viernes, abril 27, 2007

Tenía la luz en los ojos

Tenía_la_Luz_en_los_Ojos (descarga de audio).mp3

Tenía la luz en los ojos. Aunque nunca nadie se lo dijo. Tal vez porque su celestial brillo estaba un poco escondido, justo detrás del velo de su timidez y de su miopía.

Su espíritu era la bondad y la dulzura mismas, pero ella ni siquiera lo sospechó nunca; ¡qué contrasentido!, siempre pensó lo contrario: que era apocada, mezquina, pusilánime..., mala persona. Un alma grande, brillante, hermosa, viéndose a sí misma pequeña, oscurecida y fea...; del mismo modo que percibía al cuerpo que la contenía, también contrahecho y poquita cosa.

Pasó una solitaria vida soñando y padeciendo cuando debió haberla pasado amando e iluminando la de los demás, la de una familia dichosa y buena.

Pero no se produjo la chispa que a la larga irradiase alegría en este sombrío mundo.

Nunca nadie le dijo que tenía la luz en los ojos.

7 comentarios:

Persiles dijo...

Que me dice Flavio Napoleón Schimmweiss,que al autor de estas líneas le hace tilín una hembra...
¿será la primavera?.

Saludos.

A otros directamente nos hacen tilín todas...

M. Imbelecio Delatorre dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Peca dijo...

Demasiado triste, demasiado hermoso, demasiado real...
Muchas emociones concentradas en un sólo texto...uff...
Besuco

M. Imbelecio Delatorre dijo...

jooooo, Peca, para bonito ese comentario tuyo :)

beso.

acias :)

carlota dijo...

Me alegra que se haya hecho autobombo, para poder llegar a estos textos maravillosos. Y dicen que por eso es importante decir a las personas todo lo bueno que vemos en ellas...porque si no, su luz, corre el riesgo de apagarse. Besos.

M. Imbelecio Delatorre dijo...

jolín, carlota :)

muuuuuuuuuuchas gracias por leer esas tonteridas mías :)

besazoooooo

Pd.- ¡jeje, hablé un cacho con ñoco!

carlota dijo...

oigaaa!!! pues a ver cuando habla conmigo, que me voy a poner yo celosa, tan amigos que se van a hacer...