lunes, marzo 02, 2009

La Voz del Silencio (leyenda toledana) - Gustavo Adolfo Bécquer - Audiocuento .mp3 (Historias , RNE)

"Voz de mujer que como música celeste, como suspiro de un alma enamorada, viniste a mí, traída por la caricia del aire lleno de aromas de primavera. ¿Qué misterio hay en tus palabras confusas, en tus débiles quejas, en tus armoniosas y extrañas canciones?"
(G.A.B.)





Bécquer nos habla como ningún otro escritor de la mujer soñada, ente inexistente que el poeta sevillano glorifica con su genio vistiéndolo de anhelo poético.



Así como los fantasmas no existen en el mundo real, pero sí son una innegable realidad en relatos, películas, etc. que estén bien contruidos, las mujeres soñadas en Bécquer tampoco pueden darse bajo el imperio de los cinco sentidos, pero sí adquieren una dimensión que casi roza la realidad en la mente del idealista: ese misterioso y pálido cendal desde siempre perseguido, y que siempre resulta ser un Rayo de Luna :/ ; esos Ojos Verdes que el poeta ha visto en alguna parte… no sabe dónde; o esta Voz del Silencio, sutil suspiro, tenue susurro fantasmal cuyos inefables ecos el soñador – léase imbécil, necio..., imbelecio – ha escuchado/imaginado montones de veces.



Os presento el magistral audio, tomado del desaparecido programa Historias de Radio Nacional de España, leído por el poeta Javier Lostalé, por el escritor Juan José Plans, y por los locutores Luis Alonso Carrasco y Lourdes Guerras.
***
notas: en el primer comentario se pondrá íntegro el relato en texto; las imágenes las guardé hace días en el disco duro, así no me acuerdo de dónde las robé :/

2 comentarios:

M. Imbelecio Delatorre dijo...

L a v o z
d e l s i l e n c i o

Tradición de Toledo

________________________________


En una de las visitas que como remanso en la lucha diaria hago a la vetusta y silenciosa Toledo, sucedieron estos pequeños acontecimientos que, agrandados por mi fantasía, traslado a las blancas cuartillas.

Vagaba una tarde por las estrechas calles de la imperial ciudad con mi carpeta de dibujo debajo del brazo, cuando sentí que una voz como un inmenso suspiro pronunciaba a mi lado vagas y confusas palabras: me volví apresuradamente, y cuál no sería mi asombro al encontrarme completamente solo en la estrecha calleja. Y, sin embargo, indudablemente una voz, una voz extraña, mezcla de lamento, voz de mujer, sin duda, había sonado a pocos pasos de donde yo estaba. Cansado de buscar inútilmente la boca que a mi espalda había lanzado su confusa queja, y habiendo ya sonado la hora del ANGELUS en el reloj de un cercano convento, me dirigí a la posada que me servía de refugio en las interminables horas de la noche.

Al quedarme solo en mi habitación, y a la luz de la débil y vacilante bujía, tracé en mi álbum una silueta de mujer.

Dos días después, y cuando ya casi había olvidado mi pasada aventura, la casualidad me llevó nuevamente a la torcida encrucijada teatro de ella. Empezaba a morir el día; el sol teñía el horizonte de manchas rojas, moradas; caía grave en el silencio la voz de bronce de las horas. Mi paso era lento, una vaga melancolía ponía un gesto de duda en mi semblante.

Y otra vez la voz, la misma voz del pasado día, volvió a turbar el silencio y mi tranquilidad. Esta vez decidí no descansar hasta encontrar la clave del enigma, y cuando ya desconfiaba de mis investigaciones, descubrí en una vieja casa, de antiquísima arquitectura, una pequeña ventana cerrada por una reja caprichosa y artística. De aquellas ventanas salía, indudablemente, la armoniosa y silente voz de mujer.

Era completamente de noche, la voz-suspiro había callado y decidí volver a mi posada, en cuya habitación de enjalbegadas paredes, y tendido en el duro lecho, ha creado mi fantasía una novela que, desgraciadamente..., nunca podrá ser realidad.

Al día siguiente, un viejo judío que tiene su puesto de quincalla frente a la vieja casa en que sonó la misteriosa voz, me contó que dicha casa está deshabitada desde hace mucho tiempo. Vivía en ella una bellísima mujer acompañada de su esposo, un avaro mercader de mucha más edad que ella. Un día el mercader salió de la casa cerrando la puerta con llave, y no volvió a saberse de él ni de su hermosa mujer. La leyenda cuenta que desde entonces todas las noches un fantasma blanco con formas de mujer vaga por el ruinoso caserón, y se escuchan confusas voces mezcladas de maldición y lamento.

Y la misma leyenda cree ver en el blanco fantasma a la bella mujer del mercader avaro.

Voz de mujer que como música celeste, como suspiro de un alma enamorada, viniste a mi, traída por la caricia del aire lleno de aromas de primavera. ¿Qué misterio hay en tus palabras confusas, en tus débiles quejas, en tus armoniosas y extrañas canciones?

Ñoco Le Bolo dijo...

gilichorreando pero poco...

Dado que me encanta Eastwood, tanto como director como actor, ¿que puedo decir de El Gran Torino? Me pareció muy buena.
Y te dejo aquí el comentario pra no estropear el post original

...

CristalRasgado & LaMiradaAusente
_____________________________