viernes, enero 18, 2008

ese tipo de sueños...

Con cariño a Carlota y Ñoco, simpáticos cántabros eucariontes, heterótrofos, aerobios, homeotermos, y redomados masoquistas (pues gustan de pegarse con el cilicio del blog ajeno)


*******
-Ya van varias veces que me sucede… Es de madrugada, estoy entre dormido y despierto. En ese estado en que soñamos cosas pero los sueños, pues estamos algo conscientes, tienen un sustrato más real; no son tan locos como cuando estás completamente dormido; siguen algunas reglas lógicas, quiero decir. Entonces se me ocurre una historia genial. GENIAL. Y sé que soy consciente de ella porque ya te digo que estoy algo despierto. Pero, nada, no hay manera. “Tengo que acordarme”, me repito varias veces… y al poco rato estoy profundamente dormido otra vez, y mi cuento, historia, bosquejo de guión, argumento de novela, o lo que demonios fuese, se desprende sin remedio de los débiles asideros de la memoria durmiente. En unos segundos (o minutos, o décimas de segundo, ¡qué sé yo qué reglas sigue el tiempo en el ensueño…!) ya no hay nada. Las más de las veces, ni tan siquiera por la mañana se mantiene en la mente el recuerdo de que tenía que recordar algo.

-Sé a lo que te refieres. Conozco esa sensación…

-¿De veras…?

-Claro. Incluso creo que he dado con el quid del asunto para traer esos sueños a la luz del día.

-¿Ah, sí? ¿Cómo?

-Creo que nuestro cerebro proyecta esas fantasías que tienen lugar entre la vigilia y el sueño, esos anhelos de inspiración, simplemente para engañarnos; para ilusionarnos y “cargarnos las pilas”, darnos una informe y tenue esperanza de conseguir algo. Algo bueno. Esas fantasías de las que me hablas no son más que sueños tan vacíos como los otros y que cumplen en nuestra mente la misma función reparadora.

- (quédase meditabundo; al cabo, dice) Supongo que tienes razón…: has conseguido traer esas ilusiones de las que hablaba a la luz del día. Y a la luz del día no son nada. Se destruyen, como los demás sueños.

8 comentarios:

Ñoco Le Bolo dijo...

Me consuela pensar que no soy el único. Traté de hacer trampas y dejé en la mesilla de noche una libreta y un bolígrafo. Durante algún tiempo, y por las mañanas al despertar, encontraba la libreta vacía. Algo me había impedido atar mis sueños a ese papel, pero sabía que había construido la historia perfecta. Y la libreta me miraba sonriendo. Y eso cada mañana. Ahora, he castigado a la libreta y al bolígrafo a un cajón oscuro.

Pero el problema se está haciendo más grave. Esos sueños me asaltan por la calle, en un autobús, conduciendo… Cuando llego a casa, todas las historias que había imaginado, incluso en color, se habían desvanecido.

Creo que yo estoy siendo el fruto de la historia de alguien. Noto como me desvanezco. No consigo ir a parar a ninguna libreta.

Me consuela, otra vez, que compartiendo un lugar de privilegio, y la compañía de Carlota, que no es poco, vamos, que es muchísimo, me estoy quedando fijado a una página virtual qué, aunque sea el sueño de alguien, tiene existencia real ¿o era virtual?. Mejor real.
---
Gracias F. Se lo diré a mi abuela, que me has dedicado un post, mejor que el post-re que me hacía ella.
---
“Esas fantasías de las que me hablas no son más que sueños tan vacíos como los otros y que cumplen en nuestra mente la misma función reparadora”.
---
Pero a veces, nos destrozan

Manuman dijo...

A veces quiero creer que la gente que escribe los blogs que leo son producto de mi imaginación. Y esas voces en los comentarios son fantasmas digitales que resuenan en mi memoria como un eco sintetizado.

A veces pienso que desaparezco yo también en la red.

carlota dijo...

Por partes:
ante todo, gracias por la dedicatoria compartida con mi estimado Ñoco, nos la merecemos con creces, teniendo en cuenta lo que hemos tenido que pagar por ella...:)Ahora en serio, sr.Imbelecio, es un honor que nos hace y que intentaremos devolverle con nuestra amistad (creo que Ñoco esté de acuerdo conmigo)...incluso con algún que otro orujito de Liébana y alguna que otra quesaduca.
En cuanto al post...y yo pensando que era la única a quien le pasaba...vaya...creo que todos seríamos unos grandes escritores si recordásemos o lográsemos recordar por completo esas historias que nos aparecen en sueños o en ensoñaciones.
El caso es que últimamente me pregunto a menudo si realmente no estamos viviendo un sueño (propio o ajeno)y los únicos atisbos de realidad son los que asoman en esos momentos de relajación. Pero éste sería un tema que daría para unos cuantos posts...igual, hasta para un blog eterno.
Lo que sí es cierto, es que este mundo de la blogsfera permite que los demás entren en tus sueños y al mismo tiempo entrar tú en los sueños de los demás...
Decía Saint-Exuspery que una pila de piedras deja de ser una pila de piedras en el momento que un sólo hombre la contempla concibiendo por dentro la imagen de una catedral...y digo yo: si muchos han conseguido hacer de su sueño una realidad, por qué no nosotros? Llámese realidad tangible, realidad virtual, realidad puñetas...el caso es que la percibamos como nuestra realidad, y eso es suficiente. Al final, esa realidad construida a partir de una pila de piedras es lo que nos llevaremos de este mundo y lo que los demás se llevarán de nosotros. De todos modos, sé positivamente que habrá un día en que recuerde todo, todo lo que ahora mi limitada mente me impide recordar...quizás ese día sea demasiado tarde para contarlo aquí, o quizás lo pueda contar...quien sabe dónde.
Siento haberme alargado tanto, pero me pudo la emoción. Un abrazo grande, grande.

