miércoles, julio 05, 2006

melancolía.


Tengo una herida que sangra
y nadie puede curarme;
es una herida del alma,
¡acabaré desangrándome!