como vuelva a tocarle el culo a la secretaria, va fuera. eso ya lo sabe él y no lo hará más. ¿a que no, Mariano?¿a que somos amigos?

-Gmnfff, mmmm, jeje, ¡Nu!

Yayo dijo...

él ya bonón

Mariano dijo...

Yayooo, yayooo, ¡amigos!