domingo, enero 31, 2010

En cierta ocasión trabé amistad con un hombre ciertamente extraño. Había tenido mil empleos (cómico de la legua, trapecista de circo, soldado, marinero...), y me contó cientos de anécdotas curiosas, pero ninguna lo fue tanto como la que os voy a narrar:
***
Por aquel entonces hallábame yo desprovisto de dinero y con gran desazón y melancolía; provocaban la primera la incomodidad y el vacío de mi estómago, la segunda tenía su origen en la lejanía de mi hogar, pues bien nota Vd. en mi acento que vivo en tierra para mí extraña. Entonces vi a un viejo, vagabundo como yo, que sentado a un lado del camino me invitó a parar y descansar, y me refirió la siguiente historia:
***
¡Largos y penosos son los días si no hay un alma amiga con quien compartir penas!. Sabe, amigo caminante, lo que me ocurrió ayer mismo, aquí sentado en este mismo sitio a hora temprana, cuando un carro que volvía de la ciudad armando gran estrépito, se paró de golpe. Asomó por la ventanilla una señora, que por su traje y modos diputé duquesa o condesa o cosa parecida, y dijo:
***
¡Óyeme, vagabundo, acércate que quiero darte unas monedas!. Pero para que te resulten de provecho y no las gastes en lo que no debieras, escucha una historia de la que tomarás gran utilidad y ejemplo que enmiende todos tus vicios y males morales:
***
Hace bastantes años, cuando era una damita joven y hermosa, y no sabía ni de lejos lo que significaba la palabra “achaque” ni otros males que la edad avanzada trae consigo, mi prometido, el guardia de corps más apuesto y derecho que había en España me contó un día, a la sombra de un tilo que en el jardín de mi mansión había:
***
En cierta ocasión trabé amistad con un hombre ciertamente extraño. Había tenido mil empleos (cómico de la legua, trapecista de circo, soldado, marinero), y me contó cientos de anécdotas curiosas, pero ninguna lo fue tanto como la que os voy a narrar...

4 comentarios:

El Desbrozador de Fantasía dijo...

Curioso, cuanto menos, el juego de que las palabras se vayan diluyendo... en todos los sentidos...

Me encanta casi todo lo que escribes... Casi todo lo que caricaturizas... casi todo lo que escribes...casi todo lo que enlazas... cuando lo haces, despotricas de p.m.. como hay que hacerlo.... Gracias por los momentos de todo tipo que nos brindas con tu sitio. Y... por enlazarme, ha sido toda una sorpresa. Saludos, paisanu.

M. Imbelecio Delatorre dijo...

:) ¡¡¡¡muchas gracias a ti!!! yo también sigo tus "desbroces".

te deseo lo mejor. Un saludo desde la villa moscona.

Pd.- larga vida al rock ;)

El Desbrozador de Fantasía dijo...

Hola de nuevo sr.Delatorre (lo siento pero me parece un contrasentido tratarle como Imbelecio)... Me pongo otra vez en contacto con usted para hacerle sabedor de que aprovechando su gran generosidad, su licencia Common Creative y sabiendo los cabreos que se agarra si no se cita la fuente (jode mucho, es verdad), voy a intentar darle un poco de colorido a mi triste casa "robándole" a usted una de sus viñetas, en concreto la de Avatar. Sin más y esperando que siga usted dándole de comer pienso del bueno a nuestro intelecto como ha hecho hasta la fecha, me despido con un cordial saludo.


P.d: perdona el tono del comentario... es solo para compensar la improvisación de ayer. Gracias de nuevo.

M. Imbelecio Delatorre dijo...

hola, mi desbrozador amigo!

gracias otra vez por tus parablas

pues puedes coger lo que quieras. eso sí, déjalo como lo encontraste, ¿eh? a ver si lo vas a devolver oliendo a jabón y a suavizante y otras mariconadas.