domingo, septiembre 30, 2007

kraken a la gallega

cuando era niño (no sólo mentalmente como ahora), me gustaban aquellas pelis de aventuras de la "sesión de tarde" de los sábados de los ochenta, algunas basadas en novelas de Julio Verne. En una de ellas aparecía un gigantesco kraken. ¿Quién iba a decirme a mí que acabaría almorzándolo, un domingo como hoy, preparado a la gallega?

foto: el kraken (¡6 kilos de pulpo!) en un momento de la cocción. La ayuda de Ned Land fue imprescindible para encerrarlo en esa olla cuya superficie equivale a la de dos campos de futbolín. Podéis ver en el borde de la cocina un disco de vinilo para comparar (bueno, una moneda de dos céntimos...). Antes de comerlo se guardó un minuto de silencio para honrar a las viudas de los arponeros que dieron la vida en su captura.

jueves, septiembre 27, 2007

La Oración de Guerra - Mark Twain (Audiocuento)

LA ORACIÓN DE GUERRA - MARK TWAIN - DESCARGA DE AUDIO. MP3

Mark Twain no pudo publicar en vida el pequeño relato que os hemos leído hoy porque a él, como al protagonista del cuento, no lo entendieron. Era otra época... Aunque... si en nuestros días se apareciese ese mismo misterioso personaje y pronunciase exactamente esa misma oración, la historia reciente nos muestra que muchos -muchos- seguirían sin entender ni una palabra de lo que dice.


- La Oración de Guerra en texto.
E.

promesas




-¡Me prometiste que me dirías por qué nunca cumples tus promesas!
-Es verdad, sí que lo hice, sí.

miércoles, septiembre 26, 2007

martes, septiembre 25, 2007

sueños de OTRO seductor (basados en los de aquel)

Una de mis películas favoritas es SUEÑOS DE UN SEDUCTOR (Play It Again, Sam; 1972). Además de ser una película excelente, no puedo evitar verme reflejado en Allan Felix, el personaje que interpreta Woody en esa película. (con la diferencia de que Woody liga y es inteligente;... yo sólo tengo su pesimismo y su neurosis). Qué curiosidad acabo de descubrir en Youtube. Una versión española de Sueños de un Seductor... pero con la diferencia de que el personaje imaginario que aconseja al protagonista para progresar en su vida amorosa no es Bogart como en la película de Stewart Konigsberg, sino el mismísimo Woody Allen (bueno, su voz en español en aquel entonces, Miguel Ángel Valdivieso).





nota: atención a la forma de gesticular del protagonista (frotarse las manos, echar los brazos hacia adelante, caminar como con chepa), muy característica de los personajes de Woody; fijaos también en esa jovencísima y angelical Enma Suárez y en un Antonio Resines... ¡con pelo :O !

jueves, septiembre 20, 2007

Burbujas de las Nuestras

Scorsese dirigirá el próximo anuncio de Freixenet. Él mismo ha escrito el guión; le está dando los últimos retoques.

Nuestro paparazzi es tan bueno, que ha capturado una escena del corto incluso aunque antes de que esté filmado. Sobran las estas de hablar.

miércoles, septiembre 19, 2007

El que más llora, más mama (fábula política)

El crápula verraco había muerto de puro viejo. La joven y hermosa marranita viuda, a quien es sabido que su marido infligió terribles malos tratos durante mucho tiempo, tuvo, años después, una numerosa camada: diecisiete maravillosos lechones como diecisiete soles. ¡Qué bonitos eran! No había ninguno que fuese feo. Naturalmente, no eran todos iguales. Tenían rasgos que los distinguían: aquel un poco más rosado, este con manchitas negras, el de más allá con las orejitas levantadas como un simpático conejo, estotro con un gracioso flequillo...

¡Qué placer para la madre verlos mamar, compartir las (para tanta prole) escasas ubres!

Su madre tenía miedo de que aquellos churumbeles tan bonitos se torciesen y acabasen siendo con el paso de los años como aquel marido suyo tan sinvergüenza y que tantas marranadas le había hecho. “No, ni yo ni mis hijos nos pareceremos nunca a aquel malnacido marramamacho”.

