lunes, mayo 05, 2008

mundo maravilloso - Sam Cooke

Qué difícil es escoger tu canción favorita, ¿verdad? O la película que más te llena. O tu libro predilecto. Porque, sí, puedes decir que unas obras te gustan más que otras. Y que unas cuantas son de las que más te gustan. Y que te gustan desde siempre, (desde que las descubriste años atrás quiero decir), y te siguen agradando, y las sigues considerando de las mejores a pesar de que uno cambia con el tiempo (no sólo no te bañas nunca dos veces en el mismo río como decía Heráclito… tampoco tú eres exactamente el mismo cuando te bañas la vez siguiente – en mi caso se nota más esto, porque me baño cada año múltiplo de cinco, bisiesto, y que sea año jacobeo- )… Pero de ahí a establecer una personal ordenación a lo “cuarenta gilipales” (“en el número cinco...”, “en el número ocho…”), me parece inútil… y tonto.

La única forma de que esas listas “top” tan personales que la gente suele hacer fueran válidas (y me refiero exclusivamente al uso propio… los demás, se supone, admitiendo que tienen cierto criterio libre de modas y mercaderes, tienen otras “listas” distintas, cada uno la suya) sería dándose la premisa de que el ser humano pudiese decir siempre, sin asomo de duda, que una cosa le gusta más que otra. Si bien esto es claro para algunas cosas (entre una sonrisa y un golpe en la cabeza, prefiero lo primero; entre La Regenta y ¿Quién se ha llevado mi queso?, prefiero lo primero), no lo es tanto para otras (entre una ración de tarta y un helado… unas veces escogería una cosa y otras otra). Y esto, aun teniendo en cuenta que en películas, libros, etcétera, también hay elementos más “objetivables” – una historia bien construida, más rica, técnicamente más compleja; una melodía más elaborada- que el propio gusto, hace que no podamos clasificar las cosas como computadoras: nada de “mayor que”, “menor que”…; unas veces será “mayor qué” y otras no… ¿por qué? Porque semos asín, señora, y si así no fuéramos, no habría misterio ni poesía, que dijo el otro.

Luego, como decía, dado que no somos máquinas que clasifican sin error, resulta que los “top” que hace la gente… ni siquiera son válidos para el mismo que los hace. (Ojo, que no hablo aquí de las listas hechas merced a la aportación de las opiniones de muchos aficionados).

Buff… y este aburrido y vacío rollo que os he soltado era una introducción para decir que la canción que os traigo es de las que más me gustan desde siempre…






El gran Sam Cooke, la elegancia hecha voz, la canta (la co-escribió también). Es un tema muy optimista (“es ese tipo de sonido que te hace sentir bien”, como diría el mismo Cooke). Y aunque la letra es muy tontorrona e inocente, a mí me gusta mucho porque te lleva a la juventud, y porque tampoco se necesitan alambicamientos para hablar de lo que habla. Lo que dice, lo dice inmejorablemente bien.

He subido tres versiones. La primera, la original, es la mejor. Es la que interpreta Cooke. La segunda, la de los británicos Herman`s Hermits, tiene un tempo más rápido; versionaron el tema poco después de la muerte de Cooke, como homenaje. En la tercera versión (la más lenta), James Taylor la transforma, personalizándola, atreviéndose incluso a añadirle una estrofa más a la letra. Le acompañan dos grandes del rock: Simon y Garfunkel.




MUNDO MARAVILLOSO (Cooke, Adler, Alpert - 1960) (Traducción)

No sé mucho sobre historia
No sé mucha biología
No sé mucho sobre el libro de ciencias
No sé mucho sobre el francés que aprendí
Pero sé que te amo.
Y sé que si tú también me quisieras,
¡qué mundo tan maravilloso sería!

No sé mucho sobre geografía
No sé mucha trigonometría
No sé mucho sobre álgebra
No sé para qué es una regla de cálculo.
Pero sé que uno y uno suman dos.
Y si eso pudiera ser contigo,
¡qué mundo tan maravilloso sería!

No pretendo ser un estudiante de sobresaliente,
Pero intento serlo;
Porque quizá siendo un estudiante de sobresaliente
Pueda conseguir tu amor.

****

WONDERFUL WORLD.

Don't know much about history
Don't know much biology
Don't know much about a science book
Don't know much about the French I took

But I do know that I love you
And I know that if you love me too
What a wonderful world this would be

Don't know much about geography
Don't know much trigonometry
Don't know much about algebra
Don't know what a slide rule is for.

But I do know that one and one is two,
And if this one could be with you,
What a wonderful world this would be.

Now i don't claim to be an "A" student,
But I'm trying to be.
So maybe by being an "A" student baby
I can win your love for me.
****

4 comentarios:

carlota dijo...

Señor Imbelecio: no sé si será cuestión de telepatía: pero quiere acercarse a mi fiesta de cumpleaños, hoy, 6 de mayo, y ver qué tema escogí para acompañar a mi programa de festejos? y la tenía escogida hace una semana, conste, porque siempre me ha encantado! :) Un besuco, me encanta haber coincidido con usted!!!

Ñoco Le Bolo dijo...

Vaya, Sr. Embelecio. Vaya y haga una excepción este año que, siendo bisiesto (dos siestas en el año) y acabado en ocho pero no múltiplo de cinco ni de tres aunque sí de dos, y que multiplcado por cero dará derecho a una ducha...
Vaya Sr. Embelecio. Vaya o se las verá conmigo. No me le haga un feo a Carlota que para eso ha puesto una canción del Dúo Dinámico.
Vaya, coño, vaya.

Ah, en los hit parades, puestos a escoger entre churras y merinas, me hago un jersey de lana mientras me como el lechazo.

Que suerte tiene, jodio, que le mandan un besuco. Los besucos de Liébana son mejores que los de Cabrales.

Vaya, coño, que vaya al cumple de Carlota

¿Cómo se lo he de decir? ¿eh?

Maria dijo...

Tocaste una fibra. Sin apelar a favoritismos esta canción forma parte de mi vida, de mis recuerdos, de mis emociones. Ahí es nada. Y realmente, la letra es lo de menos, es ese no sé qué, ese ritmo y esa voz.

PS// menuda coincidencia lo de Carlota ¿o será quizás afinidad?

Anónimo dijo...

Nos casamos en el 94, y el baile no lo abrió un vals, sino esta canción.