lunes, marzo 26, 2007

Fue así...

Él me dijo un día que le gustaban mis pechos... Más adelante me enseñó una joya muy bonita y me dijo: "mira, te doy este anillo tan bonito... pero sólo si tú me dejas tocarte los pechos cada vez que me apetezca durante los próximos cincuenta o sesenta años... además puedo dártelo sin problemas porque tengo otro igual"

Y más o menos fue así como nos casamos tu padre y mi tatarabuela.

3 comentarios:

M. Imbelecio Delatorre dijo...

grrr, ¡no me gusta!, porque... ¿quién diablos lo está contando? ¿alguien en primera persona se refiere a otra persona?

Bueno, ahora mismo voy a firmar porque quiten el programa del Sánchez Dragó... ¡y de paso que quiten este blog también!

M. Imbelecio Delatorre dijo...

Un momento... ¿quién ha hecho el anterior comentario?

si se supone que era el autor... ¿para qué diantres va a recoger firmas para quitar su propio blog...? ¡que lo quite sin más!
(¿o hablaba él en primera persona de otra persona, como en el post?)

No acabo de entenderlo...estoy confundido... debe de ser el nuevo nesquick para dormir, que no debe tomarse en la sobremesa...

sintagma dijo...

Jajajajjaja...

besos