Transcurrió así algún tiempo, no diremos que feliz, pues aquella familia nunca fue completamente feliz (¿qué familia lo es?), pero superando baches juntos, nunca faltos de ilusión y esperanza en el mañana...

los lechoncitos crecieron sensiblemente, a la vez que la madre también adelgazaba algo... Pero mientras antes, cuando recién nacidos, al mamar compartían las tetitas de la madre sin demasiadas riñas, empezaba a haber tiranteces a la hora de comer... Había algunos gochinos, que a pesar de estar más creciditos y mejor alimentados, lloraban exigiendo más leche que el resto. Quizá por eso mismo estaban mejor alimentados: la madre no quería ser severa con sus hijos, ¡eran todos tan bonitos!; además tenía malos recuerdos de alguien que había sido irracionalmente severo con ella… Así que no impuso demasiadas reglas; dejó que cada uno tomase lo que le viniese en gana.

Pasaron más días, la madre siguió adelgazando; los lechoncitos, medrando. Ahora unos pocos estaban claramente más crecidos que el resto. Estos lloraban por capricho, como cerditos malcriados que eran. Decían que siempre tenían hambre (aunque se notaba en sus carnes que estaban rollizos… al menos más que muchos de los que no lloraban tanto); habían aprendido a servirse maquiavélicamente de una debilidad de la madre (y del resto de sus hermanos): como les habían hablado tanto de aquel marido tan malvado que había tenido la gocha, habían aprendido a usar el feo nombre de aquel malnacido para su propio beneficio; si su madre o alguno de sus hermanos se oponía a sus deseos, le decían: “eres igual que el Viejo Verraco; ¡viejoverraquista!”… Y así, la mamá y los hermanos, temiendo parecerse de veras a aquel que había sido tan cruel, se achantaban dejando pasar con todos los caprichos a los hermanos más gordos.

Y se daba la paradoja de que los más mimados, los más gorditos -los más pijos- cuanto más lloraban pidiendo comida, más alimento recibían… aun a costa de los que estaban menos crecidos y por ende más necesitaban, y que eran más formales y respetuosos con la madre que les diera el ser a unos y a otros,que les hiciera a todos libres e iguales.
****
(aunque últimamente todos los de la camada eran un poco egoístas y trataban de seguir el pernicioso ejemplo de los hermanos mayores… sin preocuparse de mamá, a quien hacían daño, y que cada vez estaba más enflaquecida y enferma)


(gracias, yayo)

domingo, septiembre 16, 2007

Mala suerte.

Carmen no tiene suerte con los chicos: los abre y nunca traen regalo; así que sigue buscando.

Pedro no encuentra a la chica adecuada...; y eso que las rasca bien con una moneda, pero nada, nunca traen premio.

Un día Pedro y Carmen…(Pues no, no vayáis a pensar que esta es la típica historia de Gilichorradas en que dos bichos raros se encuentran y se enamoran y eso… porque Pedro y Carmen, aunque estaban hechos el uno para el otro, nunca tuvieron la suerte de conocerse. Una vez se cruzaron de lejos en un mercadillo de sellos, pero eso fue todo).

Pedro murió solo en el mundo, sin haber conocido el amor verdadero ni las patatas a la riojana.

Carmen llegó a tener un rollete con el calvo de la lotería, pensando que cambiaría su mala suerte… pero, aunque inglés y elegante, también resultó ser un gilipollas. Como todos.

sábado, septiembre 15, 2007

Regresando a casa.








Generalmente es la primera juventud la etapa de la vida recordada con más anhelo por todos los que hace tiempo que ya hemos dado la vuelta a ese recodo del camino. No en mi caso. Siempre será la infancia la que me produzca, al recordarla, una especial voluptuosidad del sentimiento, algo así como un agradable cosquilleo en la nuca. Pero, ¡ay!, es precisamente la infancia (“la verdadera patria de la humanidad”, como bien decía Rilke) la época más difícil de recordar…: si ya van quedando lejanos los sueños de juventud, cuánto más no quedarán los de la infancia, para los que para acceder hay que doblar más abruptos recodos que para los otros, encontrar el camino a través de imposibles laberintos que un adulto no puede, no sabe recorrer…

La niñez es la vida en sí misma: dejar de ser niños es alejarnos de los sueños y de las esperanzas, es caer en el lúgubre bucle de la melancolía y del abatimiento; es oxidarse el mecanismo que amortigua los baches del fracaso… Por eso, todas las cosas que nos traen el recuerdo de nuestra propia infancia – un aroma, un sonido, una canción, una película, una expresión, observar a un niño que juega -, son otras tantas que, como aleteo de invisibles hadas, adornan un poco esta vida tan sombría y triste.

