martes, abril 22, 2008

La Chuleta

En Encélado, una de las lunas de Saturno, hay un secreto que dejaron… dejarán los hombres dentro de algunas decenas de miles de años.

Pero ya está allí. Para tener éxito, tuvieron que aplicar (con gran dificultad) “un par de trucos cuánticos”, como dijo (¿dirá?) el Magistrado de la Confederación.

El caso es que sin ese tesoro de ciencia que hallará la humanidad en pocos siglos, la diáspora fuera del Sistema Solar no será posible, y nuestra especie terminaría por desaparecer en menos de un millón de años.

El hombre ayudándose a sí mismo, señalando mediante una miguita de pan el camino que debe tomar para dar un inmenso salto tecnológico, haciendo trampa en el gran examen de la vida al enviar al pasado ese pequeño objeto.

imagen: Saturno visto desde Encédalo (recreación artística), tomada de wikipedia.org

4 comentarios:

Manuman dijo...

Hay que ver cómo es el ser humano. Siempre dejando mierda por todos lados.

Ñoco Le Bolo dijo...

Me gustan los trucos cuánticos. Me permiten estar comentando aquí mientras como una ración de calamares pescados en el futuro en Encélado y me divierto enseñandole a Felipe II la utilidad de un Tupperwere.

Las cosas son así, amigo, y no como están fuera del espejo.

carlota dijo...

Me encantaría ser capaz de saltar en el tiempo, o cambiar de dimensión. Besos.

Maria dijo...

Siendo la humanidad como un cancer que se extiende haciendo metástasis (la idea no es mía, conste, es de un científico cuyo nombre no recuerdo), lo lógico es que seamos capaces de llegar a donde haga falta. Pero un millón de años, al paso que vamos, me parece mucho. Un abrazo