sábado, abril 14, 2007

historia alegre y cotidiana

A Persiles, que le encantan las historias alegres y cotidianas.
************
Tomaba dos pastillas al día para combatir su tristeza. Pero nada, la congoja no se iba: siempre estaba allí en forma de lóbrega nube, oscureciendo la realidad, distorsionándola y volviéndola fea, como hacen los espejos de feria. Esa negra nube estaba dentro su cabeza; podía sentirla casi a cada instante, creciendo, presionando el interior de sus sienes y de su frente… Le parecía que la nube crecía un poco más cada día; y eso a pesar del desaguadero de los ojos, que demasiado a menudo achicaban en forma de lágrimas la parte del nubarrón que se condensaba en lluvia…

Al finalizar un día en el que un vulgar e insignificante problema le pareció completamente imposible de superar (recordad que veía lo cotidiano a través de un espejo que convertía lo en él reflejado en algo grotesco y horrible), decidió al fin automedicarse, aumentar por su cuenta la dosis del antidepresivo para intentar combatir aquella tenia que tan calladamente le consumía, que tan inexorablemente le roía por dentro.

Se metió en la cama y se durmió plácidamente.

La tristeza desapareció para siempre. (Entre otras cosas).

11 comentarios:

Persiles dijo...

Seguro que conoció a la señorita Xanax (alprazolam). Con eso duermen hasta los metabolismos más desquiciados.

Saludos

M. Imbelecio Delatorre dijo...

chí... se encontró con esa dulce señorita... en cantidades industriales.

Un saludo. :)

Manuel Machuca dijo...

Madre mía... menudo humor... y luego no quieres afiliarte a nuestro partido. En nuestro partido hay más gente con ese mismo pesimismo: nuestro portavoz y Secretario General tiene el hígado hecho un asco, amén de graciosos cortes en las muñecas... bueno, ánimo, hombre, que son cuatro días y luego acaba todo (pero antes de acabar, verás cómo se van tus seres queridos, sufrirás los horrores de la soledad, la vejez, la enfermedad...).

Un saludo.

M. Imbelecio Delatorre dijo...

Gracias por los ánimos, Manuel...

jeje, qué haría sin ti

>:1

Antígona dijo...

Pues el caso es que consiguió su objetivo, no?, y siempre hay que asumir posibles daños colaterales :P

Además, ha tenido una muerte plácida, sin sentimientos de culpa ni reflexiones amargas de última hora sobre lo que tendría que haber hecho o dejado de hacer... ¿qué más se puede pedir?

En fin, ya sé que estoy frivolizando, pero de eso se trataba, no?

M. Imbelecio Delatorre dijo...

No, Antígona... no se trataba de eso...

Sentimientos de culpa al morir? ya los tuvo durante toda su vida...

acias por tu comentario.

Antígona dijo...

Sentimientos de culpa por un suicidio planificado, que bien podría haber sido la solución a esa tristeza irremediable, de hecho la solución por la que algunos optan en tales circunstancias.

Discúlpame la torpeza si te he malinterpretado.

M. Imbelecio Delatorre dijo...

no, el suicidio no está planificado... simplemente los sentimientos de culpa acompañan a algunos desgraciados durante toda su vida. (quiero decir que me alegra que no lo entiendas ;) ). Ah, no le des más vueltas,el post es bastante pobre... un beso

Antígona dijo...

Lo siento por la pesadez pero pedirme que le deje de dar vueltas a algo sin haberlo entendido está más allá de mis posibilidades :-)

Ya sé que en tu post el suicidio del personaje no estaba planificado. Si no no hubiera tenido sentido. Me refería a que, si tu post en algo escapa a todo el dramatismo de una situación como la que planteas, es precisamente porque su muerte no es buscada, sino casual. O buscada indirectamente, si consideras que el consumo de medicamentos de ese tipo es un suicidio en vida, pero no una decisión tomada en un momento de desesperación y con todo el sufrimiento que eso puede conllevar.

En ese sentido, el protagonista pasa a "mejor" vida sin haberse enfrentado a esa decisión, sino simplemente, por lo que parece, como consecuencia de una dinámica que lo arrastra. Me dio la sensación de que este final hubiera sido el más trágico, al menos formalmente, y que el que tu proponías (igualmente trágico, sin duda, pero menos directo) implicaba una toma de distancia (y de ahí lo de la "frivolización", que ahora veo que en absoluto era la palabra más adecuada :-)) que ese otro posible final no hubiera permitido.

Y creo que por desgracia entiendo, en realidad como todo ser humano, lo que son los sentimientos de culpa en vida, que a mi juicio pueden llegar a ser la causa de que uno decida quitarse de en medio para no tener que seguir cargando con el dolor que generan.

Por otra parte, no me parece que el post sea pobre, simplemente la cuestión es en en sí misma complicada.

Un beso, m. "i"mbelecio delatorre

M. Imbelecio Delatorre dijo...

...

Peca dijo...

Pues después de todo, menos mal que era alegre...
Besuco