mamá de Carlota dijo...

sr.Imbelecio: ruego perdone las tonterías de mi hija, que se haya bajo los efectos de una fuerte medicación para la gripe (ella que nunca toma medicamento alguno), lo que unido al orujo de Liébana, en cuyos brazos se entrega gustosa, la lleva a un estado de irracionalidad que le hace verter todo tipo de sandeces en cualquier espacio en blanco que encuentra...no sé que va a ser de ella...¿algún loquero en este blog? estoy realmente preocupada, ainsss!!!

carlota dijo...

grrr...mamá, te he dicho que no me sigas!!! oiga, se me olvidaba: que todas esas palabrejas de la dedicatoria, serán buenas, no? a ver si le escribo yo ese pedazo rollo, y resulta que nos está poniendo a bajar de un burro...por si las moscas, me voy a buscar un diccionario imbelecio-castellano.

M. Imbelecio Delatorre dijo...

Hola!:

-noco: esos sueños en los que parece que se te ocurre alguna gran idea... suceden a toooodas las personas. al menos eso creemos. Alguien habló inmejorablemente bien de esos proyectos/ideas que vuelven a morir en la mente sin haberse realizado nunca : Gustavo Adolfo Bécquer en su INTRODUCCIÓN SINFÓNICA.

-manu: ¡tan temprano y ya soltando esas cosas psicodélicas! A mí me da penita de tus padres...: confían en ti, te dan dinero para que te lo gastes en fotocopias para sacarte el doctorado... y el nene a "de fumar" y "de fumar". Piensa en tu pobre madre, ¡desconsiderado!
(jeje, es broma. un abrazo)

-carlota: (qué persona más cariñosa e inteligente. tengo que hablar seriamente con Ñoco a ver si podemos hacer como en el estribillo de aquella canción de Aute... , la de "una de dos..."). gracias por todo.

-mamá de carlota: con todo el respeto que me merecen sus años, quisiera decirle que su hija se hace pasar por usted en los comentarios de los blogs... Se lo digo yo para que no lo oiga por otros oídos antes. Tacones Lejanos, digo, HABLE CON ELLA!!

carlota dijo...

Oiga: la canción no será la que sigue...:
Una de Dos
Luis E. Aute

No sabes el dilema que me creas
Pasar de todo y no decir ni modo
Por eso estoy aquí, Maldita sea
Plantando cara como harías tú.

Lo que sucede es que me he enamorado
Como el perfecto estúpido que soy
De la mujer que tienes a tu lado
Encájame el directo que te doy
Encájame el directo que te doy

Una de dos,
o me llevo esa mujer
O entre los tres nos organizamos
Si puede ser….

No creas que te estoy hablando en broma
Aunque es encantador verte reír
Porque estas cosas hay quien se las toma
a navajazos o como un fakir
http://www.free-lyrics.org

Que aquí no hay ni desdémonas ni oteros
Ni dramas mexicanos de Buñel
Recuerda que ese royo de los celos
Llevo a Caín aquello con Abel
Llevo a Caín aquello con Abel

Una de dos, o me llevo esa mujer
O entre los tres nos organizamos
Si puede ser….

De que me sirve andarme con rodeos
A ti no puedo hacerte luz de gas
Esas maneras son para los feos
De espíritu y algunas cosas más

Que esa mujer me quiera no es tan raro
si piensas que a ti te quiere también
lo más terrible es que no ve muy claro
Pretende no perderse ningún tren
Pretende no perderse ningún tren

Una de dos, ……..

Una de dos,………

Una de dos,………

Bien, es un halago para mí: elijan armas: pluma o bolígrafo...y pueden, pueden...no se hagan mucha pupa.


Imbelecio: chivato!!!

mamá de Carlota dijo...

Carlotaaaaa!!! espera que voy con la zapatillaaaa!!! Perdone, sr. Imbelecio, esta hija mía siempre tan díscola...con razón la decíamos la perico...qué verguenza, por dios...!!!!