lunes, febrero 27, 2006

SOLOS EN LA MADRUGADA.




"Queridos inútiles, ahí os quedáis: cansados, aburridos, sin esperanza, llenos de problemas, hechos una mierda; como siempre: solos en la madrugada. Como debe de ser. Soñando, eso sí, con que un día os pasarán cosas maravillosas y vuestra vida cambiará." José Miguel García Carande (José Sacristán), en SOLOS EN LA MADRUGADA de José Luis Garci (1978).

Desconocía que existía esta película. Y me alegra haberla descubierto. Nuestra generación, quizá demasiado a menudo, tiende a encumbrar algunas películas que en realidad están vacías, hueras, como un vistoso y bello edificio, pero descimentado. Por contra, notables obras del séptimo arte son inexplicablemente desdeñadas o preteridas por los jóvenes. Tal vez por eso no había oído hablar de esta película. Ni siquiera recuerdo que la hayan emitido en televisión. (Una vez más, que los dioses bendigan el Emule. Larga vida al P2P.)

Conocía dos películas memorables que hablan de la radio: HISTORIAS DE LA RADIO (la obra maestra de J.L. Sáenz de Heredia), y DÍAS DE RADIO (una de las más divertidas de Woody Allen) (por cierto que el principio de RADIO DAYS, la anécdota del ladrón nocturno que contesta a un concurso de radio en una casa ajena, se ve que el director neoyorquino se inspira claramente en el clásico español de los cincuenta. No sé si el viejo Woody reconoció eso alguna vez, pero debería. la idea es de Heredia.)
A esas dos se añade hoy la de Garci.

Solos en la Madrugada es el nombre de un programa de radio que presenta y dirige el protagonista de la cinta, un locutor maravillosamente interpretado por José Sacristán. Es el programa estrella de la radio española, que ha vuelto a encandilar a los oyentes como no ocurría desde hacía décadas. Es el culpable de que muchos lleguen tarde al trabajo, como se dice en la cinta. Corre el año 1977. Plena Transición. Pleno parto de algo, no se sabe aun de qué (¿una república monárquica?) .Tampoco se sabe si será un aborto. Algunos momentos históricos están incluidos en el argumento de la película, como la legalización, en abril, del Partido Comunista.

La película gira en torno a la vida sentimental del protagonista. Un separado (que no divorciado; recordad que la primera ley del divorcio de la democracia es de 1981) que aun está enamorado de su mujer y busca consuelo en una joven estudiante que no sabe comprometerse.

Pero, aunque está inmejorablemente contado todo el tema de las relaciones de pareja, me parece muy interesante lo que habla sobre España. Sobre el pueblo español. Tomando a García Carande-Sacristán como arquetipo individual de ese pueblo.

Solos en la Madrugada es un espacio dirigido a los nacidos en la posguerra, en los cuarenta. Es la generación del personaje principal (que es también la de Garci, claro). A esos matrimonios de la clase media que en el 77 tenían treinta y muchos, un par de hijos, unas cuantas letras que pagar, y muchos sueños rotos.

García Carande es un pesimista. Un llorón. Un triste. Sólo sabe lamentarse por el pasado perdido. Por lo que pudo ser y no fue. por lo que podría ser y no es. Y se dirige a un público -se supone que la España entera de la época- también llorón y triste, siempre compadeciéndose de sí mismo. A un público (pueblo) feo y contrahecho; lleno de complejos por treinta y ocho años de una oscura tutela que ha dejado vergonzosas secuelas. A un pueblo que aun no sabe ser libre, y que tiene miedo.

Carande quiere hacer una radio novedosa y provechosa, que sea útil a los que escuchan y a los que hablan tras el micrófono. que hable a todos y llegue a cada uno; que ayude al pueblo a ilusionarse, a soñar, como ocurrió en la época dorada del medio (los años cuarenta) . (Sospechamos que esto mismo, hacer algo nuevo y útil que hable de su generación, era exactamente lo que pretendía el mismo Garci con sus cine durante la transición; vamos, que el Sacristán es Garci, pero en vez de cine, habla de radio).

No quiero destripar la peli a nadie..., por eso hablo de forma tan inconexa. Sólo quiero animaros a verla, porque encontraréis en ella gratas reflexiones y, quizá, un dedalito de autoestima, que siempre viene bien. Ese es el mensaje de la película: coge lo poquito que tienes y defiéndelo. enfréntate al mundo hostil. tu destino lo decides tú. No te lamentes tanto sobre el pasado y mira al futuro. Decides tú.

Antes de despedirme, transcribo una interesante reflexión del personaje de Sacristán (que ya digo que borda el papel), y que nos lleva a aquella época, tan insegura para nuestro pueblo como la adolescencia para una persona.

"Bueno, pues hay que enfrentarse al mundo: tenemos que convencernos de que somos iguales a los demás seres que hay por ahí, por Francia, por Suecia, por Inglaterra... A partir de ahora, y aunque sigamos siendo igual de minusválidos, vamos a luchar por lo que creemos que hay que luchar: por la libertad, por la felicidad, por... por lo que sea; hay que hacer algo, ¿no?. Para alguna cosa tendrá que servirnos el cambio, digo yo (...) Hay que comprometerse con uno mismo, tratar de ser uno mismo, hay que ir a las libertades personales. Se ha terminado eso de ser víctimas de la vida. Hay que vencer a la vida. Hay que empezar a tratar de ser libres."

Y ya digo que esos mensajes de la película van dirigidos a cada persona y a un pueblo por éstas formado que "renacía" y estaba temeroso, acomplejadísimo. Tenía miedo a la libertad, a que todo se torciese de nuevo... Han pasado casi treinta años, y aun tenemos muchos complejos...¿no? Y yo me pregunto, esa chepa tan gorda que a veces vemos en el espejo, ¿ es real o imaginaria?

