domingo, julio 06, 2008

Cuentos SMS (IV)

Tres cuentinos SMS para niños más, que es uno de los apartados más visitados de esta web. Saludos.
*****
EL NIÑO - LOBO.
Hubo un niño que, harto de los mayores, quiso hacerse hombre-lobo para asustarles. Realizó los diábolicos conjuros en la mágica Noche de San Juan, tal como leyó en un antiguo libro de hechizos. Y surtieron efecto. Pero como era niño, en vez de en lobo se transformaba en cachorro; así que los mayores en lugar de asustarse se lo pasaban pipa jugando con él, acariciándole el hocico, el lomo, y la barriguina. =D

ATRAPADO EN LOS BIBUS.
De tanto ver dibujos animados, el niño se quedó atrapado en la tele. Y pasó muy buenos ratos con Bugs, Mickey , Bart, Goofy, y los demás. Pero al fin se cansó de tantas alocadas aventuras y quiso volver con sus papás y su hermano.

-¡No ze puede pzalir de aquí! - le dijo el pato Lucas.

Y el niño se puso triste, preguntó a otros bibus, pero ninguno había oído hablar del "mundo real". Finalmente se puso a llorar y, desconsolado, soltó un taco muy gordo que había oído a su abuelo. Y despertó en la realidad.
UN MUNDO DENTRO DE UN MUNDO.
Jorgesín es la versión diminuta de Jorge. Vive en un universo del tamaño de una canica (de hecho ese mundo es una canica con la que Jorge juega).

Jorge, mamá, los coches, la calle, Gijón, la Tierra, las estrellas y todo lo que vemos, a su vez están dentro de una inmensa canica con la que juega Jorgesón (la versión gigantesca de Jorge)


7 comentarios:

Carlota dijo...

Me gustó mucho el truco para salir del cuento y volver a la vida real, nada como un buen taco ;). Buen domingo, señor Imbelecio!

Eva dijo...

jeje, qué cuentinos tan simpáticos :)
Se los contaré a mis sobrinillos. Aunque luego empezarán a hacerme muchas preguntas sobre el cachorro lobo, que si también jugó con minnie y pluto el niño que se quedó atrapado en la tele, que porfi, que cogamos un microscopio para ver sus canicas a ver si hay un parque en ellas ....

besoooooo

M. Imbelecio Delatorre dijo...

hola!

-sí, Carlota... yo a veces me digo "¡ah, si pudiera blasfemar!". Menos valerianas y más blasfemias... pero uno es ateo, y eso que perdemos los no-creyentes...

-Eva: estoy seguro de que les cuentas cuentos mucho más chulos que cualquiera de esos a tus sobrinos. (¡yo tero, yo tero!)

Besazo a las dos y gracias por todo

Ñoco Le Bolo dijo...

Me gustó mucho el cuento del niño Bolo. Seguro que es un feliz Rrochoca que algún día será un Bolo nobue.

Por otra parte, compartiendo sus sentimientos, ¿que tal si nos inventamos una blasfemias laicas?

No vale "mecachis en la mar", que todo el mundo sabe que esa estructura de omisión oculta "me cago en la madre de Dios", y eso ya no es laico.

M. Imbelecio Delatorre dijo...

hombre, don Ñoco... laicas laicas..., no sé "me cago en la bandera", "me cago en la Constitución", "cagon nel Estado"...... y luego quizá, así ateas: Cago en Darwin, cago en Mendeleiev... pero, qué quiere, eso yo jamás lo diría... me parece una blasfemia.

=)

Christian dijo...

¿eso de la cánica lo sacaste del libro de Joseph Joffo? sabes que es ilegal.. el libro se llama "Un sac de billes" cuenta la historia de dos niños judíos en Francia, Joseph y Maurice... en 1941, plena Segunda Guerra Mundial..

M. Imbelecio Delatorre dijo...

hola, christian:

sí, afortunadamente sé que plagiar es ilegal. pero no saqué nada de ningún libro. me inventé estas tonterías como me invento todas . jamás he oído hablar del joseph joffo ese. así que lo siento, a llamar plagiario a otro.