domingo, marzo 18, 2007

Los "Bloggers" Muertos


Nadie va a creer lo que voy a escribir, pero, ¿qué me importa? Yo sé que es cierto. Tómelo por ficción el escéptico si quiere. Nada me va en ello.

Tengo una afición que, aunque inocente, quizá algún escrupuloso califique de morbosa. Ello es que cuando tengo ratos libres me gusta ver cómo era el mundo en el pasado; gusto de leer diarios antiguos, escritos hace muchos decenios;me entusiasma buscar en la Red anónimos escritos cuyos propietarios llevan años muertos –ya saben, en aquella época no tan lejana en que la gente aún se moría- y leer, en esas anotaciones realizadas durante años por desconocidos y que desde entonces se conservan intactas en la Red, las tribulaciones, alegrías, ideas, esperanzas…, de aquellos insignificantes seres tan parecidos a nosotros, aunque, y esto es lo morboso, con un miedo que nosotros no conocemos, y unas tinieblas a su alrededor que para nosotros no son tantas.

Como el antiguo peregrino que encontraba lápidas en su camino y gustoso se detenía a leer los ingeniosos – o burdos- epitafios de los que fueron, disfruto yo rebuscando en esos otros epitafios más extensos –millones de caracteres a veces-, que son los diarios digitales de los que ya no volverán. Y es buen símil ése de la lápida, pues, ¿no son esos blogs de los que hablo sepulcros digitales? ¿no son túmulos levantados en la nada bajo cuyas letras yace la memoria de sus autores?

Las tumbas en las que se enterraban los cuerpos pueden clasificarse en virtud de la capacidad económica de su morador: desde el suntuoso mausoleo hasta el insignificante nicho. Estas otras tumbas de las que hablo muestran su riqueza en el ingenio de su desconocido creador: unas son sepulcros adornados de palabras de forma admirable, como el panteón del poeta; otras en su modestia no tienen nada más allá que una pequeña y ajada cruz de madera que además de que nunca fue lustrosa, está maltrecha, para colmo, por el tiempo, la humedad, y la carcoma.

Curiosamente es en los largos epitafios de esas tumbas más humildes y sencillas en los que acostumbro a rebuscar en mis ratos libres.

Hace tan sólo unos minutos, mientras escudriñaba uno de esos blogs, uno especialmente ridículo y feo (tan pobre que cualquiera diría que más que de un nicho se trata de una fosa común), encontré un texto que encajaba tan perfectamente en lo que quería contarles que todavía estoy pasmado por el asombro.

Tanto me asombré, digo, que no pude menos que copiar esa entrada y publicarla tal cual está en mi diario digital.
*********
Aunque escrita hace más de ciento cincuenta años, os juro que he copiado exactamente la entrada que acabáis de leer. (¿Ahora os explicáis mi “arcaico” lenguaje en esta entrada, y el ridículo uso del antiguo tratamiento de “usted”?). Por si sirve de prueba de lo que digo, también pego la dirección de la página original:

http://gilichorradas.blogspot.com/2007/03/los-bloggers-muertos.html

10 comentarios:

Manuel Machuca dijo...

¡Qué curioso! Yo leí exactamente el mismo texto (aunque en un lenguaje más antiguo aún), en un manuscrito que hay en el monasterio de Santo Toribio de Liébana.

Un saludo.

Moisesg dijo...

Por posts como éste es por lo que me he enganchado a tu blog.
Un saludo!!

M. Imbelecio Delatorre dijo...

Jo, Moisés :) muuuchas gracias. Yo me invento esas tonterías para pasar el rato... Gracias, gracias, gracias.

he subido un programa de Historias de RNE . El Tonel de Amontillado/Morella. Quizá te interese... como semos socios del Club Historias ;)

gracias otra vez!

Germán dijo...

Hola. Me gustaría que me aclarases una cosa. ¿Acaso el que escribe es un elohimita?

PD: Nuevo blog. El atril.

http://el-atril.blogspot.com/

Hoy o mañana a lo sumo disponible. Puede que te interese y me gustaría que participaras.

M. Imbelecio Delatorre dijo...

jaja, no... los "raelianos" me caen muy mal, jaja... es simplemente un cuento de ciencia ficción (bastante malo), con una de paradojas simplonas que me gusta inventar. ¿nuevo blog? acabo de echarle un vistazo... no das ni una pista de qué puede ir, ¿eh? Estaremos atentos a ese Atril. Un saludo y gracias.

Germán dijo...

No , te lo decía porque como creo que soy uno de ellos (mi perfil pone que tengo 250 años ) , pues era a ver si conocía a alguno para hacer migas.

Acabo de postear la primera entrada y aclarar de que va el tema.

Un saludo

Moisesg dijo...

Gracias a tí por subir el Tonel de Amontillado!!

M. Imbelecio Delatorre dijo...

¿subir el Tonel de Amontillado? ¿En ésta época del año? ¡me tomas el pelo! ¡no puede tratarse de El Tonel de Amontillado!

:P jeje

un saludo ;)

Sintagma in Blue dijo...

Qué optimista eres. De aquí a unos años, esto no existirá, todo se perderá en el ciberespacio sideral, se efumará... ¿a que mola, eh?

M. Imbelecio Delatorre dijo...

hola, sintagmi :)

conste que soy el tipo más pesimista del mundo... pero creo que si blogger (google) aguanta unos cuantos años, que aguantará, luego vendrán sistemas de almacenamiento de la información con una capacidad muuuucho mayor que ahora, y algún buen samaritano guardará la red casi tal como es hoy y no se perderán esos escritos.

Dentro de cien o doscientos años alguien leerá tus versos(aunque les costará entenderlos porque el sexo y el amor lo distribuirán empresas de entretenimiento directamente a unos implantes en los colodrillos de la gente).

ah, perros y gatos seguirán enemistados :/

Una sonrisa :)