lunes, enero 15, 2007

Manifiéstate, que ¡ojalá! algo quede.


Tranquilo, amigo visitante de esta página pobre (pero honrada), no vamos a hablar de la famosa manifestación del pasado sábado, ni de la inexplicable y arbitraria conducta del PP, que, por primera vez, no acaban de entender ni sus propios votantes (tiene narices la cosa, ¿eh?).

Vamos a hablar de todas esas manifestaciones que se vienen produciendo desde hace algunos años en España (desde finales de los noventa o así), y parece que no tienen más objetivo que declarar la repulsa que en la gente pacífica produce un suceso violento. “manifestaciones pleonasmo”, por llamarlas de forma rebuscada.

Conste que no critico desde aquí el derecho que todos tenemos a manifestarnos. No. Jamás criticaría el derecho constitucional de los individuos y colectivos a manifestarse. Manifestaciones pacíficas, las que hagan falta. Como si son para pedir más sonetos caudatos en los comunicados de la Agencia Tributaria. Allá cada uno.

Sólo digo que me parecen un poco ridículas las manifestaciones que se hacen últimamente cada vez que sucede un suceso violento, un asesinato, por ejemplo. Vale, son manifestaciones de rechazo a la violencia. Pero es que en teoría TODOS rechazamos la violencia… salvo, claro, los que no la rechazan… pero a esos no les vamos a cambiar su perversa forma de ver el mundo por reunirnos y gritar unos lemas de fraternidad.

Pongamos un ejemplo. Sucede cada vez que se produce uno de esos asesinatos en que un cafre, uno de esos simios hijos de puta que lleva pegando a su mujer toda la vida, tras muchas amenazas, acaba finalmente matándola. Triste suceso que no por cotidiano -sucede al menos una vez a la semana en nuestro país- deja de indignar (y de entristecer) a cualquier persona de bien, a cualquier ser con entrañas.

Pero hete ahí que como consecuencia del asesinato el pueblo reacciona con una manifestación (convocada por el Ayuntamiento) en repulsa por el asesinato bajo el lema “Basta, jolines. Por un Villanueva del Campo sin violencia”. Y a eso me refiero. ¿De qué sirve esa manifestación? Para lo único que sirve (y conste que opino que eso sólo ya justifica la convocatoria) es para apoyar a una familia que está pasando los peores momentos de la vida. Pero, los lemas que reivindica, el rechazo a la violencia, ¿sirven de algo?. Los parántropos que llevan tundiéndoles las costillas a sus mujeres toda la vida, ¿van a cambiar de golpe, llenos de patetismo, al ver por la tele tanta repulsa ciudadana? No. No van a cambiar porque la gente de bien les muestre su rechazo. Nadie. Ninguno de los violentos. Ni esos cafres sin alma de los que hablo que no merecen haber nacido, ni los que pertenecen a una mafia, ni los gitanos con pistola que se toman su peculiar justicia por su mano, ni los tontos del tuning o los borrachos al volante que provocan tantas muertes, ni los terroristas.

Y eso, el que campen a sus anchas torturadores, asesinos, mafiosos, terroristas, ¿puedo cambiarlo yo desde mi casa, por mucho que me indigne cada vez que doblan las campanas por alguien? No. ¿podemos cambiarlo con una de esas manifestaciones–pleonasmo, de rechazo a la violencia? Tampoco. Porque los “malos” (y siempre habrá malos), o viven de la violencia, o es lo que les mola. Ahora bien, ¿Puede cambiarse a través de la Ley y los mecanismos de la democracia y del estado de derecho? Sí. O, al menos, debe intentarse. El Estado debe proteger a los ciudadanos y dotarse de mejores leyes y medios más eficaces para combatir la violencia, cualquiera que sea.

Tú y yo, lector amigo, no podemos hacer nada. Ni aunque nos manifestemos para repudiar por enésima vez lo que cualquier persona de bien ya repudia.

Nuestros representantes, los políticos y los gobiernos del signo que sea, que sí pueden hacerlo, prefieren manifestarse para hacerse la foto. De hecho suelen ser ellos los que convocan las inútiles manifestaciones de rechazo a la violencia. Manda narices. Ya ves, ellos que sí tienen el poder de cambiar las cosas… prefieren escudarse detrás de una pancarta…. Bien pensado, eso siempre da algunos votos… y sin tener que mojarse.

****
imagen, mickey mouse herido en una manifestación de dibujos animados.