sábado, junio 30, 2007

marido ideal.

-Maricarmen, échate ahí que voy a hacerte de todo.
-¡Uy! ¿De veras? Pues hala, empieza: hoy me tocaba fregar los baños, planchar, hacer la colada, hacer la comida...
-¡Jo!
-¡Desde luego, quien tiene un marido tiene un tesoro!... (la única pega que tiene el mío es que casi nunca se acuerda del sexo...)

3 comentarios:

Sintagma in Blue dijo...

lo que nos pone un hombre fregando, oyssss

M. Imbelecio Delatorre dijo...

-¿Ah, sí? Pues yo la friego a usté, morena, lo que haga falta -Imbelecio con acento chulapo, incluso con laísmos chulapos- la encimera, el mueble del salón, el recibidor... se lo dejo todito todo como los chorros, salá.

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Hay hombres muy serviciales. Sí, señor.