Pocos libros te hacen volver a la infancia con la intensidad con que lo consigue Las Aventuras de Tom Sawyer (1876), de Samuel Langhorne Clemens(1835-1910). Porque Mark Twain consigue lo que pocos han hecho: hacer un fiel retrato de su propia infancia y la de sus amigos; de los juegos de los niños, de sus gestos y maneras de hablar y, sobre todo, de los sueños, la imaginación, de la forma de pensar y filtrar la realidad a través de la maravillosa mente de los pequeñajos.

Y como la infancia, seas hombre o mujer, seas de donde seas, tengas la religión que tengas, hayas nacido en el siglo XV o en el XXI, es “la verdadera patria común de todos los niños”, porque en ella los problemas de los adultos están lejos y en la mente hay una magia especial (que luego todos perderemos) que hace que percibamos los colores más vivos y los días más luminosos, Twain consigue con su libro que lo que pretende para sí sea válido para todos; y todo el que abra sus páginas pueda reconocer en Tom, Huck, Becky, Joe Harper, Ben Rogers y los demás niños de San Petersburgo (Missouri) muchos rasgos de su propia niñez.

Y muchas veces al leerlo os encontraréis, además de la carcajada (Twain es un maestro del humorismo), o de la feliz sonrisa que, sin que os apercibáis de ello, asoma a vuestros labios al reconocer un pasaje lejano de vuestra propia vida, hallaréis el agradable cosquilleo en la nuca de que hablaba; ese ya imperceptible sonido de las alas de las hadas de la infancia.
****
imagen: 1 - frontispicio de la primera edición de Las Aventuras de Tom Sawyer; 2- retrato de un anciano Langhorne Clemens.

martes, septiembre 11, 2007

El 11-S, 8 años antes

A todos nos entusiasman las coincidencias (aunque nunca haya nada "sobrenatural" tras ellas). Ramón M.C. nos enseña una curiosísima. La historieta "El 35º Aniversario" protagonizada por los dos petardos verbeneros más famosos del cómic, fue publicada en 1993.

:O

sábado, septiembre 08, 2007

La Vida Es Sueño (adaptación radiofónica.)

En Gilichorradas nos desvelamos por nuestros visitantes. Tratamos de conseguir para ellos lo mejor de lo mejor. Por ejemplo, esta adaptación radiofónica de La Vida es Sueño (1636), de Pedro Calderón de la Barca (1600-1681), de (creo yo) principios de los ochenta. Primitivo Rojas - sí, la voz de El Precio Justo y el tipo de las pastillas que toman los actores de doblaje para aliviar el resfriado- hace de Segismundo; Rosa María Belda (inolvidable Jessica Rabbit, o aquella Hiedra Venenosa en Batman, una serie de dibujos de mi adolescencia), hace de Rosaura.

Es una adaptación radiofónica. Digo con esto que no es el texto original, recitado sin más. Encontraréis personajes que no salen en el texto pero que sí aparecen en la obra, y como un resumen general del texto. Aun así está muy bien :) . conviene tenerla como repertorio para nuestro MP3.

¿Preparados para escuchar la mejor obra de teatro que se ha escrito? (lo siento, Guillermo, Hamlet mola mucho... pero no es lo mismo).

¿Qué tal si viajamos, una vez más, al reino de Polonia, con esa mujer vestida de hombre, que escucha a ese infeliz lamentarse...?

LA VIDA ES SUEÑO - PEDRO CALDERÓN DE LA BARCA (ADAPTACIÓN RADIOFÓNICA) - DESCARGA DE AUDIO. MP3

nota: imagen, una traducción inglesa de tres obras de Calderón: El Médico de Su Honra (esa que tanto le gustaba a Víctor Quintanar), La Vida es Sueño, y Las Tres Justicias en Una.

Souvenir

"Estuve en Segovia, me comí un cochinillo, y me acordé de ti."

jueves, septiembre 06, 2007

el consultorio sexual del padre Panfilio.