(Ah... mucho antes que que una de las dos películas favoritas de quienes odian el cine (me refiero a GHOST, la otra es DIRTY DANCING) recuperara la Unchained Melody de los Righteous Brothers, lo había hecho Garci en su Solos en la Madrugada. El otro tema principal de la película es Tell Laura I Love Her, de Ray Peterson (digo, de Raimundo Pérez... :P)

:) nos vemos. Sed felices.

4 comentarios:

Darío R.R dijo...

Dirty Dancing da pena la verdad.....pero algunas de Garci.....

M. Imbelecio Delatorre dijo...

Hola darío! pues a mí Garci me mola muso. La única peli suya que no me gustó porque no entendí muy bien fue LA HERIDA LUMINOSA. pero me gustan garci como director y guionista... y aquella serie fantástica de TVE, HISTORIAS DEL OTRO LADO, era muy buena.

Un saludo! tienes un blog mu chulo!!

M. Imbelecio Delatorre dijo...

monólogo final de SOLOS EN LA MADRUGADA:

(copiado de http://www.encontrarse.com/notas/pvernota.php3?nnota=6135 )

"...Se van a acabar para siempre la nostalgia, el recuerdo de un pasado sórdido, la lástima por nosotros mismos.
Se acabó la temporada que ha durado 38 hermosos años, estamos en 1977, somos adultos, a lo mejor un poquito contra hechos, pero adultos. Ya no tenemos papá. ¿ Que cosa, eh?.
Somos huérfanos gracias a Dios y estamos maravillosamente desamparados ante el mundo. Bueno, pues hay que enfrentarse al mundo y con esa cepa que nos da ese aire garboso!. Tenemos que convencernos de que somos iguales a los otros seres que andan por ahí, por Francia, por Suecia, por Inglaterra.
En setiembre ya no vamos a reunirnos solos en la madrugada para contarnos nuestras penas, para mirarnos el ombligo, para seguir siendo mártires, para sufrir. No, a partir de ahora y aunque sigamos siendo igual de minusválidos vamos a intentar luchar por lo que creemos que hay que luchar, por la libertad, por la felicidad.
Hay que hacer algo ¿No?, para alguna cosa tendrá que servir el cambio, pues venga, vamos a cambiar de vida. A ti Rosi ¿Qué té pasa?. Que tu vida con Andrés y los chicos no te gusta ¿no?. Pues fuera, cada uno por su lado pero con dos ovarios como si fuésemos mayores.
Y tu Nacho ¿qué? ¿No te ha tirado siempre lo otro?. Pues venga, guerra, pero sin tapujos. Ponte peineta y a ello, pero con dignidad, con la cara bien alta, que no pasa nada.
Vamos a ver Andrés ¿Tú no querías dejar esas contabilidades y vivir sólo con el sueldo?. ¿Qué esperas?. ¿Qué no puedes?. Claro que puedes. Plántate, plántate con Hernández, con Gil, con Troncoso, plantáos y a pedir un sueldo digno, ya verás como se acojonan los de la planta Noble, y a vivir como un ser humano y no como un robot, a vivir con tus hijos, a charlar con tu mujer. ¿O no?.
Hay que comprometerse con uno mismo, hay que tratar de ser uno mismo, hay que ir a las libertades personales.
Margarita de mi vida, ya no me sirve eso que me dices siempre de que té pasas la vida metida en casa, de que Vicente no te saca. ¿ Qué pasa? Quieres ir al cine y Vicente no quiere, pues vete al cine, fíjate que sencillo. Ese metro, ese autobús, me da una butaca y ya está, ya has visto a Paul Newman, que era lo que querías.
Se ha terminado eso de ser víctimas de la vida, hay que vencer a la vida. Hay que tomar el mando en la cama. Si lo que quieres es un televisor en color, cómprate el más grande que encuentres por que es lo que quieres, no ahorres cuatro perras para dejarlas a los hijos, disfruta de la vida vosotros porque es vuestra vida y porque además esas cuatro perras luego no van a ser nada.
Hay que empezar a tratar de ser libres. Yo también quiero ser libre.
No quiero tener que mentirme tanto. Sé que tengo que ser algo... a lo mejor escuchar, escuchar más a la gente o hacer un programa de radio para adultos, para hablar de las cosas de hoy porque no podemos pasar otros cuarenta años hablando de los cuarenta años.
Ese viejo disco que vais a escuchar es el último de una melodía que no oiremos más. Yo os prometo que Ray Peterson, Raimundo Pérez si hubiese nacido en el Imperio, no volverá a decirle a Laura que la quiere porque, es que Laura tiene treinta y cinco castañas, cinco hijos y está casada con uno de Arkansas y eso hay que afrontarlo.
No soy político, ni sociólogo pero creo que lo que deberíamos hacer es darnos la libertad los unos a los otros, aunque sea una libertad condicional. Pues vamos, yo creo que si podemos hacerlo, creo que si. No debe preocuparnos si cuesta al principio porque lo importante es que al final habremos recuperado la convivencia, el amor, la ilusión.
Pues no cabe duda, al vegetar estamos acabando. Vamos a vivir por algo nuevo. Vamos, vamos a cambiar la vida por nosotros. Vamos."

carlota dijo...

Estupendo su comentario sobre la película, que creo no haber visto, y ese monólogo del personaje de José Sacristán. Yo no digo nada, :). Da muchas ganas de tirar pa'lante, verdad? hasta de comerse el mundo. Pues estupendo (por cierto, lo poco que he visto de Garci, sobre todo como director, si me gusta). Un abrazo.