sábado, febrero 17, 2007

cinvergüencia III - La vida es "esencialmente triste".

Se demuestra que la vida es “esencialmente triste”.

Las más prestigiosas publicaciones científicas del planeta recogen en su último número la demostración de que la vida es “en esencia, triste”.

Fue Yuri Kim, un adolescente surcoreano, el autor del complicado modelo matemático que ha logrado objetivar complejos parámetros, y ha puesto de acuerdo a científicos de todo el mundo en torno a los resultados.

El joven Yuri, de 19 años, partió de su situación personal de muchacho melancólico y abúlico. Tras formalizar su propio caso mediante expresiones lógicas y matemáticas con una originalidad no exenta de rigor, llegó a la conclusión que esperaba: “La vida es esencialmente triste”, era el resultado del programa.

La sorpresa vino cuando partiendo de unos parámetros completamente favorables y radicalmente distintos a los de su caso, el modelo predecía también a la larga que la vida era “triste, esencialmente triste”.

Fue el profesor de matemáticas de Yuri, que estudia en un instituto público de la ciudad de Pusan, el que envió el modelo a un colega del Instituto Tecnológico de Massachussets con el que se carteaba. La comunidad científica internacional, tras unas primeras dudas, no tardó en dar validez unánime al ya llamado “modelo de Yuri”.

Críticas.

Al principio hubo algunas críticas no demasiado fundamentadas por parte de algunos expertos, quizá surgidas de la rapidez con que estudiaron el modelo. Llegó a decirse por ejemplo que Yuri no había incluido ni a los videojuegos ni al amor en el modelo original. “¿Cómo un joven surcoreano no iba a incluir los videojuegos en su vida?”, dijo el profesor de Yuri. Luego se descubrió que los negativos resultados son debidos a lo que ha dado en llamarse una “constante melancólica inherente” (que no fue formulada por Kim, aunque surge cuando las computadoras efectúan las complicadas operaciones caóticas), que varía para cada individuo, y que la mayoría de la comunidad científica considera “válida” al extrapolar al hombre los resultados. “La constante melancólica inherente es producida por la misma complejidad del caótico modelo, y, aun no estando en los parámetros iniciales, engloba la mayor parte del resultado. Es una muestra más de lo ajustada que a la realidad es la descripción del trabajo de Yuri”, dice Mateo Mínguez el presidente de los Matemáticos Tristes de España.

¿En qué nos afecta?

Miguel Imbelecio Delatorre, presidente de la antigua Sociedad de Jóvenes Amargados del País de Asturias dice que el modelo de Yuri acaba con la vieja controversia entre vasos medio llenos y medio vacíos, entre optimistas y pesimistas. “Simplemente ahora ya no cabe el optimismo. Merced a esa irrefutable demostración, a partir de ahora habrá de un lado pesimistas y del otro estultos o fanáticos”. “El optimismo no es más que un autoengaño muy dulce. Un engaño quizá válido para continuar existiendo, pero mentira al fin y al cabo.”
**********

imágenes: 1/ una de tantas secciones de ciencia de los principales diarios mundiales, que recogen estos días la noticia. 2/ vaso medio vacío. :P

7 comentarios:

Sintagma in Blue dijo...

Evidentemente lo más acertado de todo es la etiqueta que le has colocado de "Otras gilichorradas". La cantidad de tiempo y energía desperdiciado estúpidamente en estudios pseudocientíficos. Y luego dicen que el onanismo es cosa de ociosos.

(besos)

Manuel Machuca dijo...

comprobamos que una vez más, alguien usa el término "onanismo" despectivamente...


¡nuestro partido es más necesario que nunca!

M. Imbelecio Delatorre dijo...

sintagmi ;) el post sólo es una forma (que pretende ser) original de hablar de mi melancolía. No tiene más vueltas.

Manuel: deja de acosar a mis visitantes o te quito el enlace desde esta página.

un afectuoso saludo a entrambos :)

Entrambos dijo...

qué gusto cuando me saludan los desconocidos. Gracias, salao joven. un saludo para usted también.

Sintagma in Blue dijo...

¡¡Que me corten la cabeza!!

-la de arriba-

Tanhäuser dijo...

Pues yo soy el contraejemplo. A ver si es que no voy a ser de este planeta...

M. Imbelecio Delatorre dijo...

No eres contraejemplo, Tan: modelo no tiene en cuenta valores de variables que en tu caso son muy altos: tu parámetro de "alegrosidad", tu amor por la música y los libros ;) , el vivir en el luminoso Mediterráneo ;)... eso no lo tiene en cuenta el modelo de yuri ;)

una sonrisa :)