(el Padre Panfilio es obispo auxiliar de la diócesis de Mondoñedo, en la provincia de Lugo)

-Hola, padre Panfilio. Soy Felisa, de aquí de Mondoñedo. Voy a misa todos los Domingos de guardar. Enhorabuena por la iglesia. Me encantan sus ultramontanas diatribas. No me pierdo ni una.Verá, tengo un problema: mi marido le ha dado por la perversión esa de atarme a la cama; y, bueno, una ya va siendo un poco mayor para esos juegos, que parece que son más bien de la juventud...; así que no me hace mucha gracia, padre. Le explico cómo suele hacer y luego me cuenta usted el caso del Evangelio que sea parecido, a ver si me aconseja en consecuencia: Yo me pongo un conjunto de lencería que tengo (que he hecho yo misma pa aprovechar unos delantales viejos) y voy al salón, donde está él viendo la tele, y empiezo a pasar provocativamente por delante de la pantalla. Al rato parece que mis desvelos amorosos surten efecto: se abalanza sobre mí, me lleva apasionadamente al cuarto, me acuesta en el lecho con vehemencia, se quita el cinturón, me ata al travesaño de la cama, y dice:

-Ahí quieta, a ver si aprendes a no pasar delante de la tele mientras veo el fútbol.

¿qué opina usted, padre? Mire a ver si los astros me dan buena suerte, que yo no sé qué pensar (perdone por la letra, no es fácil escribir cuando una está atada a la cama).

-Querida Felisa… lo que me cuentas es un problema bastante problemático en los matrimonios de hoy día… La postura de la iglesia al respecto ya sabes cuál es : el misionero. Oficialmente no puedo darte ningún otro consejo… Pero sí te diría, parroquiana mía, que puedes venir a contarme tus penas personalmente al confesionario: martes y jueves de 9:00 a 11:00; lunes, miércoles y sábados, de 17:00 a 19:00. Pide cita antes llamando al teléfono de la parroquia (que te pasen con la extensión 109)
******

Hola, Padre. Ténganos Dios en Su Gloria. Soy Carmelo, de San Fernando.Yo lo que quería preguntar era una pregunta sin interrogaciones: ¡puedo, padre!.

-Por mí no hay inconveniente… La Biblia no dice nada sobre que haya que usar obligatoriamente el signo interrogatorio en las oraciones. Eso sí, tú, que has usado el exclamativo, parece que afirmas en vez de preguntar... Hasta da la impresión de que das voces.
******
-Hola, Padre. Soy Cecilia, de Benidorm. Enhorabuena por el Concordato. Yo quería saber si la iglesia admite en esto del sexo alguna forma no pecaminosa de montárnoslo mi novio, yo, un amigo de mi novio, y el novio del amigo de mi novio, que es bisexual y ateo. Porque hasta ahora todo lo he hecho sin salirme de la norma. ¿hay algún tipo de versículo o algo que me aconseje decir en voz alta para quitar los posibles males de ojo y lubrificar el asunto?

-Cecilia, yo meditaría mucho… Me parece el tuyo un caso de difícil resolución así en teoría. Yo contrataría un asesor eclesiástico que observara atentamente que no os salís de la norma. Déjame tus señas. Iré personalmente.

martes, septiembre 04, 2007

Ilustre Carlos

"Desde Darwin para acá, todos los sabios son eximios."

miremos la frase con lupa binocular: "...sabios son ex-simios" (en realidad todos los hombres lo son desde Darwin para acá, y con efectos retroactivos).

otra ampliación de 25x, y veremos entre la b y la i de "...sab`ios, un bacilo:

` :"¿qué passsa, mamón? Como no dejess de mirarme, te cruzo la cara"

Como véis, virulento vacilo. ("bacilurento", mejor dicho).


****
:) notas: -imagen de un joven Charles Darwin.
-Antonio de Zulueta, uno de los pioneros de la genética en España y traductor de Darwin en la edición Austral de Espasa.
-En el 2009 se celebrará el 200º aniversario del nacimiento de tan ilustre sabio, y el 150º de la publicación de su Origen de las Especies. Reivindiquemos siempre la obra del científico inglés, antorcha del saber humano. El único "diseño inteligente" de que cabe hablar, fue el de don Carlos al concebir, en su libro, la explicación de tan maravillosa teoría.