martes, abril 28, 2009

¿Y mi cabeza?




¿Saben?, más tarde ocurrió como en uno de esos sueños mágicos, y percibí (pues no puedo decir que pudiera ver), a una chica maravillosa y, ¡cosa extraña!: tampoco ella tenía cabeza…. Y yo pude notar que sin sonrisa me sonreía: